Noticias / Opinión / Roberto Hernández Montoya

17.Oct.2016 / 01:33 pm / Haga un comentario

Foto: Archivo

Foto: Archivo

Ningún escrito está aislado. Forma una red con otros textos por mutuas referencias y, andando, con todos los mensajes de todo el mundo y de toda época. Es como las palabras, que tienen que estar entrelazadas para que se entiendan, porque toda palabra les habla a todas. Haz la prueba: abre una puerta donde haya gente, di cualquier palabra, criba, por ejemplo, y cierra la puerta. Nadie entenderá y se pensará que enloqueciste.

Un escrito es un texto, es decir, un tejido y tejer viene del latín texere, de donde a su vez se genera textum, etc. Tejido, trama, urdimbre de signos. La inteligencia colectiva es el lúcido discurrir por una trama, una enredadera, una malla, en viaje guiado. Aprender a leer y escribir es entrar en esa trama, esa tela, orientándose en su laberinto, con el hilo de Ariadna, quien descifró el laberinto de Creta usando uno solo de sus hilos de tejer, porque uno solo basta para enlazar todos los hilos. Descifrar es integrar en una red. Eso nos hace inmortales, por eso Kotepa Delgado decía: «Escribe, que algo queda».

Un libro está referido por otros libros y refiere a otros libros. A todo libro se llega a través de otros libros, pues se inseminan mutuamente. Está en una biblioteca, en catálogos, en bibliografías, en crestomatías.

Internet es la culminación apoteósica de esa enredadera. Permite la conexión acelerada de todos los signos, de todas las redes. Con razón se la ha llamado «la red de redes». Cada día ese proceso se acelera, se hace más tupido, más inteligible, más estructurado. La información quiere ser gratis, dijo Stewart Brand en 1984. Utilizó la palabra free, que es por igual ‘libre’ y ‘gratis’. Ya prácticamente no hay contenido al que no se pueda acceder libre y gratuitamente, libros, películas, vídeos, música, noticias, pinturas, programas de computación, la foto que acabas de tomar con tu celular, etc.

Y estamos emprendiendo el aprovechamiento de esas redes con inteligencia artificial, es decir, la aceleración de la enredadera. Un programa inteligente puede cerner, precisar, jerarquizar, descartar automáticamente, por ti, para ti, sabiendo y aprendiendo lo que te interesa. Y orientándote de retruque.

El capitalismo no quiere entender esto por su manía de vender información. Por eso se muere.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve