Antonia Muñoz / Opinión

23.Sep.2015 / 03:18 pm / Haga un comentario

El sábado 19 de septiembre volví a contemplar con tristeza e impotencia las colas o más bien aglomeraciones tipo tumulto de personas en varios negocios a lo largo de la Avenida Unda de Guanare en el estado Portuguesa. Una vez más vi a ciudadanos con bultos de arroz en el hombro saliendo de ciertos negocios que uno no sabe por qué se empeñan en vender al por mayor ciertos productos de consumo masivo que suelen escasear de cuando en cuando como azúcar y arroz. Ellos saben que esto favorece la reventa y de paso la evasión de impuestos porque frente a todo el mundo sin ningún recato muchas de estas ventas no son registradas. Venden por bultos para salir rápido de la presión de la gente o porque son unos saboteadores más de la Revolución Bolivariana que se saben protegidos por quienes están investidos de autoridad para actuar, pero no lo hacen por indolencia o complicidad. Viendo las aglomeraciones uno se pregunta qué porcentaje de esa masa corresponde a vivarachas y vivarachos revendedores que en su inocencia, ignorancia y falta de temor a Dios, descubrieron que robando a sus vecinos o a cualquier prójimo necesitado podían hacer dinero, vendiendo a precios especulativos lo que compran a precios regulados o subsidiados.

Todo lo anterior se complica cuando abundan los testimonios de ciudadanas y ciudadanos conscientes y afectados que dan cuenta que a cada mecanismo de control que se intenta implementar, la gente tramposa le busca la vuelta. Así ocurrió con la activación del Decreto N° 1353 de la Gobernación del estado Portuguesa, que en su Artículo Primero expresa lo siguiente: “Se prohíbe en el estado Portuguesa, la pernocta o apostamiento de personas en las adyacencias de establecimientos comerciales que expendan productos alimenticios, de higiene personal, para la salud, escolares y para la construcción de viviendas. Dicha prohibición regirá desde el cierre del establecimiento hasta las 07.00 am.” Pues me cuentan vecinos de varias comunidades que ya le buscaron la vuelta al decreto. Así, ciertas personas, aparentemente “autorizadas”, se ubican en las calles aledañas a Mercal y Bicentenario, se encargan de elaborar las listas de los 250 privilegiados que finalmente podrán comprar. Uno puede suponer que esas listas estarán formadas por amigos, familiares y conocidos de quienes están “autorizados” para tal procedimiento. El martes 15 de septiembre dos jóvenes llegaron al Mercal del barrio La importancia a las 6:00 am y se consiguieron con la sorpresa de una inmensa cola ya formada. Sin embargo, se incorporaron a la misma, pero posteriormente se enteraron que sólo repartirían 250 números. Por supuestos los favorecidos ya estaban en perfecta formación, aparentemente con el consentimiento de quienes deben poner el orden, no correteando ciudadanos para arrestarlo sino dando el ejemplo y haciendo respetar las leyes a todos por igual, sin privilegios, por muy familia, amigo o miembro de partido que sean.

Lo que acabamos de describir y de lo que uno se entera cada día es apenas una puntica del iceberg. A continuación otro casos para abundar en otros dos ejemplos y “modus operandi”. Un funcionario de un cuerpo de seguridad del Estado tiene dos expendios de víveres en una población cercana a Guanare, vende harina precocida y arroz subsidiado, a Bs. 50 y 75 el kilogramo, respectivamente. La gente se resigna porque allá casi nunca llevan operativo, y dicen que es preferible tener comida cara que no tener nada. De eso se aprovecha ese mal ciudadano que da un pésimo ejemplo, pero las críticas y las “mentadas de madre” se las lleva el gobierno revolucionario. Me denuncian, también desde un barrio de la capital, que en el negocio de un civil se especula de lo lindo. “Le informo que aquí, en “tal barrio” están vendiendo los productos de primera necesidad, pero a precios inalcanzables: un kg de “harina pan” y el jabón (no especifica tamaño) a Bs 150. Quien hace la denuncia me advierte, si deciden hacer una inspección tengan cuidado porque son funcionarios quienes le llevan la mercancía. No sin razón, el sabio griego PÍtaco de Mitilene (640-568 a. C) expresó: “SI QUERÉIS CONOCER A UN HOMBRE, REVESTIDLE DE UN GRAN PODER”.

Como creemos firmemente que “toda escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir (reprender) para corregir, para instruir en justicia, a fin que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra ( 2ª de Timoteo: 3: 16-17), nos permitimos recomendar la lectura y análisis de 1ª de Timoteo 6.10. “Porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos; se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores”. Consideramos necesario meditar también en Mateo 24:12: “Y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará”. Inspirados en este versículo, el 16 de agosto de 2012 escribimos unas reflexiones tituladas: para que el amor no se enfríe, para que el amor no se mude. Finalmente, recomiendo a todas y todos los revolucionarios estudiar e internalizar a profundidad, en el plan de la Patria el objetivo nacional 2.4, el cual debería ser eje transversal en todo el accionar de la Revolución Bolivariana. Definitivamente, nuestros problemas son de naturaleza, ética, moral y espiritual. ¡CHÁVEZ VIVE. LA LUCHA POR LA PATRIA SIGUE!

Guanare, miércoles 23 de septiembre de 2015.

 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve