Antonia Muñoz / Opinión

3.Feb.2016 / 01:53 pm / Haga un comentario

Insistimos en que los resultados del 6D fueron altamente influenciados por la guerra económica y las pruebas son irrefutables, aunque la oposición lo niegue, unos por cínicos y  cara dura  y otros por ignorar las tantas formas de derrocar gobiernos que tienen el imperio y sus aliados. Sin embargo, las y los revolucionarios no podemos escudarnos en esa gran verdad para solapar nuestras propias responsabilidades. Por ejemplo,  los ladrones de CVAL y Bicentenario que fueron desenmascarados la semana pasada nunca pensaron en el daño que le hacían a la población y a la Revolución. A esos malamañosos sólo les importaba su enriquecimiento personal y familiar. Egoístas como ésos hay unos cuantos estorbando por doquier y protegidos por más de un alcahuete y cómplice.

 La gente también nos castigó con la abstención y con su  voto en contra, debido a la indiferencia de muchos funcionarias y funcionarios  investidos de autoridad por el voto del pueblo, quienes se comportaron como si el asunto de la cola no era de su competencia. Me permito advertir que la situación no ha cambiado mucho y la inconformidad de la gente tampoco, ya que siguen sufriendo con el burocratismo, la falta de respeto y desconsideración de funcionarias y funcionarios. La gente pudiera  entender que después de navidad haya menos productos; pero jamás entenderá que las y los encargados de  planificar y vigilar las colas  del local se aprovechen de su posición para  practicar abiertamente el tráfico de influencias a favor propio y de  sus familiares y allegados. Ciertamente tienen el mismo derecho que cualquier ciudadano a comprar, pero no tienen derecho a profundizar la escasez al acaparar y  revender.

En primer lugar, trataremos de resumir algunas sugerencias, que a corto plazo pudieran aliviar la escasez  real o inducida. Hay que disminuir la presencia de los revendedores, lo cual puede lograrse si se les hace un seguimiento a través del análisis de los datos arrojados por los capta-huellas. En el Zulia pudieron identificar que los mayores acaparadores de los productos de consumo masivo eran las y los trabajadores de los negocios evaluados. Desconocemos si esta información se usó para hacer correcciones o aplicar sanciones, pero recordamos que los capta-huellas, que deberían estar interconectados en redes, se instalan para identificar a quiénes compran, qué compran y con que frecuencia lo hacen. Desconcentrar las ventas de MERCAL Y  PDVAL, al menos hasta nivel de parroquia en las entidades de menor población, minimizaría el tiempo de espera en las colas. Para esta tarea se contaría con el concurso de voceros de los C. C y dirigentes de la revolución que entiendan que esa es una posición de servicio y no de privilegio. Así mismo, es necesario ponerles coto a través de sanciones a los comerciantes que venden por bulto para salir rápido de la mercancía, favoreciendo así el negocio de la reventa. Es necesario sancionar a quienes sean detectados infraganti revendiendo a precios usureros y especulativos productos subsidiados o regulados. También se requiere una campaña masiva y permanente de concientización para que la población se decida a boicotear y denunciar a los revendedores que los roban y arruinan.

En segundo lugar, quisiéramos sugerir algunas medidas  para  hacer las colas “más amigables”,  al permitir que la estadía en éllas  sea física y anímicamente menos agobiante. Una de estas medidas: eliminar en Mercal  el triple chequeo que deben hacer los 70 de cada grupo humano priorizado (Personas con discapacidad y de la tercera edad y mujeres embarazadas.) para poder comprar alimentos. Es una desconsideración, por decir lo menos, que en el Mercal de Guanare el día anterior a la compra, las y los ciudadanos  tengan que anotarse en una lista que confeccionan los mismos usuarios, el mismo día le piden a los ciudadanos  confirmar su decisión de comprar en Mercal a las 10 pm y luego deben estar en la cola a las 5:00 am, siendo que hay un decreto de la gobernación que lo prohíbe y el establecimiento abre a las 8:00 am. También hay muchas quejas en relación al trato a los usuarios afuera en la cola. Sin embargo, reportan buen trato y fluidez una vez que están adentro. También reportan buen trato en el Mercal que está en la Urb. Prados del sol  (Araure).

En tercer lugar, en algunos casos es necesario mejorar o rehabilitar las condiciones de la infraestructura de algunos MERCAL, PDVAL o abastos Bicentenario. A manera de ejemplos: .el Bicentenario de Guanare tiene más de un año con los aires acondicionados y las cavas  dañadas.  El gobierno regional y los gobiernos  locales pudieran proporcionar la mano de obra en refrigeración con  personal propio. El Ministerio de Alimentación aportaría los repuestos. Como el Mercal de Guanare no es suficientemente espacioso, se sugiere poner un doble turno. Los usuarios del Mercal de Capuchinos en el municipio Araure también se quejan del deterioro del mismo y de vendedores de puestos en la cola.  Finalmente,  ayudaría si se hace seguimiento a los alimentos que envían  y se facilita la Contraloría Social por parte del pueblo organizad. La recomendación a mediano y largo plazo es producir más, combatir a fondo la corrupción y la ineficiencia y ser más cuidadoso con la selección del personal a quien se coloca al frente de las grandes responsabilidades. Muchas veces se cumple que “NO TIENE CULPA EL CIEGO SINO QUIEN LE DA EL GARROTE”. ¡CHÁVEZ VIVE.LA LUCHA POR LA PATRIA SIGUE!

Guanare, miércoles 03 de febrero de 2016.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve