Noticias / Opinión

20.Jun.2016 / 11:34 am / Haga un comentario

Foto: Misión Verdad

Foto: Misión Verdad

Al no conseguir su objetivo, y causando el sufrimiento continuado por el desabastecimiento programado que busca un estallido social, se han dedicado, ahora, a través de delincuentes y agitadores tarifados, a ejecutar acciones que promueven la violencia y el saqueo contra pequeños comercios y vehículos de transportes. Muchos de ellos, incluso, ni siquiera vinculados a la venta y distribución de alimentos.

Una vez más se han encontrado con una muralla de conciencia y convicción de paz, cementada en la indisoluble unidad Pueblo-Gobierno-Fuerza Armada.

En una breve remembranza queremos evocar las funestas declaraciones de la derecha una vez que asumiera la presidencia de la Asamblea Nacional, que según sus planes y vaticinio, tendríamos un nuevo gobierno para este mes que está por finalizar, una vez lograda la “renuncia” del Presidente.

Obviamente no lograron su cometido, y desde hace aproximadamente dos meses les dio por reconducir su estrategia en dos escenarios. El primero de ellos, apuntalado en el apoyo de algunos países y sobre todo del gobierno yanqui, buscaban sobre la base de la matriz de violación de los derechos humanos y de una supuesta crisis humanitaria provocada por el gobierno que se nos aplicara la Carta Democrática de la Organización de Estados Americanos (OEA).

No creo que sea necesario extendernos en ese asunto, pues es un hecho reciente cuyo desenlace fue un triunfo de la diplomacia bolivariana que supo imponerse en toda su racionalidad y coherencia. Un episodio, estamos seguros, marcará la historia por venir de esa caduca organización y de su lacayo de turno. Una victoria de nuestro país de la que todos los venezolanos y venezolanas debemos sentirnos orgullosos.

Lo decimos hasta el cansancio: cualquier escenario de confrontación que justifique una intervención extranjera no diferencia entre uno u otro sector político, de sus militantes o seguidores, al momento de arremeter militarmente contra Venezuela, dejando a su paso sólo muerte y desolación sin distinción alguna.

De esta victoria dentro del ámbito internacional, el mensaje no pudo ser más claro y contundente: los problemas políticos en Venezuela deben ser dirimidos sólo por los venezolanos sin la intervención de nadie.

Una derrota que tiene sus viudas más conspicuas en los EEUU, Almagro, Ramos Allup y todos lo que apostaron a esa opción como “la salida” planteada por la ultraderecha de nuestro país, lo que hubiera constituido una nueva afrenta contra la democracia en nuestro continente y contra un gobierno legítimo.

Se hace necesario, a propósito de esta victoria en política exterior, extender nuestra sincera felicitación por el desempeño impecable y extraordinario de nuestra canciller Delcy Rodríguez, encarnando el sentir de la gran mayoría de los compatriotas, cuando defendió la soberanía de la patria en una clara demostración de valor e hidalguía de la mujer venezolana.

El otro escenario al que está apostando la derecha y con el que de manera simultánea se vienen moviendo, es aparentar que ellos están respetando el marco constitucional, que están dispuestos a transitar el camino que nos señala la Constitución, y que han decidido iniciar los trámites para activar el referendo para revocar el mandato del Presidente. Una vez más queda al descubierto de que se trata, simplemente, de manipular y engañar nuevamente al país y en particular a sus propios seguidores, pretendiendo decir que están transitando ese camino mientras desconocen las normas y procedimientos establecidos por el CNE para su implementación.

Una evidente falta de voluntad política, pues no sólo empezaron tarde para que el mismo no tenga ninguna viabilidad de concluir este año 2016. Y sin que esto no fuera suficiente para evidenciar sus verdaderos planes: desde el primer paso de la recolección de firmas para su activación conocimos del fraude más descarado, en materia de usurpación, falsificación de firmas y datos de cientos de miles de personas, incluidos fallecidos, menores de edad y militantes de la Revolución.

Como decían en mi pueblo cuando alguien buscaba ganar a la fuerza alguno de los usuales juegos que entre muchachos se hacían, dentro de la inocencia e ingenuidad de aquellos tiempos, casi evocando un designio divino: “la tramposería sale”, y en esta ocasión no podía ser distinto. Más aún si estamos hablando de estos “señoritos” de la derecha venezolana. La trampa salió apenas iniciado el proceso y culminada la verificación por parte del CNE de las firmas y planillas entregadas.

Por cierto, el compañero Diosdado Cabello en su programa Con el Mazo Dando, hizo pública la denuncia de nuestra hermana y compañera María Eugenia (La Flaca): la inclusión de su padre en la lista de firmas entregadas por la MUD al ente comicial, a pesar de haber fallecido hace 26 años.

Ya hemos visto el creciente número de manifestaciones de desagravio de personas cuya identidad fue usurpada o la de sus familiares fallecidos. En los próximos días podremos conocer el número de compatriotas que finalmente terminarán retirando su firma porque fueron incluidos fraudulentamente.

Creo firmemente que hasta la más rancia oposición estaría de acuerdo con que el fraude, de llegar a activarse esa etapa, sería de proporciones descomunales.

¿Qué lectura final podemos hacer de esta actuación de la oposición? La derecha representada en la MUD, al no estar cohesionados en una posición única y seguir siendo todo un crisol, una amalgama que sólo la juntan los hilos invisibles de los intereses imperiales y los intereses económicos que cada uno de ellos representan, es lógico pensar que para Ramos Allup, principal promotor de “la ruta corta y la salida inmediata”, como parte de su empecinada obsesión por el poder que potencia su rancia y obstinada aspiración de ser Presidente de la República y liderar al sector fascista de la derecha, sin importarle en absoluto la convocatoria a referendo.

Sin que esto le suene extraño a nadie, si ellos mismos se hicieron trampa y son los responsables directos de cientos de miles de firmas chimbas, ahora que estamos dentro de la euforia de la Copa América, como se diría en el argot futbolístico, todo apunta a un autogol de la oposición.

Por: Miguel Leonardo Rodríguez

Misión Verdad

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve