Memorias

20.Feb.2013 / 12:19 pm / Haga un comentario

Hoy se cumplen 154 años del inicio de la guerra federal, también conocida como la guerra larga, iniciada el 20 de febrero de 1859. Esta guerra es considerada como la contienda más larga de nuestro país después de la Guerra de Independencia, tuvo duración de cinco años (1859-1863), y constituyó un enfrentamiento entre los conservadores y los liberales, bandos políticos que luchaban por gobernar el país desde 1846. Pero en el fondo lo que se inició desde esta fecha era una guerra social y de clases entre terratenientes y campesinos. Rebelión popular que tuvo entre sus líderes a El Indio Rangel y al General del Pueblo Soberano Ezequiel Zamora.

Después de la independencia, a pesar de la alta significación de la ruptura colonial con respecto a España y de algunos cambios ocurridos en el plano jurídico, lo cierto es que en la realidad económica, política y social pocas transformaciones estructurales ocurrieron.

La Venezuela independiente, creada tras su secesión de la Gran Colombia en 1830, contaba con una fuerte oligarquía agraria. Este grupo social mantuvo en esencia el orden establecido durante la colonia, basado en la explotación de la tierra dividida en un sistema latifundista. Esta oligarquía estaba compuesta por la antigua aristocracia criolla y por las nuevas élites surgidas durante el proceso independentista.

Cuando en 1830 se separó definitivamente Venezuela de la Gran Colombia, se creó un vacío de poder que trataron de llenar ciertos grupos que deseaban mantener el poder del que gozaron en tiempos de la Colonia. La crisis económica, cuyos efectos se empiezan a sentir en el país a partir de 1842, agudiza las tensiones latentes. La pauperización creciente de pequeños y medianos propietarios, desposeídos de su tierra por los efectos del encarecimiento del crédito y de las ejecuciones de hipotecas y la marginalización de pequeños comerciantes, vinculados esencialmente a los circuitos de distribución interna de los productos agropecuarios, son las principales causas de los levantamientos de los años 1846 y 1847, cuya expresión política se refleja en la creciente radicalización de los planteamientos del Partido Liberal y de su vocero, el periódico El Venezolano.

Todo esto llegó a su fin en marzo de 1858 cuando se formó, en contra del gobierno de José Tadeo Monagas, una revolución que desató una cadena de acontecimientos que terminaron de cuajar la Guerra Federal. La revolución contra Monagas fue liderizada por Julián Castro, quien no sólo logró sacar al Presidente del poder y alzarse como nuevo mandatario, sino que además expulsó del país a Juan Crisóstomo Falcón, Ezequiel Zamora y a muchos de sus seguidores.

Zamora y Falcón desde el exilio empezaron a planear su vuelta a Venezuela, que incluía quitarle el poder a Castro y tomarlo en sus manos, lo cual hicieron el 20 de febrero de 1859 cuando penetraron el cuartel de Coro. La noticia del triunfo de la toma de Coro se extendió rápidamente por toda la nación, provocando nuevos levantamientos, como el de Barinas ocurrido el 28 de febrero, el de Guanarito que sucedió el 22 de marzo y el de Maracaibo que fue el 19 de abril. Esto trajo como consecuencia que el gobierno central, presidido por Julián Castro, enviara 3.500 hombres para hacerle frente a la revolución. La primera batalla fue en El Palito -cerca de Pto. Cabello- el 23 de marzo. Allí, Zamora derrotó aproximadamente a 800 hombres del gobierno comandados por el Coronel José del Rosario Armas.

Más tarde, específicamente el 5 de abril de 1859, se produjo la batalla en las sabanas de Araure. En ésta lucharon seiscientos soldados de Zamora, logrando la victoria. Como resultado del triunfo, se adoptó el himno de la revolución cuyas primeras letras son: “Marchemos federales en recia multitud a romper las cadenas de vil esclavitud. ¡Oligarcas, temblad! ¡Viva la libertad!” Dando inicio a un nuevo tipo de guerra que no se conocía: la guerra de guerrillas, es decir, no atacar directamente un gran punto sino atacar puntos más pequeños

El 10 de diciembre de 1859, se desarrolla la batalla de Santa Inés, en la cual derrota al ejército centralista; siendo considerada esta acción como fundamental en el proceso de la Guerra Federal y testimonio de las excepcionales cualidades de Zamora como conductor de tropas. Después de Santa Inés, Zamora se dirige hacia el centro del país a través de Barinas y Portuguesa, pero antes de aproximarse a Caracas, resuelve tomar la ciudad de San Carlos. Durante las acciones preliminares para la toma de la plaza, recibe un balazo en la cabeza que le causó la muerte el 10 de enero de 1860. Su asesinato daba otro rumbo a la revolución, surgirían nuevas clases políticas representantes de viejos intereses, se postergaría la revolución siendo nuevamente traicionados los intereses populares. Tras la muerte de Zamora el mando federal fue asumido por Juan Crisóstomo Falcón.

Finalmente, en febrero de 1860 se produjo en enfrentamiento conocido como batalla de Coplé, resultando una victoria conservadora. Tras ésta derrota Falcón dividió a su ejército para ejecutar una guerra de guerrillas en las distintas partes del país, mientras él marchaba primero a Colombia y luego a otros países del Caribe, para conseguir apoyos y refuerzos. Sin embargo, éstas partidas guerrilleras no fueron efectivas.

En poco tiempo el ejército federal comienza a aumentar y a fortalecerse gracias a los refuerzos conseguidos por Falcón. Éste vuelve a ingresar en Venezuela en julio de 1861 desplegando una intensa actividad militar. En 1863 los conservadores se encontraban profundamente debilitados tanto por las acciones federales como por las deserciones producidas entre sus filas.

El 22 de mayo de 1863 se pone fin a la guerra con la firma del tratado de Coche entre José Antonio Páez, presidente de la República, y Juan Crisóstomo Falcón, líder de los federales; con un claro triunfo federal. En diciembre de ese mismo año, Falcón sería elegido presidente provisional de la República.

 

Fuentes: Varias.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve