Héctor Rodríguez Castro / Noticias / Opinión

2.Oct.2017 / 03:30 pm / Haga un comentario

Foto: @HectoRodriguez

Foto: @HectoRodriguez

Mirando al futuro

Por: Héctor Rodríguez 

Si hay algo fuerte, casi irrompible, es una gruesa madeja de ramitas. Una sola se parte con facilidad, pero todas juntas ni con un machete. El filósofo romano Apuleyo escribió: “Uno a uno, todos somos mortales. Juntos, somos eternos”, y si algo debe dar el salto a la permanencia es el espíritu de la solidaridad social y la construcción bajo el ala de la corresponsabilidad.

Es por ello, y porque nuestra meta es gobernar obedeciendo, que hemos desarrollado como metodología del accionar político, involucrar a cada comunidad, a cada persona, en el Plan de gobierno del estado Miranda.

Diseñamos un acuerdo con cada comunidad, de manera de hacer una evaluación de sus necesidades y también de sus capacidades y fortalezas. Así logramos estar claros en qué puntos precisos las personas tienen potencialidades para trabajar juntas, y dónde nosotros, como organizadores del esfuerzo, de las voluntades y del erario público regional, debemos centrarnos.

Así podremos, entre otras muchas respuestas, crear equipos para el mantenimiento local, para la gestión social, para la inclusión en las Misiones y Grandes Misiones, avanzando firme y permanente hacia la consolidación del Poder Popular.

Un Poder de la gente que también debe prepararse para la contraloría social. Esa que debe avanzar más allá de la sola denuncia, y requiere formarse para entender, por ejemplo, cómo se establecen los costos de las obras, los itinerarios y los cronogramas de trabajo. Una contraloría social que hace necesario aprender a precisar donde hay fallas humanas, problemas de procesos y acciones de corrupción.

También nosotros tenemos la obligación de generar los mecanismos para que las decisiones de las comunidades organizadas sean acatadas y respetadas por las instituciones públicas.

Ello nos obliga a trabajar juntos con el estudio de las Leyes del Poder Popular, para que las políticas públicas del estado Miranda sean de la gente, con la gente y por la gente.

Otro filósofo y político romano, Séneca, escribió que “no hay bien alguno que nos deleite, si no aprendemos a compartirlo”. Y es que cuando una comunidad, cada uno de sus miembros, deciden embarcarse, por ejemplo, en la construcción de viviendas para su gente, esas casas no sólo tienen cimientos de cemento y cabillas, sino bases y paredes de amor, de entrega, de igualdad, de unión. Y cada una de esas construcciones se convierte, una vez habitada, en el orgullo de sus moradores. Serán cuidadas y mantenidas porque surgió de las manos y el corazón de toda su gente.

Por eso, en esta batalla por la reconquista de nuestra voluntad de pueblo, decidimos mirar hacia el futuro. Un mañana de construcción que comienza ahora con la certeza de que la unión hace la fuerza, y de que juntos transformaremos a Miranda en un estado de paz, compromiso y producción.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve