Antonia Muñoz / Opinión

19.Nov.2014 / 03:21 pm / Haga un comentario

Reflexiones

Por: Antonia Muñoz

El título de esta reflexión obedece al hecho de que el día martes 18 de noviembre, todos los Medios reseñaron la aprobación vía habilitante de la nueva Ley para la Simplificación de Trámites Administrativos. Nos queda la duda si es una nueva ley o es una reforma a la Ley existente. Lo planteamos porque existía una Ley Orgánica de Simplificación de Trámites Administrativos, aprobada según Decreto Presidencial número 6265 de fecha 22 de julio de 2008. Aún más, nos permitimos recordar que esta ley tuvo su origen en el Decreto con Rango y Fuerza de ley sobre Simplificación de Trámites Administrativos, el cual fue publicado en Gaceta Oficial Extraordinaria Nº 5393 del 22 de octubre de 1999.

Este tema lo traemos a colación, en primer lugar, para que nadie vaya a pensar que fue en el 2014 cuando la Revolución Bolivariana se percató que debíamos hacer algo en función de agilizar los trámites en la Administración Pública, los cuales, por lo general, le hacen la “vida de cuadritos” a las y los ciudadanos. En segundo lugar, para advertir que no bastan las leyes para hacer los cambios necesarios en la vida de nuestro país. Los hombres y mujeres encargados de aplicar y hacer cumplir esas leyes, casi que son más importes que las leyes mismas, como no los advirtiera nuestra Libertador Simón Bolívar en su discurso de Angostura el 15 de febrero de 1819: “ LOS CÓDIGOS, LOS SISTEMAS, LOS ESTATUTOS POR SABIOS QUE SEAN SON OBRAS MUERTAS QUE POCO INFLUYEN SOBRE LAS SOCIEDADES: HOMBRES VIRTUOSOS, HOMBRES PATRIOTAS, HOMBRES ILUSTRADOS CONSTITUYEN LAS REPÚBLICAS!“.

Ciertamente, los hombres y mujeres que deben vigilar que se cumplan las leyes, no sólo deben ser ilustrados sino también virtuosos (Honestos) y comprometidos con la revolución; porque es muy cierto que “EL TALENTO SIN PROBIDAD ES UN AZOTE”, otra lección de Bolívar que no terminamos de aprender. Sin embargo, como los tiempos políticos han cambiado para mejor, también nos permitimos recordar que estamos viviendo una Democracia Participativa y Protagónica, que debemos cuidar como las niñas de nuestros ojos para que no se convierta en letra muerta. Por lo tanto, las y los ciudadanos tienen el derecho y el deber de conocer las leyes para cumplirlas y exigir su cumplimiento. Por eso es que debemos mantenernos informados, por eso es que debemos estudiar para aumentar nuestro nivel de conciencia, lo cual nos equipa mejor para cumplir con más efectividad nuestro rol ciudadano de participación y protagonismo. Al frente de la tarea de simplificar los trámites administrativos, el Presidente Maduro ha colocada a Dante Ribas, quien hasta ahora ha demostrado ser un funcionario eficiente. A él y a su equipo le deseamos todo el éxito del mundo, y le recomendamos que socialicen la ley cuanto antes y de la forma más sencilla que sea posible; de manera que tengan como aliado a un pueblo organizado y en movimiento consciente.

No ponemos en duda el valor y la necesidad de las leyes, pero a veces tenemos la impresión que la razón por la cual algunas cosas no funcionan en nuestro país, no es precisamente por falta de leyes. Leyes tenemos para tirar para arriba, si se aplican o no, eso es otra cosa. Si a quienes no cumplen con las leyes no les pasa nada y la impunidad sigue en su santo lugar, esa es otra cosa. Finalmente, si quienes tienen que hacer cumplir las leyes no logran su cometido, pero continúan en sus cargos como si nada, eso es otra cosa. Aún más, a veces tenemos que presenciar con sorpresa e indignación, la rotación y hasta promoción de algunos especímenes que lo único que hacen es estorbar y desacreditar a la Revolución Bolivariana. Definitivamente, Simón siempre tuvo razón: “LA IMPUNIDAD DE LOS DELITOS, HACE QUE ÉSTOS SE COMETAN CON MÁS FRECUENCIA, Y AL FÍN LLEGA EL CASO QUE EL CASTIGO NO BASTA PARA REPRIMIRLOS”. Chávez vive. La lucha por la Patria sigue!

San Juan de los Morros, miércoles 19 de noviembre de 2014.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve