Richard Canan

  • Plan País Amargura

    La amargura del Plan País

    Con cara de amargados y una muy mala puesta en escena, una solitaria minoría de representantes de la extrema derecha golpista y fascista de Venezuela, afines todos a Primero Justicia y Voluntad Popular, presentaron sin nada de repercusión el pavoroso Plan País, acompañado a todo color con la ilusoria frase “El Día Después”.

  • Bolton

    El Tío Bolton

    Este nefasto personaje ha desatado nuevamente las amenazas en contra de Venezuela, encendiendo las alarmas y preocupaciones en la región, principalmente por el alboroto entre la fauna neofascista ultraconservadora y reaccionaria, probadamente proclive a utilizar sin miramiento alguno sus métodos de violencia y destrucción.

  • Foto: Referencial

    María Corina y los premios de chapita

    Con mucha pena y vergüenza ajena, escuchamos el fútil e iluso fervor de la extrema derecha, vanagloriándose de que su líder mantuana, la protocónsul María Corina, había recibido su sexagésimo noveno premio de la semana, gracias a sus “causas de paz” basadas en la ejecución de acciones violentas como el golpismo, el terrorismo, el bloqueo económico y la intervención militar. Absolutamente todos sus afanosos planes buscan invariablemente la aniquilación física y política del pueblo Chavista, con la única finalidad de asaltar el poder con la total complacencia del Tío Sam. Que memoria tan corta y selectiva la de esta derecha apátrida, que pretende transfigurar a su odiosa promotora de la violencia, en blanca y cándida paloma.

  • Foto: PSUV Miranda

    Vamos a votar este 9D

    El pueblo Venezolano está férreamente forjado con el espíritu democrático y libertario que nos han legado nuestros héroes patrios. Son valores inculcados por generaciones, por décadas de luchas y sacrificios que han permitido consagrar derechos políticos de avanzada en nuestra Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

  • Trump

    La Invasión de Trump

    Nuestro país se rige por un estado de derecho, con normas e instituciones en perfecto funcionamiento. La derecha histérica utiliza, a conveniencia, procesos selectivos de aceptación o rechazo de esas instituciones, según les convenga, destacando sus últimas tendencias a desconocer la vía electoral como forma de expresión del pueblo.

  • Trump Inquisidor

    Trump y su dedo inquisidor

    Con su dedo acusador, cual santa inquisición, el inestable presidente del imperio más sanguinario del planeta, Donald Trump, agredió en vivo y directo al periodista Jim Acosta, arriesgado corresponsal de CNN en la tenebrosa Casa Blanca.

  • Foto: Referencial

    Atajaperro en la Asamblea Nacional

    Tremendo atajaperro se ha desatado en la Asamblea Nacional en desacato. Los venezolanos han tenido que presenciar (pañuelo en la nariz, por favor) el vergonzoso berrinche de los distintos grupos enfrentados en ese patético cascarón. La impoluta derecha, cegada por el odio, acaba de ventilar públicamente, sin pena alguna, todos sus trapitos, divisiones y mezquindades.

  • Foto: Referencial

    El yerno de Ledezma

    Por: Richard Canan Es asombroso el freno de mano que acaban de meter los medios de comunicación venezolanos subordinados a la rancia derecha criolla. Callan sin ningún tipo de rubor, luego de semanas explayándose en difundir noticias de cómo un enorme contingente de sufridos “exiliados” venezolanos habían tomado por asalto todas las agencias de bienes raíces […]

  • Foto: Referencial

    María Corina y su decálogo fascista

    La derecha nunca deja de sorprender. Siempre se superan en torpezas y mamarrachadas, muchas de las cuales lo que han generado es la inmensa estampida de la masa opositora. Bien lejos y a buen resguardo de la irresponsable histeria que desata la extrema derecha venezolana.

  • Trump

    El asesinato de Jamal Khashoggi, la doble moral Occidental

    Con manos de seda. Con una vergonzosa tolerancia y permisividad. Así de sorprendente es el oprobioso Imperio norteamericano a la hora de aplicar su manual de doble moralidad, lleno de descarada impudicia para juzgar implacablemente a unos y perdonar magnánimamente a otros.