Héctor Agüero

  • Foto: Archivo

    El yo no fui, enfermedad crónica de la derecha venezolana

    El yo no fui derechista, consiste en negar sistemáticamente las acciones que emprenden y realizan en el tablero político. En esta rama del quehacer nacional, la oposición al chavismo arrasa con todos los premios, por no asumir responsabilidades.

  • Foto: Archivo

    La GMVV asediada por la oligarquía

    Uno de los programas emblemáticos del chavismo ha sido la construcción masiva de viviendas populares dignas. En ellas hay una fuerte inversión material pero, también de sensibilidad social y voluntad política. Es la única planificación a gran escala realizada en el período republicano de nuestra historia.

  • Foto: Archivo

    La política fronteriza, un camino acertado

    Aunque históricamente los gobiernos de la oligarquía hicieron poco por redistribuir el caudal que nos legó la Naturaleza, los revolucionarios nos sentimos orgullosos tanto de la gesta independentista de nuestros Padres Libertadores en el siglo XIX, como del portentoso ejemplo que es hoy PetroCaribe, una obra en tiempos de revolución.

  • Foto: Archivo

    Dos millonarios aburridos

    Dos condiciones básicas para la asunción de un liderazgo son la credibilidad y el sentido de la oportunidad que algunos también llaman olfato político. Estas características están ausentes del señor Capriles y de la señora Machado quienes en los últimos años han demostrado de manera fehaciente que carecen de liderazgo.

  • Reformas y Reformistas

    Los avatares por los cuales atraviesa la nación helénica, consecuencia del saqueo de la UE al patrimonio de todos los griegos, deja en claro que las reformas o paños de agua caliente con que la derecha y sectores reformistas de las antiguas izquierdas pretenden disfrazar la insaciable apetencia de los acreedores imperiales y que por supuesto no bastan para saciar los buitres económicos.

  • Odian a Venezuela

    El resultado de quince años de desprestigio mediático en contra de la Revolución Bolivariana se palpa en la carga de odio y en los desplantes cada vez más descarados de personajillos de la vida pública latinoamericana y de la UE. Nadie, en la derecha, quiere perder sus sesenta segundos de gloria que le brindan a escala mundial los financistas de de la comunicación masiva, valga la redundancia, las grandes corporaciones que manipulan la economía del planeta.

  • El entrépito

    Hay personajes que son una fuente inagotable de picarescas y parecen salidos directamente del Lazarillo de Tormes, ese manual de las trácalas engendradas por España a lo largo de su existencia.

  • La Campaña para las Primarias

    Este martes 26 de mayo arrancó la campaña para las primarias del PSUV y del Polo Patriótico. Correspondió a los compañeros Nicolás Maduro y Jorge Rodríguez, líderes, trazar el plan de ruta para que esta tarea que nos involucra a todos llegue a buen puerto. El Partido Socialista Unido de Venezuela, PSUV, está abriendo las compuertas para que toda una nueva generación de venezolanos y venezolanas vengan a la conducción política de la Patria, expresó la máxima autoridad del PSUV.

  • Ahora le toca a Diosdado

    El imperio manifiesta su presencia en el dominio político, la imposición económica. El avasallamiento militar y la guerra psicológica. Este último renglón incluye campañas de desprestigio y acoso permanente a instituciones y personalidades que no coincidan con sus postulados. Los ataques a Venezuela se dan ya que poseemos la mayor reserva de petróleo del planeta y lideramos un proceso de cambio que a los ojos de la derecha mundial constituye un mal ejemplo para América Latina y para otras latitudes.

  • A ganar

    Los revolucionarios nos crecemos en las dificultades, en los obstáculos que el adversario erige a manera de muros en apariencia infranqueables pero que la tenacidad y el ingenio enyuntados hace posible vencerlos. Hoy la tarea fundamental a cumplir es lograr imponer una mayoría parlamentaria en las venideras elecciones que permita la continuidad del proyecto emprendido por el Comandante Chávez en diciembre de 1998 cuando fue electo por mayoría de votos.