Antonia Muñoz / Opinión

29.Oct.2014 / 05:37 pm / Haga un comentario

Entre el año 1980 y el 2000 dedicamos todo nuestro conocimiento, tiempo, entusiasmo, energía, esfuerzo y vocación de docente, a formar ingenieros agrónomos e ingenieros en producción animal en la Universidad Ezequiel Zamora, la “Universidad que siembra”. Así, 34 años después de haber comenzado esa hermosa y satisfactoria labor, muchos docentes soñadores esperábamos que nuestros ingenieros egresados de la UNELLEZ y de otras universidades afines, ya hubiesen ayudado a sembrar de pasto todas las áreas aptas para producir carne y leche. Por lo tanto, hoy por hoy, el manejo extensivo de las sabanas sería una historia del pasado. Será que los docentes no supimos transmitir el mensaje? Tal vez nuestros discípulos no comprendieron o no aplicaron el conocimiento técnico – político. También existe la posibilidad que el recurso humano formado durante décadas haya sido subutilizado. A veces me pregunto si otros docentes universitarios del área agropecuaria tienen la misma inquietud o preocupación, dado que los países y los maestros verdaderos formamos profesionales en las diferentes áreas, no sólo para que obtengan un título y envejezcan en un cargo cualquiera; sino para que participen e impulsen el desarrollo de nuestra Patria. Recuerden que así como los padres ven en los hijos su continuidad, las y los maestros vemos nuestra continuidad profesional en nuestros discípulos.

A manera de comparación, recordemos lo que el Gobierno Bolivariano de Venezuela ha hecho en sólo 15 años en la búsqueda de la soberanía comunicacional. En el proceso exitoso de colocar satélites en el espacio tomamos el asesoramiento de los chinos en su construcción, lanzamiento y mantenimiento en órbita.. A propósito de esto, el 29 de octubre de 2014 se están cumpliendo 6 años del lanzamiento al espacio del primer satélite venezolano que con justicia fue bautizado Simón Bolívar. Después el 29 de septiembre de 2012 se lanzó el satélite Miranda, y este año 2014 ya el Presidente Maduro firmó con China el convenio para la construcción del tercer satélite que llevará el nombre de Sucre, en honor al Gran Mariscal de Ayacucho.

Como era de esperarse, desde que el Estado venezolano firmó el primer convenio con la República Popular China, éste incluyó la preparación de los profesionales que se necesitaban para manejar en tierra el satélite Simón Bolívar. A partir de allí la formación de profesionales no ha cesado. Adicionalmente, Lo más seguro es que el convenio incluya formación de profesionales que en un futuro no muy lejano sean capaces de fabricar y de orbitar satélites. Estamos muy orgullosas y orgullosos del empeño que la Revolución Bolivariana ha puesto en la búsqueda de la independencia tecnológica en las comunicaciones. ¡No es cualquier cosa trabajar con tesón en la búsqueda de la soberanía comunicacional! Igualmente, tenemos el reto de trabajar a pasos más acelerados hacia nuestra soberanía agroalimentaria. Tenemos muchos años formando profesionales en el área agropecuaria, a nivel de pregrado y posgrado. Muchos de éllos terminan trabajando en áreas ajenas al agro, no sé si por decisión personal, porque las circunstancias así lo impone o porque no consiguen oportunidades. En ese sentido, recomendamos organizar en cada estado agrícola de Venezuela un tremendo equipo de extensión, tan numeroso como sea necesario para que todos los pequeños y medianos productores de las diferentes áreas (vegetal, animal, acuícola y agroindustrial) reciban acompañamiento integral de naturaleza técnico y socio político. Muchos proyectos, aún recibiendo financiamiento del Estado, no llegan a feliz término por falta de atención integral a las y los productores por parte de profesionales conocedores del área.

Ese acompañamiento socio político tiene que comenzar por estudiar la viabilidad del proyecto. Hay algo que nos preocupa y por eso lo tomaremos como ejemplo: ciertamente es una muy buena idea producir huevos y carne de pollo. Quizás por eso, se ha hecho tan popular el financiamiento por muchas instituciones de galpones para gallinas ponedoras y pollos de engorde. Se ve fácil, pero a menudo se olvida un pequeño detalle: 70 % y hasta más de los costos de producción para producir huevos y pollo de engorde proviene de la alimentación de las aves con Alimentos Balanceados para Animales (ABA), cuyos precios aumentan a cada rato y la disponibilidad y calidad depende de un tercero. No olvidar que el socialismo tiene que ser productivo. Este es sólo un ejemplo.

A manera de recomendación: si se quiere establecer una cochinera, un matadero o una explotación lechera, hay que averiguar primero si en el sitio donde se instalará el proyecto hay agua. Eso parece una tontería, pero es que a veces por desconocimiento o improvisación actuamos como tontos. ¿Por qué se incurre en estos errores si tenemos tantos profesionales formados en el área agropecuaria? He ahí donde los maestros del área nos preguntamos ¿Será que fuimos tan piratas que ni siquiera enseñamos a pensar? CHÁVEZ VIVE. LA LUCHA POR LA PATRIA SIGUE!

 

San Juan de los morros, miércoles 28 de octubre de 2014.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve