Noticias

11.Abr.2015 / 09:01 am / Haga un comentario

Foto: Archivo La VII Cumbre de las Américas, que se inició este viernes en Panamá, tiene el desafío de profundizar el debate sobre el compromiso de paz y el afianzamiento de los nuevos modelos humanos, económicos y sociales de la región, basados en los ideales de respeto y cooperación entre las naciones del hemisferio.

Ambos temas han sido abordados ampliamente por bloques regionales constituidos sin Canadá y Estados Unidos (EEUU), tal como ocurrió, en enero del año pasado, cuando en la III Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) la región se declaró como Zona de Paz, y ratificó el compromiso de continuar los esfuerzos por la erradicación de la pobreza, el hambre, la desigualdad y mantener la unidad en la diversidad.

Durante la jornada de la cita continental, el presidente panameño, Juan Carlos Varela, quien expresó que la búsqueda del diálogo es un elemento al que los países de América Latina recurren para la solución de sus diferencias, resaltando los procesos de diálogos de paz en Colombia y las conversaciones entre Cuba y Estados Unidos para el restablecimiento de sus relaciones diplomáticas y comerciales.

“Para nosotros es un gran honor ser anfitriones de esta histórica cumbre al contar por primera vez con la participación al más alto nivel de todos los países de la región, para dar inicio a una nueva etapa basada en el respeto de los diferentes sistemas de gobiernos y enfocada en la solución de los problemas que afectan a nuestros pueblos”, señaló Varela.

Reconociendo que hay temas en los cuales profundizar, Varela abogó por “una América integrada que nos ayude a consolidar el crecimiento económico que experimentamos y a convertir el desarrollo humano y social sostenible con equidad para todos nuestros ciudadanos. Esa es la América por la que tenemos que seguir trabajando y la que todos los mandatarios aquí presentes estamos llamados a seguir construyendo”.

Al respecto, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, calificó el discurso de Varela como histórico. “Fue un extraordinario inicio de Cumbre. (…) El discurso del presidente de Panamá ha sido histórico, ha hecho una revisión del proceso historico que nos ha llevado a esta Cumbre. Fue el Libertador Simón Bolívar, quien en 1815 profetizó el punto de encuentro de Repúblicas, reinos e imperios”, expresó a su salida del acto inaugural.

 Relaciones fundamentadas en el diálogo

En tal sentido, el saliente secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, resaltó el hecho de, que con la Cumbre, “es la primera vez en la historia de América que se reúnen en torno a la misma mesa los jefes de Estado y de Gobierno de las 35 naciones independientes del hemisferio”.

Insulza coincidió con Varela en el carácter pacifista de la región y la capacidad de sus naciones en la búsqueda de diálogo como “el camino para avanzar hacia la plena democracia en nuestros países soberano”.

De igual forma, reconoció los cambios que ha habido en el continente durante los últimos años donde “la intervención, la exclusión, la represión política y la confrontación no son aceptables ya en las relaciones interamericanas”.

Por su parte, el Secretario General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, consideró que el hemisferio debe asumir el desafío de avanzar en la búsqueda de la prosperidad con igualdad mediante el compromiso con la paz, la democracia, los Derechos Humanos, la inclusión y el desarrollo sostenido, temas que representan los tres pilares fundamentales de la ONU y son fundamentales para esta cumbre.

Reconoció que la región esta desplegando esfuerzos para consolidar la paz, y se hace visible en la solidaridad entre todos los 35 países de América, que por primera vez participan todos en la Cumbre.

“La presencia del presidente Raúl Castro representa un deseo finalmente cumplido por muchos en la región y, una vez más, quiero felicitar el liderazgo de los presidente de Cuba y de Estados Unidos por dar inicio a la normalización de las relaciones bilaterales”, expresó.

 Un llamado a construir nuevo orden social

El papa Francisco también se sumó al llamado a promover la globalización de la solidaridad, así como la construcción de un nuevo orden social basados en la paz y la justicia entre las naciones “respetando la justa autonomía de cada nación”, para lograr el bien común para los pueblos.

“El gran reto de nuestro mundo es la globalización de la solidaridad y la fraternidad, en lugar de la globalización de la discriminación y la indiferencia y, mientras no se logre una distribución equitativa de la riqueza, no se resolverán los males de nuestras sociedad”, expresó a través de un mensaje leído por el cardenal Pietro Parolin, representante del Sumo Pontífice.

El escrito, dirigido a los jefes de Estado y representantes de las naciones que se encuentran reunidos en el Centro de Convenciones Atlapa, donde se celebra la cumbre, señala que es necesario una acción inmediata para poner fin a la inequidad, a la desigualdad que aún persiste en varios países de América, la cual debería convertirse en una prioridad para todos los gobernantes del mundo.

 

AVN

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve