Noticias

25.May.2015 / 10:15 pm / Haga un comentario

Tras los resultados de los comicios regionales y municipales efectuados este domingo en España, se evidenció que el bipartidismo -entre el Partido Popular (PP) y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE)- que ha gobernado la nación europea durante hace tres décadas, si bien consiguió la mayoría de votos, sufrió un significativo retroceso respecto a los resultados desde hace cuatro años, reflejado en la pérdida de 2,4 millones de votos por parte del partido gobernante.

El bipartidismo español sufrió un revés importante al obtener un 15% menos de los votos ganados en los comicios de 2011, cuando sumaron un 65,3%. Frente a los resultados de este domingo –para elegir a 2.955 alcaldes y 67.640 concejales-, el PP logró 26,69% de los votos (21.598 concejales), el PSOE registró 25,23% (19.822 ediles) y Ciudadanos reportó 3,27% de los sufragios (3.271 concejales), mientras que 43.25% está repartido entre otras agrupaciones políticas.

Aunque el partido PP, liderado por Mariano Rajoy, es reseñado por algunos medios como la “primera fuerza política” de España, no logró conquistar a las comunidades más importantes del país, entre ellas, Barcelona y Madrid, además de perder la mayoría absoluta en todas las comunidades autónomas, menos en Ceuta y Melilla.

Una de las debacles más notorias del PP fue en la capital española, donde obtuvo 48 diputados, mientras que el PSOE logró 37 diputados y el partido de izquierda Podemos obtuvo 27 parlamentarios; no obstante, ninguno logró los 65 escaños necesarios para consolidar la mayoría absoluta. Lo que significa un duro golpe para el PP, que reportó 51,74% de los votos en 2011, logrando en aquella oportunidad una mayoría absoluta de 72 escaños.

Ante los resultados de este domingo en contra del bipartidismo, las fuerzas políticas tendrán que realizar alianzas en las diferentes comunidades españolas para gobernar, de cara a las elecciones generales que se realizarán a final de año, en las que se renovarán los 350 diputados del Congreso y los 208 miembros del Senados que son votados por sufragio universal (los 58 restantes son nombrados por los parlamentos autonómicos). Mientras que el presidente español, quien será propuesto por el rey Felipe VI, es elegido por el poder Ejecutivo (Senado y Congreso).

El pueblo rechaza el bipartidismo

Estas elecciones en España se dan en medio constantes protestas por temas como la pobreza, la precariedad y la desigualdad, que caracterizan actualmente el modelo social español, según lo indica el Informe sobre el Estado Social de la Nación 2015 elaborado por la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales de España.

El citado informe reveló que aproximadamente 14 millones de españoles se encuentran sumergidos en la pobreza. De ellos, seis millones se encuentran en pobreza extrema.

La brecha de desigualdad entre ricos y pobres en España alcanzó un nivel récord los primeros meses de este año como consecuencia de la crisis. La deuda pública de España alcanzó en marzo 1,04 billones de euros, volumen que está a punto de igualar el del Producto Interior Bruto (PIB), según el último balance publicado por el Banco de España.

Además, reclamos contra los desahucios, el desempleo (ubicado actualmente en 23,8%), despidos injustificados, recortes en la televisión pública, la privatización de la salud y el recorte por parte del gobierno de PP de 23% a los recursos destinados a los servicios sociales en los últimos cuatro años han llevado a los españoles, sobre todo a los más jóvenes, a buscar otras alternativas, como el partido izquierdista Podemos.

Asimismo, miembros del PP —vinculados con sectores violentos y desestabilizadores de la oposición venezolana— también se han visto implicados en denuncias de corrupción, lo que causa un descontento en la población, evidenciado en los 2,4 millones de votos menos en estos comicios.

Por otra parte, PP maneja un programa político similar al que quiere implementar la derecha venezolana en el país con partidos como Voluntad Popular y Primero Justicia. Por ello, el pasado 14 de abril el Parlamento español -con una clara acción injerencista- debatió para exigir la liberación inmediata de Leopoldo López y Antonio Ledezma, integrantes de la extrema derecha venezolana procesados por la justicia por diversos delitos, entre ellos por su participación en acciones terroristas escenificadas en el país durante el primer semestre de 2014 y que dejaron 43 muertos, con el objetivo de derrocar el gobierno constitucional del presidente de la República, Nicolás Maduro.

 

AVN

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve