Carola Chávez / Noticias / Opinión

13.Mar.2017 / 08:32 am / Haga un comentario

Carta

El año pasado eran el referéndum, la renuncia, el abandono de cargo, la partida de nacimiento cucuteña, calle, calle, calle y ¡zuaz! y Maduro caería en 6 meses. Pasaron los días y su  embriaguez parlamentaria se convirtió en un enorme ratón. Nunca antes vi dilapidada una victoria como lo hizo la MUD con la única que ha tenido en los últimos 17 años. En medio del reguero promesas rotas y botellas vacías, ahora la MUD, saca otra vez una carta amarillenta que lleva siempre asomada bajo la manga: La Carta Democrática.

Esa carta desgracia puño y letra de…

Luis Almagro, desde que llegó a la secretaría general de la OEA, no ha tenido otra misión que aplicar la Carta a Venezuela. Miren que en nuestro continente ha pasado de todo, y Almagro, cuando no está pegado el Twitter despotricando contra el gobierno chavista, está pegado a Aznar, Uribe, Marcos Rubio, Alejandro Toledo -que quién sabe dónde andará-, Lilian Tintori, Luís Florido, y cuanto vocero de la MUD se quiera montar en un avión -y todos quieren- dando declaraciones y conferencias -adivinen- contra el gobierno chavista.

Lo de Almagro con Maduro es personal. Se conocieron como cancilleres, compañeros de la misma causa, por cierto, hasta que Almagro se salió del cauce y se desbordó por la derecha. Almagro parece resentir que Nicolás llegara a la presidencia de su país antes que él del suyo. ¡Qué sé yo! Vainas de esa gente cuyos complejos los llevan a perder los estribos y la vergüenza.

Con Almagro, la MUD siempre desatinada, siempre floja, busca que alguien desde afuera les haga el mandado. Qué descaro, con el realero que les han dado, “give me money, give me money” -decía Ramos Allup, según cuenta el ex embajador Brownsfield en los cables de la embajada gringa en Caracas wikilikeados. Se rumbearon esos reales, no sin dejar un reguero de muertos y heridos, no sin sembrar miles de sueños rotos en su gente, hasta el fracaso siempre, a hasta la desilusión, hasta el a mi qué me importa.

Así, la dirigencia de eso que llaman MUD habla sola, poniendo todos sus huevos en la cesta de la OEA, y a la señora de El Cafetal le importa tres pitos esa carta, lo que sí le importa es que los huevos están por la nubes culpemaduro que no deja que el empresario huevero gane lo que tiene que ganar, porque nadie va a trabajar a pérdida, o algo así…

Y dale con la Carta y las giras 5 estrellas de los voceros opositores, porque de aplicarse, dicen, desprestigiaría al gobierno a nivel internacional, como si ya los medios hegemónicos no se hubieran encargado de esa parte, desde Chávez hasta hoy. Como si las mañanas noticiosas en España no fueran un rosario de chismes sobre Venezuela, como si CNN no llenara sus horas ConcluTumbando a Maduro, como si el Washington Post y el New York Times, no hubieran alertado a la opinión pública gringa sobre la terrible amenaza inusual y extraordinaria que es Venezuela para ellos, no importa que no sepan por qué, ni cómo.

La verdad es que el impacto de la aplicación de la Carta Democrática sería poco o nada. Lo malo es que ésta es una pieza más en el rompecabezas de la intervención extranjera. Puestas las piezas de la manipulación mediática, ahora vienen las piezas institucionales: aquí entran el saco de complejos de Almagro y sus panas de la MUD que, moviendo sus colitas, aplanan el camino que ya vinos recorrer en otros países que se han negado a ser “perritos simpáticos echados en la alfombrita”.

Insisto, después les dices cachorros del imperio y se ofenden.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve