Noticias

13.Abr.2016 / 10:59 am / Haga un comentario

Paracaidistas

Foto: Referencial

El pueblo aragüeño, en el centro norte del país, levantó su voz hace 14 años para derrotar las fuerzas que intentaron arrebatar a los venezolanos la esperanza y democracia, luego del golpe de Estado perpetrado por la oligarquía venezolana el 11 y 12 de abril de 2002 contra el gobierno legítimamente constituido del comandante Hugo Chávez.

En una masiva movilización en la 42 Brigada de Paracaidistas, en la ciudad de Maracay, capital del estado, un grupo de militares declarados en rebeldía exigieron, junto al pueblo que colmó las calles, el retorno al poder del presidente Chávez, quien estuvo secuestrado durante 48 horas por sectores de la derecha.

Si bien el gobierno de facto alegaba la supuesta renuncia del jefe de Estado, una carta enviada por el mandatario desde Tumeremo, a donde fue llevado, reafirmaba lo que ya se presentía: el líder no había renunciado al mandato que en las urnas electorales le dio el pueblo, una certeza que alimentaba la movilización popular en el país y, en particular, en Aragua.

Fortunata Cisneros, una de las aguerridas mujeres que salió a exigir el retorno hilo constitucional, relata que desde el municipio Francisco Linares Alcántara, miles de hombres, mujeres y niños se volcaron a la 42 Brigada a la espera del Comandante Chávez.

“Esas horas fueron de gran tristeza, todo estaba apagado y la gente llorando, no podíamos creer que el presidente Chávez había renunciado. A pesar de la angustia y con la moral en alto, mantuvimos la fe”, expresó.

Cisneros, quien conformó uno de los primeros movimientos de género en la jurisdicción, relata que tras ese trabajo social en las comunidades, ya se adelantaba la organización dentro de las bases populares.

Fue esa sinergia ya consolidada con el Comandante Chávez, desde su salida de la cárcel de Yare, en 1994, la que impulsó al pueblo de Linares Alcántara a brindar el apoyo en gran unión cívico-militar que derrocó al golpismo.

Redes comunicacionales

Fortunata cuenta que a pesar de que los medios de comunicación ocultaban la verdad de lo que estaba pasando, las mujeres y el pueblo organizado se mantuvieron en constante comunicación.

“Comenzamos a reunirnos en las casas, en el municipio ya estaban organizadas unas 200 mujeres, que conformaron ese primer movimiento, por lo que nos fuimos a las calles y comenzamos a comunicarnos por todos los medios”, comentó.

Una vez organizados los vecinos del municipio, se movilizaron hasta la 42 Brigada de Paracaidistas, con la firme convicción de lograr retomar la paz y voluntad del pueblo.

“Hasta las 3 de la mañana del 14 de abril, cuando vimos que el Comandante llegó, nos retiramos a nuestras casas a descansar. Desde la ciudad de Caracas, él nos dio las gracias y ese fue un momento de gran satisfacción”, manifestó.

Fortunata afirma que ese pueblo valiente, que salió en defensa de la revolución y de la democracia venezolana, estaba convencido de que no dejaría perder los logros alcanzados con Chávez.

“Ese hombre ya había dado mucho por nosotros, se había enfrentado al imperio sin miedo alguno, era nuestra tarea devolver ese favor y respaldar su Gobierno legítimamente constituido, a través del sentir del pueblo”, dijo.

Para ella, el compromiso de lucha y la voz incansable del pueblo continúan desde cada una de las trincheras, para dar la batalla a los intereses oligarcas de los sectores de la derecha.

AVN

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve