Noticias / Opinión / Roberto Hernández Montoya

11.Ene.2016 / 10:17 am / Haga un comentario

Foto: Archivo

Foto: Archivo

A la desaforada esperanza, sucedió, como es natural, una depresión excesiva.

Jorge Luis Borges, La Biblioteca de Babel

Es irracional la idea de que el ser humano es racional. Lo vemos en las conductas venezolanas en estos días. Hay solo dos bandos: chavismo y antichavismo, porque ambos giran en torno a un eje único: Hugo Chávez. Los ninís solo confirman los bandos.

Ambos radicalizan sus discursos. Unos amenazan con una catástrofe de revolución arrasada, sin importar las consecuencias sino que nos lleve el Diablo. Cumplen órdenes y por eso el único auto con derecho a estacionar en la Asamblea Nacional es el del Encargado de Negocios de los EUA, con Ramos Allup dentro, modo de decirnos el Imperio: Este es el mío. Otros anuncian anuncios. Hamlet. Con un discurso cada vez más radical, eso sí.

Surgió una curiosa práctica: autocriticar a un gentío. Cada quisque tiene su lista de autocriticables; la mía está a la orden. Buscamos culpables y siempre hallamos, porque todos lo somos. Pero hay quienes son más culpables. Es tu culpa porque hiciste una cuña con un arbolito, porque te robaste un taxi, porque interrumpes la música clásica en Radio Nacional, porque…

No quiero estar en el pellejo de la dirigencia que condujo 18 victorias de 20 pero solo se la evalúa por la derrota más reciente.

No he visto una sola explicación que me convenza del todo y las hay bien sugestivas. Tal vez la única acertada fue la primera, la del presidente Maduro a minutos del CNE: «Nos ganó la guerra económica». Cierto, pero ¿por qué no la aplicaron antes? Es que tampoco el Imperio es racional, el Estado Islámico es la prueba. En Siria dice que apoya grupos moderados para que combatan el Estado Islámico, pero lo único que apoya es el Estado Islámico, que, por cierto ¿por qué nunca ataca a Israel? Es por una duda que tengo.

En su obra Una noche oriental, Cabrujas, ¡qué falta haces!, dictamina que la historia es «flujo, reflujo, ola». Jorge Luis Borges, ¡qué falta haces!, lo ilustra también en el epígrafe: los humanos, en nuestro anhelo vehemente de hallar uniformidades que expliquen el Todo oscilamos dentro de visiones simétricas y por tanto opuestas.

Esta elegante conjetura sería alentadora si no anidara tanta violencia en uno de los bandos.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve