Antonia Muñoz / Noticias / Opinión

13.Jul.2016 / 11:24 am / Haga un comentario

Foto: Archivo

Foto: Archivo

Como lo prometido es deuda, hoy insistimos en abordar el origen estructural de algunos problemas que confronta nuestro país. Aunque resulte repetitivo, hoy nuevamente nos permitimos recordar que un problema estructural y permanente de Venezuela es el acecho del imperio norteamericano y sus cómplices nacionales e internacionales  que trabajan sin descanso para derrocar al gobierno bolivariano y lograr que la MUD acceda al poder Ejecutivo y le abra las puertas del país para saquear nuestras riquezas. Ya lo hizo Gómez en 1908, tarea que fue facilitada por la enfermedad del Presidente nacionalista Cipriano Castro, quien desafortunadamente tuvo la necesidad de viajar a Alemania en busca de su curación, circunstancia que fue aprovechada por su desleal y ambicioso compadre para usurpar el poder. En 1908 los gringos llegaron para quedarse por 90 años.

 En 90 años  hicieron su trabajo de  transculturización. Así nos enseñaron a comer pan con trigo que no producimos, nos acostumbraron a tomar bebidas gaseosas cargadas de azúcar y otros químicos nocivos para la salud, a preferir la leche en polvo producto de su producción excedentaria. Además de mantener al dictador Juan Vicente Gómez en el poder por 27 años y  a quienes vinieron después, durante sus 90 años de pasantía se llevaron a precio de gallina flaca inmensas cantidades de nuestro petróleo, y arrancaron el cerro Bolívar  para transformarlo, usarlo en las grandes construcciones de su país, y para que más nos doliera, vendernos productos elaborados. Los gringos quieren volver y la MUD en la presidencia de la República le abrirá las puertas de par en par. Todo lo anterior es verdad, pero también es verdad que la MUD tiene ayuda de vecinos disfrazados de nacionalistas, revolucionarios o amigos de la Revolución Bolivariana, quienes con su ineficiencia y corrupción le dan poderosas armas al enemigo y permiten que se enfríe y eventualmente se mude el amor de  la población por la revolución bolivariana.

 El lunes 11 de julio de 2016, el presidente de la República, Nicolás Maduro,  lanzó la Gran Misión Abastecimiento Soberano y Seguro. En esta primera etapa se priorizará el motor alimentario, farmacéutico  e industrial. El término “Abastecimiento Soberano” sugiere surtir el mercado con producción nacional, lo cual no ocurrirá por decreto sino que tomará su tiempo, aún cuando todo se haga de acuerdo  planes correctos, con los funcionarios idóneos, con transparencia administrativa y, en consecuencia, con eficiencia. Simplemente es así porque los procesos, sobre todos los biológicos tienen su tiempo y no hay forma de acelerarlos. “Abastecimiento seguro” también sugiere proveer los bienes (nacionales o importados) con la regularidad requerida por  la población. Abastecimiento seguro también debe estar referido a las medidas de vigilancia y control que necesitamos tomar ante el estallido de una pandemia caracterizada por la búsqueda desaforada del dinero fácil. Esta pérdida de valores ha permitido que el bachaqueo a todos los niveles “se riegue como verdolaga en playa”. La descomposición socio-política ha disparado la voracidad de muchos empresarios, quienes se niegan a respetar los límites razonables de ganancias  establecidas  por la ley… En este momento lo urgente es  aumentar la eficiencia y eficacia para producir más  y distribuir mejor (lo nacional y lo importado).

El General Wladimir Padrino López al frente de esta Misión indica que el problema de abastecimiento es materia de seguridad de Estado, que se plantean medidas especiales ante tan calamitosa situación económica y política, donde hay un gran componente de  corrupción e ineficiencia, tanto a nivel de producción como de distribución y comercialización. Ilustro el planteamiento anterior con el caso de la caña y la producción de azúcar. En el país tenemos 16 centrales, 10 de ellos estatales; sin embargo, tenemos déficit de azúcar por lo cual tenemos que importar. Aunque no tengo los datos fidedignos de la capacidad nacional instalada, sabemos que tenemos la capacidad de producir todo el azúcar que necesita el país. Como la ley debe entrar por casa, el Estado está obligado a revisar la situación de los 10 centrales que le pertenecen. En el caso de los dos centrales que están en Portuguesa se requiere con urgencia alguna inversión para poder moler caña a finales de noviembre cuando comienza la zafra. Igual debe hacerse con los otros 8 centrales estatales. Debe revisarse todo, pero es urgente revisar la Agroindustria encargada de producir Alimento Balanceado para Animales (ABA), en ese sector hay un robo a mano armada que sospechamos comienza a nivel de importación. ¡La ley entra por casa.Revisemos de primero las empresas estatales ¡

Si analizamos una pequeña arista del motor farmacéutico, estamos obligados a recordar que nuestro amado Presidente Chávez tenía claro que debíamos romper esa dependencia. La ex ministra Sader anunció el 21/12/ 2011, que entre julio y agosto del 2012 comenzarían a salir los primeros lotes de medicamentos producto del convenio firmado con Portugal, Colombia y Cuba.  El Presidente Maduro, el lunes 4 de abril de 2016, firmó un nuevo convenio con Cuba que incluye producción de medicinas. Hay otro proyecto interesantísimo como Quimbiotec, que parece haber comenzado desde 1995 como un proyecto adscrito al IVIC y se dedica a producir hemoderivados. Estuvo parado  en el 2015 por remodelación, pero según algunas informaciones reanudó funciones este año. En Venezuela tenemos con qué!! ¡¡CHÁVEZ VIVE. LA LUCHA POR LA PATRIA SIGUE!!.

Caracas, miércoles 12 de julio de 2016

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve