Roberto Hernández Montoya

  • Foto: Archivo

    ¿Qué da la oposición?

    Cuando el trágico deslave de 1999, los cuatro constituyentes de oposición criticaron y criticaban todo lo que hacía el gobierno para atender aquello, pero no aportaron ni una curita. Ahora censuran nuestra solidaridad con el Ecuador. Hasta Rajoy envió a 100 rescatistas y toneladas de ayuda. Y la “Madre Patria” está pelando con 25% de desempleo y Venezuela solo 6%. O sea, son peores que Rajoy, que hay que echarle.

  • Foto: Archivo

    ¿Nos corrompieron?

    No. No a todos. Pero acabo de enterarme de que la corrupción es perversa. Es decir, en serio, no solo daña sino contagia y descompone todo lo que toca.

  • Foto: Archivo

    Sadismo impecable

    La guerra económica es magistral. Produce una cascada articulada de perturbaciones impecables: largas y lentas colas, que a su vez perturban la vida laboral y doméstica, porque la gente tiene que hurtar tiempo a su trabajo y/o a su descanso.

  • Foto: Archivo

    Flujo, reflujo, ola

    A la desaforada esperanza, sucedió, como es natural, una depresión excesiva.

  • Foto: Archivo

    Ridiculez

    Cada día me da más terror hacer chistes porque devienen reales.

  • Foto: Archivo

    Sigamos a la oposición

    Siempre he seguido a la oposición. En serio.

  • Foto: Archivo

    La semiosis de Leopoldo

    Ha poco la lingüista Rosa Amelia Asuaje delimitó con tino su examen de los discursos de Leopoldo López que le encomendó el Ministerio Público (Panorama, 29/10/2015). Por ejemplo, examinó lo dicho por Leopoldo, no lo que interpretó la guarimba.

  • Roberto Hernández

    ¿Qué pasaría si…

    Hola, militante de oposición. Gracias por el honor de leerme. Te impresionará lo que diré, pero mi deber es mostrarte alternativas, con pruebas.

  • Foto: Archivo

    Amnesia anterógrada

    La película Memento es estresante. Narra las vicisitudes de un amnésico anterógrado. En español: recordar solo hasta hace unos minutos. La película se narra en retroceso desde el final.

  • Felipillo Iglesias

    ¿Qué hacer con Pablo Iglesias? Con Leopoldo López fue no menos que grotesco: según él azuzar a «La Salida» no electoral de un gobierno electo es solo «hacer política». Grave.