Carola Chávez

  • chavistamente-VICTORIA

    Chavistamente: Veinte veces oootra vez

    Otras elecciones, oootra derrota y otra vez el desconcierto. Otra vez los mismos, los que se camuflan con nombres de marketing para parecer otra cosa, para parecer frescos y nuevecitos, antier Coordinadora Democrática, hasta ayer Mesa de la Unidad Democrática, siempre democrática, como para que no se les note el tufo a golpe, sacudiéndose las cenizas del último fallido intento, apuraditos, para pedir el voto, para salir de este dictadura de la que solo se sale con calle, calle, y más calle sin retorno.

  • chavistamente

    Chavistamente: Cabezas de playa, basura y desamor MUD

    Juan Requesens, ese que sospechosamente se tambalea como Jack Sparrow, pero sin el sex appeal que exuda el pirata del Caribe; ese que pareciera tener una picazón crónica de nariz; ese que se fue a Miami a explicarle a una audiencia sedienta de sangre chavista cómo las violentas guarimbas eran el paso previo y necesario para alcanzar la anhelada intervención militar gringa.

  • Imagen: Con el Mazo Dando

    Chavistamente: Cachorros sin Chapulín

    “Con mis hijos no te metas” -llevan 18 años diciendo y durante ese mismo tiempo han arrastrado a sus hijos por la locura del antichavismo, saltándose límites insospechados que rayan en la desnaturalización. Cuando uno tiene un hijo queda sujeto al impulso irrefrenable de protegerlo por encima de todo. Las mamás somos leonas temibles cuando de […]

  • Chavistamente

    Chavistamente: La trampa sale

    Si se hiciera un concurso de torpezas la MUD ganaría sobrada. La última de ellas, las primarias, un frenazo, un esquinazo que dejó a su militancia, en el mejor de los casos, turulata, el el peor, furiosa y en modo ¡no es no! -su modo favorito, por cierto-.

  • Chavistamente

    Chavistamente: Liderazgos de cartón mojado

    Esta mañana ondeaban las banderas amarillas y negras de Primero Justicia en una avenida muy transitada. Veinte justicieros, con alegres sonrisas electorales, ofrecían a quienes pasábamos por ahí unos panfleticos que que decían: “Votar sí”.

  • chavistamente-Odio

    Chavistamente: Secar el odio

    Alejandro es contador, vive en Maracay, tiene treinta y tantos. Su foto nos muestra a un venezolano del monto, moreno, su pelo de un encrespado compacto, peinado hacia atrás en un intento vano de borrar sus ondas rebeldes.

  • Foto: Con el Mazo Dando

    Chavistamente: Contra el odio, la verdad

    Uno sabía que eran mayameros, que se consideraban de paso en el país que los vio nacer, que su sueño coronado era lograr un Green Card.

  • Foto: Referencial

    Mentiras para pensantes

    Les dijeron… les han dicho tantas cosas, tantas burdas mentiras. Mentiras que ofenderían a cualquiera que se considere medianamente inteligente. Mentiras que se tragaron gustosos mientras se autoproclamaban, ahogados en su soberbia, como el sector pensante de este país.

  • Foto: Con el Mazo Dando

    Chavistamente: ¡Oootra vez el chavismo!

    Ellos tenían todo preparado, como preparan las cosas ellos: mucho marketing, mucho cartelito diseñadito con sus frases cursis y melodramáticas, con ese eterno llamado “de ahora si es verdad”, con sus cadenas de whatsapp, con sus señoras “manetas” con gorritas tricolor y koalas, siempre voluntarias para alimentar guarimberos, para cerrar calles sin gente, para servir como falsos miembros de mesa electoral…

  • Foto: Con el Mazo Dando

    Opinión: Autositiados, autoengañados

    En la calle Jalisco de Las Mercedes, frente al colegio Mater Salvatoris, detrás de las alcantarillas arrancadas y atravesadas como escudos en medio de la vía, detrás de un hombre que siembra la calle con alambres de púas, allí de pie, en agotador estado de alerta, mirando hacia la nada, está una mujer de treinta y tantos años, sola, auto sitiada.