Héctor Rodríguez Castro

  • Foto: Referencial

    Sembramos verdad, cultivamos confianza

    Por Héctor Rodríguez ¡Quién siembra verdad, cultiva confianza! reza un refrán popular. En el caso de nuestra Venezuela, fue la palabra y la acción del Comandante y Maestro, ambas con mayúscula, Hugo Chávez Frías, quien desde el primer momento le dio la cara al pueblo venezolano, y le dijo la verdad. Aquel 4 de Febrero declaró “Soy […]

  • hector1

    Del trabajo, el diálogo y la justicia social

    Imposible calificar como casualidad que en mayo de 1886 tres diarios estadounidense, The New York Times, The Indianapolis Journal y The Philadelphia Telegram calificaron de truhanes y demagogos, o de tarántula universal, a los líderes sindicales que llevaron a las industrias de Chicago, Estados Unidos, a una huelga general realizada para respaldar la exigencia obrera de una jornada laboral de sólo ocho horas diarias, un sueldo digno para las mujeres, y la no explotación de menores en las fábricas.

  • Héctor

    Resurrección en tiempo de Revolución

    En el marco de la actual coyuntura histórica en nuestro camino hacia la liberación y la justicia social, la Semana Mayor resulta un tiempo propicio para reflexionar sobre un pensamiento del teólogo peruano Gustavo Gutiérrez Merino: La mayor violencia es la pobreza, que se conjuga con otro de sus planteamientos: Ser cristiano es ser testigo de la resurrección de Jesús, y significa también superar la pobreza, que es la muerte, algo inhumano, contrario a la voluntad de Dios.

  • Foto: Cortesía

    Las palmas de la esperanza

    Según cuenta José Antonio Calcaño, en su libro La ciudad y su música hace casi dos siglos y medio, 1770, el sacerdote José Antonio Mohedano, a quien el investigador le atribuye ser el primero en preparar una tacita de café, en las plantaciones de Chacao, le solicitó a la peonada subir al cerro El Ávila y traer palmas de allí. Éstas serían el símbolo de la esperanza de que fuera escuchada una petición a Dios: enfrentar juntos una epidemia de fiebre amarilla que azolaba a la ciudad capital.

  • Foto: Referencial

    Sin vuelta atrás

    Si vis pacem, para bellum, Si quieres la paz, prepárate para la guerra, reza un adagio latino escrito por Flavio Vegecio en el siglo IV dC, en su libro Epitoma rei militaris (Delimitación del arte de la guerra), y repetido hasta el cansancio por nuestro comandante Hugo Chávez Frías.

  • Foto: Referencial

    La energía del amor

    Una de las estrategias bélicas más antiguas es el estado de sitio. A una ciudad sitiada no se le permite la entrada de comida, agua, medicinas… Nada.

  • Foto: Gobernación de Miranda

    Construyamos la paz por Héctor Rodríguez

    La paz es para el mundo lo que la levadura para la masa reza uno de los libros sagrados del judaísmo, El Talmud. La idea la podemos completar con un pensamiento del profeta del pacifismo por excelencia, Mahatma Gandhi: No hay camino para la paz, la paz es el camino.

  • Foto: AVN

    En defensa del Patrimonio Cultural

    La Unesco, como organismo cultural del planeta, reconoció a nuestros Diablos Danzantes de Yare como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Esto, en tanto nuestra gente tiene como base de su cultura una actividad y una fe viva.

  • Foto: Referencial

    En defensa del Patrimonio Cultural

    La Unesco, como organismo cultural del planeta, reconoció a nuestros Diablos Danzantes de Yare como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Esto, en tanto nuestra gente tiene como base de su cultura una actividad y una fe viva.

  • Foto: VTV

    Pasos para concretar la utopía

    Contamos con un territorio amplio y grandes recursos naturales y humanos con los cuales vamos a construir nuestro sueño: gestar un estado próspero, equitativo, justo, donde la felicidad sea el factor común.