Francisco Rangel Gómez / Opinión

9.Mar.2015 / 07:59 am / Haga un comentario

DEBATE

@rangelgomez

Son las grandes realidades con las que a diario nos topamos y llamamos logros cuando en realidad son el pago de la gran deuda social que conseguimos, son el impulso para continuar la lucha contra las amenazas latentes, esas que pretenden la riqueza del suelo venezolano, el elemento que nos permite hacer tangible esta revolución que no se queda en teorías, se practica a diario, porque en el proceso socialista venezolano todos los días ocurren milagros extraordinarios que benefician al Pueblo.

Cuánto orgullo trabajar junto al Poder Popular organizado, planificar y ejecutar tuberías de aguas blancas, aguas servidas, electrificación, sustituir ranchos por hogares dignos gracias a la Misión Vivienda, ejecutar plan de aceras, brocales, asfaltado, espacios para la recreación, canchas y hasta escuelas, dignamente denominar lo que antes era un ‘barrio’ ahora CORREDOR, rescatar a miles de familias de la desidia, brindar a los niños y niñas un futuro como merecen y tienen el derecho.

Esa fue, es y será nuestra premisa, el derecho de un Pueblo a ser asistido, a derrotar para siempre la pobreza extrema que encontramos en 20% y hoy se reduce a sólo un 5% que estamos combatiendo desde el Gobierno de Calle, otra gran realidad que nos ha permitido reconocer los problemas que debemos atacar y partir desde ellos en la búsqueda concreta de soluciones… como nunca antes alcaldes, gobernadores, ministros, vicepresidente y presidente trabajando desde la calle, junto al Pueblo.

Con ese ritmo de trabajo hemos ajustado las misiones y grandes misiones, atendemos directamente los casos concretos de salud, llevamos estadísticas exactas de enfermedades crónicas como diabetes o hipertensión, en estudios exactos que nos permiten llevar además asistencia a las mujeres embarazadas, a las madres con hijos especiales, a los abuelos y abuelas con dificultades o carencias, sumando voluntarios y voluntarias patriotas que con disposición se encuentran a diario en una hermosa realidad que se llama BASE DE MISIONES; otro hecho inédito, de esos que continuarán sucediendo solamente en la revolución que tanto defendemos.

Hoy más que antes sigamos manteniéndonos en la fortaleza que nos brinda la unidad de todas y todos los que creemos este proceso de igualdad y libertad, tenemos la responsabilidad de continuar el trabajo de la inclusión y del poder que reside en el Pueblo, luchar por la sustentabilidad del Gobierno donde por primera vez son reconocidos los derechos de quienes antes fueron invisibles.

Tengamos presente que no nos enfrentamos a una guerra prematura, esta guerra que tiene quince años tratando de cercenar el proceso socialista y su esencia plenamente democrática, tiene por ejecutante los mismos actores que participaron en los hechos más aberrantes de la historia contemporánea; llevaron adelante el paro petrolero que desestabilizó al país, asaltaron embajadas, rompían los carros a batazos, sacaron a golpes a las autoridades, acabaron con los poderes públicos, desconocieron la voluntad del Pueblo, aplaudieron al que se autojuramentó como “presidente” y un sinfín de anormalidades más que el Pueblo salió a rechazar con muchísima fuerza,exigiendo el regreso del líder y el restablecimiento de la democracia PARTICIPATIVA.

Ese Pueblo que entonces salió a la calle a hacer respetar la Patria Soberana es el mismo que hoy sigue luchando por defender lo que nunca antes tuvo y hoy continúa consolidando. La victoria siempre está del lado de quienes transitamos el sendero de la justicia social y la reivindicación en la unión que nos fortalece.

Viviremos y venceremos

 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve