Internacionales / Noticias

5.Sep.2015 / 07:05 pm / Haga un comentario

La comunidad de uruguayos residentes en Venezuela manifestaron su respaldo a las medidas tomadas por el jefe de Estado venezolano, Nicolás Maduro, sobre la situación en la frontera entre Colombia y Venezuela.

A través de un comunicado, la organización señala que el presidente Maduro “se vio obligado” a decretar el estado de Excepción “para combatir el impresionante contrabando de combustible e innumerables cantidades de productos alimenticios, de higiene personal, repuestos de maquinarias, etc” desde el estado Táchira hasta poblaciones colombianas.

El texto indica que el gobierno del presidente Juan Manuel Santos “ha comprometido su voluntad de colaborar en el control” de la situación señalada “pero nunca ha cumplido, sino todo lo contrario, se ha legislado para legalizar el comercio del contrabando en los distintos puntos de venta, formales e informales”.

Los medios de comunicación internacionales han “comenzado una campaña para acusar a Venezuela de falsos atropellos a los DDHH. Con sus habituales métodos, usan gráficas de abusos en otros lugares, así como de los repatriados que se negaron a tomar los autobuses a su disposición – algo querrían ocultar – y regresaron por las trochas que habitualmente usaban para el contrabando”, aseguran en el texto.

A continuación el texto íntegro:

URUGUAYOS RESIDENTES EN VENEZUELA APOYAMOS LAS MEDIDAS

TOMADAS POR EL PRESIDENTE NICOLÁS MADURO

CIERRE DE FRONTERAS CON COLOMBIA Y ESTADO DE EXCEPCIÓN

El Comité Bolivariano Artiguista de Venezuela, integrado por uruguayos residentes en Venezuela, expresa su irrestricto apoyo a las medidas que se vio obligado a tomar el presidente Nicolás Maduro en municipios del Estado Táchira, para combatir el impresionante contrabando de combustible e innumerables cantidades de productos alimenticios, de higiene personal, repuestos de maquinarias, automóviles, motos, etc., desde Venezuela hacia Colombia.

Este brutal contrabando de extracción ha contribuido a la escasez de esos productos en Venezuela, que combinado con la guerra económica (estilo Nixon-Kissinger contra Allende) provoca inflación y dificultades en el abastecimiento familiar.

En distintos acuerdos y declaraciones el actual gobierno de Colombia, y sus antecesores, ha comprometido su voluntad de colaborar en el control de ese contrabando. Pero nunca ha cumplido, sino todo lo contrario, se ha legislado para legalizar el comercio del contrabando en los distintos puntos de venta, formales e informales, en la ciudad fronteriza de Cúcuta. Esto ha reforzado la proliferación de graves irregularidades, con la existencia de cientos de negocios en descarada e impúdica exhibición de los productos de origen venezolano, así como las estaciones de servicio, vendiendo la gasolina venezolana, todo de claro origen ilegal.

Muchos de los referidos negocios se instalaban en la calle, igual que los llamados pimpineros, vendiendo la gasolina contrabandeada, también legalizada por el pago de tasa establecida por la Alcaldía de Cúcuta. Se ha llegado al colmo de atacar la moneda legal venezolana por resoluciones del Banco Central de Colombia, autorizando la existencia de “cambistas” fronterizos que sabotean el valor del Bolívar mediante manipulaciones de cambio. Descaro y provocación. Todo esto reforzó la actividad de los paramilitares, instalados en la frontera, que se desbordaron hacia Venezuela. El episodio de la emboscada de estos a una misión de las FFAA bolivarianas en control de contrabando, hiriendo gravemente a varios de sus integrantes obligó al Presidente Maduro a tomar las decisiones que estamos apoyando.

Se detectaron situaciones sumamente irregulares y graves, como la existencia en zona de seguridad fronteriza venezolana de un gigantesco barrio: “La Invasión”, habitado por un 97% de colombianos ilegales, con prostíbulos en los que se encontraron menores de edad, construcciones subterráneas que se sospecha para guarda de secuestrados, condiciones de esclavitud, etc.

La repatriación de los ilegales, la mayoría en autobuses y sus enseres en camiones, es la excusa del gobierno de Colombia para evadir las causas del problema y, pretendiendo desviarlo a través de sus numerosos medios, ha comenzado una campaña para acusar a Venezuela de falsos atropellos a los DDHH. Con sus habituales métodos, usan gráficas de abusos en otros lugares, así como de los repatriados que se negaron a tomar los autobuses a su disposición – algo querrían ocultar – y regresaron por las trochas que habitualmente usaban para el contrabando.

Venezuela está habitada por varios millones de personas nacidas en otros países. Cerca de seis millones son colombianos, expulsados de su país por el terror, el despojo y el hambre, verdadera crisis humanitaria. Venezuela es su refugio donde reciben todos los beneficios sociales que disfruta la población desde que el país fue refundado por Chávez como República Bolivariana. Seguridad social, viviendas, educación, cultura, salud, trabajo, pensiones, fraternidad, paz… Todas estas políticas públicas son continuadas por el Presidente Maduro, como expresión permanente del respeto a los DDHH. Nosotros nacidos bajo otros cielos somos testimonio.

 

Viva la República Bolivariana de Venezuela. Viva Colombia. Viva Nuestramérica. 

Por el Comité Bolivariano Artiguista de Venezuela en Caracas, 3 de septiembre de 2015 

Isidoro H.Duarte – Mario Lacurcia – Beatriz Abraira – Blanca Lema – Mabel González – Elida Pintos-Eduardo Maurín Arbiza

RNV

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve