Antonia Muñoz / Opinión

12.Ago.2015 / 02:20 pm / Haga un comentario

El pueblo bolivariano debe defender los logros de la Revolución, comenzando por nuestra Constitución, Ley madre que todos aprobamos en Referéndum y que constituye la guía fundamental para lograr el país que queremos. Sin embargo, no debemos olvidar las palabras del Padre de la Patria, pronunciadas el 15 de febrero de 1819 ante el Congreso de Angostura, y que aún siguen vigentes: “Los Códigos, los Sistemas, los Estatutos por sabios que sean son obras muertas que poco influyen sobre las sociedades: hombres VIRTUOSOS, hombres PATRIOTAS, hombres ILUSTRADOS constituyen las Repúblicas”. Ya la semana pasada señalamos que se necesitan ciudadanos que cumplan y que sean vigilantes de hacer cumplir la Constitución y las leyes que de ella se desprenden. La Constitución plantea una Democracia Participativa y Protagónica; pero eso no se dará automáticamente. Por eso la CRBV nos indica como ejercer ese protagonismo (Art.62-74), y a partir de allí se desprenden algunas leyes, entre otras, la Ley de los Consejos Comunales y las 5 leyes orgánicas del Poder Popular: 1. Ley del Poder Popular. 2. Ley de la Planificación Pública y Popular. 3. Ley de la Contraloría Social. 4: Ley de las Comunas. 5. Ley del Sistema Económico Comunal. Para el conocimiento y aplicación de tales leyes hace falta muchas mujeres y hombres virtuosos, patriotas e ilustrados.

Hace unos días en un conversatorio sobre fortalezas y debilidades de la revolución, alguien preguntaba que cómo hace uno para no equivocarse al elegir, y recordó aquello de “caras vemos, corazones no sabemos”. Le respondimos que no hay forma humana de hurgar en la mente, ni en el alma ni en el corazón de los seres humanos. La mejor prueba de lo que decimos ocurrió hace más de 2000 años. Jesús seleccionó 12 apóstoles para que lo ayudaran a llevar la “Buena Nueva”; sin embargo, uno de ellos sucumbió a la tentación del diablo, se arrodilló ante el Dios dinero, se dejó ganar por la ambición y vendió al Maestro por unas 30 monedas de plata. Adicionalmente, como el miedo es libre, ante el temor de que le dieran muerte, Pedro negó 3 veces a Jesús antes de que cantara el gallo, como se lo había anticipado el Maestro. Siempre existe la posibilidad de flaquear, siempre existe la posibilidad de traicionar la confianza. ¡Parece que es inherente a la naturaleza humana!

Probablemente debido a lo anterior, existen los códigos de ética y las leyes que norman toda sociedad. Por eso existen los controles. La Ley de Contraloría Social permite que el pueblo organizado y consciente, le haga seguimiento, a las dependencias que manejen recursos públicos, desde el gobierno comunal hasta el gobierno nacional. El Referéndum revocatorio, es un mecanismo de control que minimizaría la desviación de los gobernantes, y constituye un gran avance con rango constitucional que no estaba contemplado en la democracia representativa. Es un mecanismo extremo para los casos de cualquier funcionario electo por el voto popular, cuyo desempeño no se corresponda con la oferta electoral ni con el Código de ética del Socialismo Bolivariano. Nada de esto se cumple automáticamente. Es un proceso y todo cambio ofrece resistencia. Sólo un pueblo consciente y organizado puede lograrlo. No en balde aquello de que “sólo el pueblo salva al pueblo”. Desde esta trinchera de lucha le agregaríamos: Sólo el pueblo organizado y consciente puede salvar a la revolución.

Los logros sociales de la revolución, los iremos desgranando semanalmente a manera de recordatorio, porque la memoria humana es frágil. La mejor distribución de las riquezas entre los venezolanos se hará evidente al constatar la disminución significativa del desempleo, las mejoras inocultables en el área de la educación desde el nivel inicial hasta el universitario, el incremento sostenido del salario mínimo y su ajuste por debajo de la inflación hasta 2013. No rehuiremos las dificultades económicas por la que estamos pasando desde el 2014, las cuales han hecho crisis en el 2015, estimuladas por el acaparamiento y el contrabando de extracción para producir escasez, y sin ninguna duda, complicada aún más por la disminución de los precios del barril de petróleo. A pesar de los pesares nadie puede negar los avances en término de protección social de los venezolanos a partir de la tercera edad. Aunque reconocemos que la producción de alimentos debe incrementarse, durante los 16 años de revolución, el Estado ha invertido parte de los recursos provenientes del petróleo en garantizar Seguridad Alimentaria a todos los venezolanos. El reto es lograr la Soberanía Agroalimentaria.

Por ahora, concluiremos exhortando a las y los revolucionarios a combatir en revolución los vicios que no terminan de morir y que nos hacen mucho daño. La advertencia es que no morirán espontáneamente, así que quienes creemos que una Venezuela honesta y eficiente es posible, los tenemos que ayudar a bien morir; aunque el objetivo no se logrará ni con miedo ni con conformismo; y mucho menos devolviéndonos a la derecha

¡CHÁVEZ  VIVE. LA LUCHA POR LA PATRIA SIGUE!

Guanare, miércoles, 12 de agosto de 2015.

 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve