Francisco Ameliach / Noticias / Opinión

9.Feb.2019 / 02:56 pm / Haga un comentario

Foto: Referencial

Foto: Referencial

La tercera y última  fase del plan diseñado por EE.UU. para adueñarse de nuestro petróleo dentro del esquema de la guerra multifactorial es conocido en el Pentágono como “Phase Gwaydo”.

En este tipo de guerra hay tres fases fundamentales: a) asedio económico – financiero para generar desabastecimiento, inflación y descontento en la población acompañado de una campaña de operaciones psicológicas para sembrar desesperanza, atacar la identidad nacional y crear una neurosis colectiva paralizante en los partidarios del gobierno y movilizadora en sus adversarios; b) guerra indirecta, que dirigida desde Estados Unidos   busca quintas columnas “nacionales” que promuevan la fractura de la FANB para lograr un golpe de Estado militar, acción que va acompañada de la organización de grupos paramilitares  para ser empleados como fuerzas de choque contra los ciudadanos que se movilicen a favor del gobierno legítimo. Estas dos fases buscan como resultado ideal la rendición de las fuerzas militares y populares que apoyan al gobierno, pero de no lograrlo, avanza hacia la violencia generalizada; c) coalición internacional para la guerra en torno a un tonto útil que asume su costo (Phase Gwaydo) gestionando un canal logístico transnacional y de dirección de la guerra bajo el encubrimiento de “intervención humanitaria” para sostener a los grupos paramilitares.

La realidad indica que no han logrado ni lograran tres objetivos intermedios de su plan: la desmovilización del Pueblo Bolivariano que apoya al gobierno del Presidente Nicolás Maduro, la fractura de la FANB, y mucho menos la rendición.

¿Qué les queda? Promover una guerra civil entre hermanas y hermanos venezolanos para justificar una intervención militar extranjera por parte de una coalición internacional con el objetivo final de adueñarse de nuestras múltiples riquezas naturales, principalmente el petróleo, mediante la instauración de un gobierno títere al servicio de Estados Unidos.

¿Cómo evitarlo? Mediante el ejercicio de la política, el dialogo y el entendimiento sin injerencia extranjera.

Toda forma de lucha política debe estar subordinada a la paz nacional, no se puede permitir  la tolerancia con sus transgresores  ni la sumisión a la violencia.

En torno a este principio de paz debe construirse la unidad nacional.

Francisco Ameliach
@AmeliachPSUV

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve