Memorias / Noticias

4.Feb.2015 / 08:09 am / Haga un comentario

Foto: Archivo

El 4 de febrero de 1962, el pueblo cubano, se concentró en la Plaza de la Revolución de La Habana, para ratificar su apoyo al gobierno revolucionario, y respaldar la continuidad de ese proceso de cambio iniciado en enero de 1959.

Esta concentración fue la respuesta del pueblo cubano a la expulsión de su país -por órdenes de Estados Unidos- de la Organización de Estados Americanos (OEA), ocurrida, el 31 de enero de 1962 en la VIII Cumbre de la instancia celebrada en Punta del Este, Uruguay.

“Desde luego que Cuba no estaría donde está, ni nuestra patria ocuparía el lugar que hoy ocupa en el concepto de los demás pueblos del mundo, si detrás de la patria, si detrás de la bandera soberana de la patria, si detrás de la Revolución no estuviera el pueblo, si detrás de esta Revolución no estuviera este pueblo”, expresó el entonces primer ministro de Cuba, Fidel Castro.

Agregó: “Nuestra Revolución no habría llegado a ser lo que es hoy, y Cuba no sería abanderada de la libertad de América, si detrás de este hecho histórico de la Revolución no estuviese un pueblo digno de ese lugar de honor que hoy ocupa en los corazones de los 200 millones de hermanos de América Latina”.

Fidel explicó a los miles de cubanos concentrados en ese lugar, y a los pueblos y gobiernos del mundo que esperaban esta respuesta -como expresó al iniciar su discurso-, que “es al pueblo al que quieren ponerle la bota encima los imperialistas, oprimirnos, ultrajarnos, hacer añicos nuestra dignidad nacional, como han hecho añicos la dignidad de muchos pueblos hermanos de este continente”.

“Es a este pueblo, rebelde y heroico, al que quieren aplastar. Y he ahí su error, he ahí su gran error, he ahí la causa de su fracaso, porque el imperialismo jamás aplastará a la Revolución Cubana”, enfatizó.

Fidel vaticinó lo que vendría después de la expulsión de la OEA, que se cumplió tres días después caundo Estados Unidos recrudece el ataque contra Cuba. El entonces presidente y John F. Kennedy, mediante la Sección 620 de la Ley de Ayuda Extranjera, de septiembre de 1961, declara el bloqueo total contra la isla; ampliando las medidas parciales que ya se venían tomando desde el triunfo de la revolución en 1959.

En su discurso, el líder cubano pidió al pueblo hacer un mayor esfuerzo para resistir los ataques venideros, “triplicar el esfuerzo para extraer el máximo de nuestra riqueza con lo que tenemos, para extraer todo lo que necesitamos, para ir resistiendo el bloqueo en estos meses, y quizás años largos de lucha y de sacrificios que el imperialismo nos impone”.

Además, señaló que el Gobierno revolucionario tomaría las medidas para distribuir los recursos, “para que lo que tengamos bajo el bloqueo llegue a todos, para que todos compartamos sin egoísmos lo que tenemos”.

“No importa que aquí no vengan automóviles en muchos años; no importa, incluso, que muchos objetos de lujo no vengan a Cuba en muchos años. ¡No importa, si ese es el precio de la libertad; no importa, si ese es el precio de la dignidad; no importa, si ese es el precio que nos exige la patria!”.

La resistencia del pueblo cubano se mantuvo intacta. En 2009, los gobiernos revolucionarios de Bolivia, Ecuador, Venezuela y Nicaragua abogan por su reincorporación a la OEA; y se logró la derogación de parte de la resolución que estableció la suspensión. Entonces, se determinaron nuevos mecanismos para la participación de la isla en el organismo.

Entretanto, el bloqueo económico, financiero y comercial impuesto por EEUU y que aún se mantiene, fue reconocido por el presidente Barack Obama como un fracaso para la política de Washington.

Actualmente, EEUU y Cuba -que se mantiene fiel a sus ideales y con un pueblo firme- están en negociaciones para restablecer las relaciones.

AVN

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve