Memorias / Noticias

28.Nov.2014 / 08:56 am / Haga un comentario

Foto: Archivo

Con el propósito de ejecutar políticas nacionales en el uso del espacio ultraterrestre, con fines pacíficos, el 28 de noviembre de 2005, el líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez, creó el Centro Espacial Venezolano (CEV), ente que desde 2008 pasó a llamarse Agencia Bolivariana para Actividades Espaciales (ABAE), tras una reformulación en los requerimientos que pasaría a cumplir el organismo adscrito actualmente al Ministerio de Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología.

Desde entonces, esta institución se ha encargado de ejecutar diversos proyectos nacionales relacionados con el área aeroespacial para beneficio de la nación y de los venezolanos.

De este modo, la ABAE contempla entre sus objetivos elaborar, diseñar, asesorar y ejecutar planes, proyectos y programas en la exploración, uso y explotación del espacio ultraterrestre con fines pacíficos, así como desarrollar investigaciones en el campo espacial nacional e internacional.

Promover la investigación científica y el desarrollo tecnológico en actividades de interés en materia espacial, también forman parte de las competencias de la Agencia.

Es así como la política satelital ha sido una de las más desarrolladas por la ABAE, con el propósito de insertar tecnología espacial en las actividades del sector público venezolano, mediante los satélites venezolanos Simón Bolívar, Miranda y Sucre.

Primer satélite para la independencia tecnológica

Con el fin de dar pasos hacia la independencia tecnológica, el 29 de octubre de 2008 el Gobierno Bolivariano colocó en órbita el Satélite Simón Bolívar, el primero propiedad del Estado venezolano.

El Simón Bolívar, construido con apoyo de la República Popular China, es una plataforma que está integrada a la Red Nacional de Telecomunicaciones Terrestres de la Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela (Cantv) y sirve de herramienta para el desarrollo de programas sociales como la teleducación, telemedicina, telefonía móvil, fija y computación, así como en las labores de la Fundación Venezolana de Investigaciones Sismológicas (Funvisis).

Desde el lanzamiento del satélite, en 2008, hasta el tercer trimestre de 2014, se han conectado 9.121 antenas en espacios colectivos ubicados en comunidades remotas, con lo cual están garantizados los servicios de telecomunicaciones que favorecen a 5,3 millones de personas.

Las antenas están distribuidas en los sectores de educación, 5.357; salud, 1.633; alimentación, 322; comunitario, 536; energía y petróleo, 88; Infocentro, 644; seguridad y defensa, 223 y otros sectores con 318 antenas, precisa una nota de prensa de la Compañía Nacional de Telecomunicaciones de Venezuela.

El satélite Simón Bolívar también provee de comunicación a instituciones de defensa de la nación y servicios de Internet a las canaimitas en los colegios.

La estación terrena de control principal del aparato en órbita se encuentra en la Base Aeroespacial capitán Manuel Ríos (Bamari), ubicada en El Sombrero, estado Guárico, mientras que la estación terrena de respaldo está situada en Luepa, estado Bolívar.

Estrategia gráfica para el desarrollo

Casi cuatro años después del lanzamiento del Simón Bolívar, el 28 de septiembre de 2012, el Gobierno Bolivariano coloca en órbita el satélite Miranda con el objetivo fortalecer el desarrollo de la agricultura, gestión ambiental, planificación de vivienda y soberanía territorial.

Este segundo satélite también fue construido con apoyo de la República Popular China, a través de los acuerdos de cooperación impulsados por el líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez.

El dispositivo, que gira alrededor de la Tierra a una altitud de 639,5 kilómetros, monitorea áreas estratégicas en seguridad y defensa; minería y petróleo; alimentación y salud.

El Miranda, dotado de cuatro cámaras telescópicas, es un mecanismo de alta tecnología que permite captar imágenes del territorio nacional. Este aparato es controlado y manejado por personal venezolano también desde la base de control de la Estación Terrena de Control Satelital en la Base Aeroespacial Manuel Ríos, ubicada en el estado Guárico y en las instalaciones del Sistema de Aplicaciones Terrestres, en la Base Aérea Francisco de Miranda, en La Carlota, Caracas.

Desde su puesta en órbita ha capturado más de 170 mil imágenes que le permiten al país tener una base de mapas precisos y actualizados para el desarrollo de proyectos de infraestructura y agricultura.

 

AVN

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve