Francisco Rangel Gómez / Noticias / Opinión

13.Mar.2016 / 05:43 pm / Haga un comentario

Foto: Archivo

Foto: Archivo

Hay un sector de nuestra sociedad venezolana que continúa desestimando el alcance del decreto que el gobierno de los Estados Unidos acaba de ratificar ignorando las más de 12 millones de firmas de nuestro Pueblo en rechazo a los planes injerencistas, a favor de la paz, incluso al margen de la posición de la ONU; asegurando que nuestro país es una ‘amenaza’ que atenta contra su estabilidad sociopolítica.

Además de los incrédulos existe un sector aún más peligroso, es quien apoya irrestrictamente la medida, como si su nacionalidad fuera gringa y no venezolana aplauden el hecho, sin importarles ni por sus hijos, adónde nos puede conducir semejante acusación por parte de la nación con el ejército más inhumano.

El gobierno yanqui ha sido capaz de encender la guerra en otros países que hoy cuentan la nefasta experiencia, así como ha dispuesto la presencia de sus bases militares en territorios ajenos (por cierto algunas muy cerca de nosotros), con la autorización plena de violar la soberanía, causar muertes, abusar de los derechos humanos, todo esto con la venia del gobierno que les avala los delitos que puedan consumar, al margen de la ley.

Es una actitud más que apátrida, cruel e irresponsable, respaldar que un día cualquiera amanezcamos bombardeados e intervenidos; escuelas, hospitales, viviendas, iglesias, nada se salva de las balas del enemigo, que tampoco distingue quiénes son chavistas y quiénes opositores. Bájense de una nube los que creen que serán salvos de la barbarie intervencionista norteamericana porque tengan la gorra tricolor a la usanza oposicionista.

Con qué moral veremos a los ojos a nuestros hijos y nietos si nos confesamos favorecedores de una invasión con tropas extranjeras, que es la realidad actual de los países donde los planes injerencistas lograron fraguarse eficazmente. El ‘decreto’ abre esta posibilidad y el oposicionismo errante sirve la mesa desde sus planes desestabilizadores que buscan recortar el periodo presidencial a partir de la descomposición del orden público y demás acciones pautadas en el libreto golpista.

No podemos aflojar en la búsqueda permanente por blindar nuestra soberanía, tenemos casi 17 años luchando por instaurar un verdadero estado de derecho y desde entonces existe la amenaza constante de quebrar nuestra intención de deslindarnos del decadente sistema capitalista; ése es el pecado que nos pretende condenar al intervencionismo que hemos denunciado a escala internacional y que todas y todos los venezolanos debemos repudiar.

Rompimos el esquema del diezmo por renta petrolera, pusimos a valer nuestro principal recurso, gracias a eso hoy sólo combatimos un 5% de pobreza extrema (del 20% que encontramos), fuimos reconocidos por organismos internacionales por logros inéditos como la erradicación del hambre y del analfabetismo; nos hemos mantenido incólumes frente a las reiterativas amenazas, pero seguimos dispuestos a dar la lucha y a continuar estableciendo nuestro propio sendero.

Viviremos y venceremos

@rangelgomez

 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve