Noticias

26.May.2016 / 12:45 pm / Haga un comentario

Foto: Misión Verdad

Foto: Misión Verdad

Entre esos antecedentes que le incomodan figura su militancia en Nuevas Generaciones (la organización juvenil del aún gobernante Partido Popular), los nexos con activistas del fascismo tradicional ibérico y de admiradores no disimulados de Hitler, así como la participación de su partido en las listas de la ultraderecha en recientes elecciones para el Parlamento Europeo.

Rivera, quien estuvo ayer en Caracas (sin pena ni gloria) invitado por la oposición, tampoco ha podido desligarse de la percepción de ser un neonazi bien disimulado lo que ha sido alimentado a partir de fotos que han circulado por la web 2.0 que lo muestran, supuestamente, con militantes de extrema derecha u ofreciendo saludos considerados como propios de tales sectores.

El abogado catalán de 36 años es hijo de una familia de pequeños comerciantes y su perfil biográfico encaja nítidamente en los supuestos del ascenso social. Su padre proviene del barrio obrero La Barceloneta que tras lograr iniciar su propio negocio inscribió a su hijo en la Escola Cervetó, un colegio privado de un suburbio de la capital catalana.

Posteriormente continuó su educación en la Facultad de Derecho Esade, perteneciente a la Universidad Ramón Llul, un centro universitario privado creado a principios de la década de 1990, de origen católico y bautizado con el nombre de un religioso.

El lugar debe ser como un colegio de monjas para chicos más grandes, donde se jugaba waterpolo y se participaba en competencias de oratoria, y así Albert se convirtió en político. “Comenzó, además, a interesarse por la política y la oratoria, bajo la influencia de profesores como el peruano José Carlos Remotti y participó en una liga de equipos universitarios de debate por toda España; su equipo resultó vencedor en el 2000”, refiere su biografía en Wikipedia.

En 2001 estuvo en la Universidad de Helsinki (Finlandia) gracias al programa Erasmus, un mecanismo de intercambio universitario de la Unión Europea, dirigido a promover entre jóvenes de las capas medias los valores del libre mercado.

Tras egresar de la universidad, Albert ingresó a trabajar en septiembre de 2002 en La Caixa, la caja de ahorros y pensiones de Barcelona, donde permaneció hasta el año 2006, cuando renunció para participar en la campaña electoral por la legislatura catalana, desde el recién fundado partido Ciudadanos.

Hasta ese momento la participación política de Rivera no existía o era absolutamente desconocida. De hecho, probablemente eso pretendían los expertos en marketing político que para esa inicial campaña lo presentaron desnudo y sin pasado partidista, al punto de negar tajantemente su militancia en cualquier otra agrupación.

Sin embargo, esa pretensión de virginidad política se vio severamente cuestionada cuando diversos medios divulgaron la información de que Rivera se había afiliado a la organización juvenil del conservador Partido Popular (PP), Nuevas Generaciones, en 2003. Así lo indicó El Periódico de Catalunya en noviembre de 2006, lo cual fue negado por la agrupación surgida al amparo de una postura de confrontación con el independentismo catalán y de una pretensión de indiferencia escudada en los supuestos intereses de los ciudadanos.

La pretendida pureza partidaria de Rivera fue derribada en abril de 2015, cuando el medio digital El Confidencialpublicó la hoja de afiliación del político a la organización del PP. “La misma fue suscrita el 10 de septiembre de 2002 y fue presentada y avalada (como mandan los Estatutos de esta formación política) por dos militantes: los afiliados 18.813 y el 24.221”, precisa la nota.

La desideologización como ideología

Una mirada a la corta historia de una década de Ciudadanos puede avalar la tesis de que se trató de una propuesta destinada a disfrazar el desarrollo de un polo de derecha sin que abiertamente lo pareciera.

Incluso hasta antes de las elecciones generales de 2015, la mayoría de los españoles no se atrevían a afirmar que fuera una agrupación de derecha, e incluso había quienes lo identificaban como de izquierda.

Desde su fundación su discurso giraba en torno al “sentido común” y a hacer cosas que funcionaran, es decir, asumieron el pragmatismo como mecanismo de ganarse un espacio frente al deterioro de las posturas clásicas de la derecha, impactada por la enorme corrupción que ha golpeado la reputación del Partido Popular.

Sin embargo, una buena parte de las actuaciones de Ciudadanos ha evidenciado su identidad de derecha. Una de esas actuaciones fue su negativa a votar una condena al fascismo y al régimen de Franco en el Parlamento en octubre de 2013. Los diputados de Ciudadanos salieron del hemiciclo justo en el momento que tocaba votar una moción de condena al régimen de Franco y el fascismo presentada por ICV-EUiA y, así, pues, evitaron tener que posicionarse punto por punto. Esta moción rechazaba la distinción a la División Azul, proponía trasladar el cadáver de Franco o la devolución inmediata de todos los Papeles de Salamanca. La moción fue aprobada por todos los partidos excepto Ciudadanos y PP, reseñó la página web iniciativadebate.org.

Por otra parte destaca el hecho de que cantidad de activistas de extrema derecha se han sentido cómodos en el seno de la organización. Incluso Ciudadanos se vio forzado a expulsar durante la campaña electoral de las municipales de mayo pasado 60 candidatos de “perfil dudoso”, entre miembros de listas fantasma, “ultras” e implicados en casos de corrupción. Lo cierto es que varios candidatos en listas como Hospitalet, Mataró e, incluso, el alcalde de Barberá del Vallés y también en Gijón, Murcia, Getafe o Navalcarnero tenían un pasado poco de centro. El periodista Jordi Borràs, especializado en extrema derecha, hizo una radiografía completa de los dirigentes de Ciudadanos que provenían de partidos de ultraderecha como Falange y de xenófobos como Plataforma por Cataluña, revela el mismo sitio.

Asimismo se ha presentado en dos ocasiones a las elecciones europeas y en ambas sus coaliciones han distado mucho de tener un carácter progresista. La primera vez, en 2009, se presentó formando parte de Libertas, un paraguas que agrupaba varios partidos de la ultraderecha europea y de tono euroescéptico.

Por: Víctor Hugo Majano

Misión Verdad

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve