Opinión

14.Jun.2016 / 11:16 am / Haga un comentario

Por: Eduardo Pérez Viloria

I
Es acusado el asno de bruto y flojo por rehusarse a desempeñar las órdenes de su amo. Pero admirado es el caballo por ser esbelto y fiel cumplidor de todo lo que se le ordena.

¿Quién es el equivocado?

II
Me dijo un campesino: Todas mis mañanas están llenas de agrado. Antes de la salida del sol despierto, me paro de la hamaca, rápidamente voy hacia el fogón de leña para encenderlo y poner hervir agua para luego hacer café. Con la taza en la mano, salgo al patio contiguo de la casa y allí con los pies descalzos siento un escalofrío recorrer mi cuerpo cuando piso la grama impregnada por el rocío mañanero. ¡Qué sensación, que majestuosidad sencilla!

¿Es eso o no felicidad?

III
Agarrar un fin de semana, irse con la familia al río, hacer un picadillo llanero, tomarse una que otra copa, mamar gallo, admirar la belleza de una que otra carajita que pasa por al frente, disfrutar del roce de las aguas por tu cuerpo; o almorzar ese mismo fin de semana ceviche de pescado en el restaurant “Eleven Madison Park”, en Nueva York.

¿Quién goza más?

IV
Estar con tus panas en cualquier bar, hablando de temas relevantes e irrelevantes; o estar hasta altas horas en la oficina haciéndote rico.

¿Qué es lo importante en verdad?

V
Estar enamorado, hacerle el amor de tres a cinco veces al día, dar y recibir sus besos a cada instante, perderse en su vientre y deseos cada vez que el cuerpo amado sienta la necesidad de la pasión.

¿Existe algo más significativo que eso?

La humanidad volteada es lo que tenemos, definitivamente. Lo realmente importante, que es vivir, ha pasado a un tercer plano, las cosas que llenan realmente pocos las disfrutamos. La mayoría están -o estamos, es probable- perdidos en el abismo de un mundo de mentiras. La tarea es salir de ahí, revolucionar nuestras vidas, para poder ser una vanguardia real en este proceso político, buscando la felicidad verdadera para todos.

Vayamos pues, a consolidar el cambio cultural, que es el cambio del todo. Ahí está el núcleo.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve