Noticias

9.Abr.2015 / 04:07 pm / Haga un comentario

Foto archivo

Obama no está en Kansas, pero él no parece saberlo. América Latina ya no acepta servilmente las órdenes de los EE.UU; porque ya no es el “patio trasero” de Norteamerica.

Los medios de comunicación han restado importancia al hecho de que el presidente Obama acaba de declarar a otro país como -enemigo de los EEUU-, uno en el continente americano. De esta forma, fue emitida una orden ejecutiva declarando a Venezuela una “amenaza extraordinaria e inusual para la seguridad nacional de los Estados Unidos”

¿Cómo una nación que gasta menos del 1% de su PIB en gastos militares, cuyo estado no cuenta con la última tecnología en armamento militar, y un ejército de sólo 120.000 soldados, puede amenazar la seguridad de los poderosos Estados Unidos? … es totalmente incomprensible.

Y, sin embargo, ante una posibilidad “teórica” de una invasión contra Venezuela, y después de la orden decretada por Obama, este hecho se ha convertido en una probabilidad de un escenario real. El gobierno venezolano no ha tomando esta amenaza a la ligera, sobre todo, después de haber visto lo que la codicia por el petróleo ha hecho en Irak, Libia y Siria.

Después de recuperarse de la sorpresa inicial y el desconcierto de ser etiquetado como una amenaza a la superpotencia del mundo, los venezolanos tienen un gran consuelo, el de saberse que -no están solos ante las amenazas del imperio del Norte-.

No obstante, los medios de comunicación han ignorado otras cosas, como el hecho que 138 naciones del mundo han apoyado abiertamente a Venezuela contra el decreto surrealista de Obama.

Esto incluye a los países del Grupo de los 77 aglutinados en Naciones Unidas, todas las asociaciones regionales de América Latina y el Caribe, además de Rusia y China.

En el mundo diplomático donde los términos “impasse” y “ambigüedad” son palabras habituales, el fuerte y contundente lenguaje con el que América Latina condenó el decreto de Obama, fue muy notable. La resolución por lo tanto, no fue en lo absoluto menospreciada. La unión e integración de América Latina y el Caribe han sido un logro increíble. Ya Simón Bolívar, en el siglo 19 apremiaba y anhelaba esta integración, sin embargo, fue el presidente Hugo Chávez, quien sentó las bases institucionales que lo hizo posible. Estos dos gigantes de la historia de América Latina vieron muy claramente que sólo a través de la unidad de las repúblicas de la región podrían defenderse de la rapacidad de las potencias mundiales, especialmente de los Estados Unidos.

América Latina (con la excepción del feudo de Panamá) ha repudiado el decreto de Obama, incluyendo aquellos con gobiernos de derecha. Todos ellos han visto que la realidad de dicha “orden ejecutiva” es: una flagrante intervención en los asuntos internos de un Estado soberano, violando así el derecho internacional, en particular el principio de no intervención en los asuntos internos de otras naciones, y también viola el fuero de Naciones Unidas.

Mientras que el bloqueo contra Cuba sólo afectó principalmente a esa nación, el resto de la región sabe muy bien que este decreto contra Venezuela afectaba a todos y si no lo repudian a tiempo, ningún país estará a salvo de los ataques de Estados Unidos.

El primer país que expresó su solidaridad con Venezuela fue Cuba, quien calificó la orden de Obama, como arbitraria y agresiva. El apoyo cubano tiene un mérito altruista, humanista y el único en la historia de la política internacional, que revela la grandeza del pueblo cubano. Justo en el momento en que los EEUU ofrece a Cuba el restablecimiento de las relaciones, tras 50 años de sufrimiento del pueblo cubano, debido al bloqueo criminal que norteamerica ha mantenido injustamente contra ellos, justo en ese momento de crucial delicadeza diplomática, Raúl Castro denunció firmemente la agresión contra Venezuela declarando que: “Los Estados Unidos deben entender de una vez por todas que es imposible seducir y comprar Cuba, ni intimidar a Venezuela. Nuestra unidad es indestructible. “[iii]”. Venezuela nunca podrá olvidar esa solidaridad.

Durante la Cumbre Extraordinaria de Jefes de Estado de los países del ALBA [iv] celebrada el 17 de marzo de 2015, el decreto de Obama fue denunciado como falso, injusto, unilateral y desproporcionado, en esa ocasión Venezuela recibió un gran apoyo incondicional.

Argentina declaró que el decreto de Obama causó estupor y sorpresa. “Es absolutamente inverosímil para cualquier persona medianamente informada pueda creer que Venezuela o cualquier otro país en América del Sur o América Latina, podrían ser considerados una amenaza para la seguridad nacional de los Estados Unidos.” [vi] El ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, dijo que cualquier intento de desestabilizar un gobierno democrático de la región, su país lo tomará como un ataque contra ellos.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, exigió a EEUU pedir perdón a América Latina y en especial a Venezuela. “Estas acciones antidemocráticas del presidente Barack Obama amenazan la paz y la seguridad de todos los países de América Latina y el Caribe. Bolivia reitera su pleno apoyo al gobierno legítimo del hermano, Nicolás Maduro, un presidente elegido democráticamente por su pueblo, por lo tanto comprometemos nuestra solidaridad con el pueblo venezolano en este momento injusto y difícil cuando nuevamente pretenden sacrificar la democracia para que sirva a los intereses extranjeros. “

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo sarcásticamente que lo único que le falta a Estados Unidos es sancionar a los electores venezolanos, y añadió: “Tiene que ser una broma de mal gusto, que nos recuerda las horas más oscuras de nuestra América, cuando sufrimos las invasiones y dictaduras impuestas por el imperialismo … ¿Cuándo entenderán que América Latina ha cambiado?”

Nicaragua expresó su “profundo rechazo e indignación ante una declaración imperial inaceptable”. El presidente Daniel Ortega, condenó los “intentos criminales e inútiles del Imperio para socavar la Revolución Bolivariana”

Pepe Mujica, ex presidente de Uruguay, quien goza de la admiración casi total en América Latina, dijo: “Cualquiera que mire una mapa y diga que Venezuela podría ser una amenaza tiene que estar bastante loco. Los venezolanos tienen una maravillosa Constitución – la más audaz de toda América Latina-“

En cuanto a las asociaciones regionales, todas ellas condenaron la orden de Obama y apoyaron a Venezuela: UNASUR, CELAC, el ALBA, la OEA, el PARLATINO, MERCOSUR, ALADI, además de la ONU G-77 más China y Rusia que también se sumaron a la condena.

UNASUR (Unión de Naciones Suramericanas) rechazó el decreto “porque constituye una amenaza intervencionista a la soberanía y al principio de no intervención en los asuntos internos de otras naciones.”

El Parlamento del MERCOSUR expresó su rechazo más enérgico y categórico contra las sanciones de EEUU, al tiempo que denunció estas acciones como “una verdadera amenaza a la soberanía, la paz y la estabilidad democrática (de Venezuela) y, en consecuencia, del MERCOSUR.” [

El Parlamento Latinoamericano (PARLATINO), que incluye 23 países, declaró: “Lo que está en riesgo aquí es la defensa de nuestra independencia, el control de nuestros recursos naturales y la libertad de decidir nuestro propio destino.”

La Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) calificó el decreto de Obama como inexplicable y arbitrario, en ese sentido, declaró que: “El mundo sabe que ningún país de América Latina es una amenaza para la paz.” [xv].

En la sesión de la Organización de los Estados Americanos (OEA) celebrada el 7 de marzo, una mayoría de 29 países rechazó el decreto de Obama, sólo tres naciones se opusieron (lo que no es ninguna sorpresa), EEUU, Canadá y Panamá.

En las Naciones Unidas, el Consejo de Derechos Humanos en Ginebra, denunció la política agresiva de Obama. En la ONU el G-77 más China también lo rechazó, diciendo que: “El Grupo de los 77 y China expresa su solidaridad y apoyo al Gobierno de Venezuela, afectados por estas medidas que no contribuyen, de ninguna manera, al espíritu de diálogo político y económico y al entendimiento entre los países. “

 La Comunidad de Países de América Latina y del Caribe (CELAC), integrada por 33 naciones, condenó unánimemente el decreto y sus medidas coercitivas unilaterales denunciándolos como mecanismos de presión política y económica que violan la Carta de la ONU.

 En Gran Bretaña, 100 parlamentarios firmaron una declaración repudiando el decreto de Obama y afirmando su “oposición a toda injerencia externa y todas las sanciones EEUU contra Venezuela”. Entre los firmantes destacan miembros de 6 partidos políticos diferentes del Parlamento británico, la Cámara de Señores, el Parlamento Europeo, el Parlamento escocés, la Asamblea Nacional de Gales y la Asamblea de Londres.

 Ha habido manifestaciones en todo el mundo a favor de Venezuela, pero se les ha dado poca o ninguna atención de los medios.

 La Cumbre de las Américas está programada para el 10 y 11 de abril en Panamá, en esa cita EEUU en lugar de ser bienvenido gratamente tras la noticia del deshielo de sus relaciones con Cuba, recibirá una fría recepción, una América Latina y Caribe unidos frente al imperio y diciendo: “Venezuela no está sola!”.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve