Memorias / Noticias

2.Dic.2014 / 09:30 am / Haga un comentario

Foto: Archivo

En una jornada histórica, los días 2 y 3 de diciembre de 2011, se realizó la cumbre fundacional de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), en Caracas, dirigida por el líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez.

La cita en la capital venezolana congregó a representantes de 33 países de América Latina y El Caribe, que en dos citas previas -la de Bahía, Brasil, en 2008; y la de Cancún, México, en 2010- acordaron crear un espacio en los que estuvieran todos sin Estados Unidos, país que desde hace dos siglos ha sembrado divisiones bajo la doctrina Monroe para mantener separados a las naciones del continente.

La política diplomática de integración de Chávez, y que durante poco más de seis años lideró el entonces canciller y actual mandatario, Nicolás Maduro, logró reunir en una misma mesa a todos los mandatarios latinoamericanos y caribeños sin importar su tendencia ideológica y política.

La integración impulsada por el líder revolucionario fue progresiva. Comenzó con la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba). Luego, avanzó a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y, finalmente, unió a América Latina y El Caribe en la Celac. “Nos estamos uniendo, fíjense, los regulares y los irregulares”, exclamó el líder venezolano al iniciar su mensaje, que estuvo centrado en la unidad “sustantiva, la unidad real, concreta (…) la unión verdadera, económica, política, social, cultural, tecnológica”.

“¡Somos una sola Gran Patria, o no somos; o somos una Patria, o no seremos Patria; o hacemos la única Patria Grande o no habrá Patria para nadie en estas Tierras; entendámoslo definitivamente!”, enfatizó el presidente venezolano en su discurso, en el que reivindicó el origen bolivariano de este bloque de unidad.

Este año, la Celac realizó su segunda cumbre en La Habana, Cuba, en la que se profundizó en temas como educación, salud, cultura, deportes; y las alianzas con otros países y bloques regionales como Rusia, China y el bloque Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica).

La Madre de las Repúblicas

En 1819, Bolívar le escribió una carta al director supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata, Juan Martín de Pueyrredón, en la que lo instaba a avanzar en la unidad latinoamericana y la concreción de lo que denominó la Madre de las Repúblicas.

“El día que logremos esa unidad, si el cielo nos proporciona ese voto, entonces construiremos en este nuevo mundo, la Madre de las Repúblicas, y la Reina de las Naciones”, decía el Libertador en la misiva.

Ese proyecto integracionista no era solo de Bolívar, sino de muchos otros como el argentino José de San Martín, el mexicano José María Morelos, el chileno Bernardo de O’Higgins, el uruguayo José Gervasio Artigas o la boliviana Juana Azurduy.

“El Proyecto de ellos es el nuestro hoy, y nosotros estamos obligados a realizarlo ahora, no mañana, ahora y aquí”, sentenció Chávez en aquella reunión histórica del 2 y 3 de diciembre, en Caracas.

AVN

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve