Noticias

3.Mar.2016 / 12:06 pm / Haga un comentario

Foto: Archivo

Foto: Archivo

Este miércoles,  el diario The New York Times publicó un editorial titulado “La presión de sacar a Maduro”, en el que como en otras ocasiones, muestra una clara actitud injerencista contra Venezuela.  Abiertamente el diario gringo falsea, desde el primer párrafo, la realidad política que tiene lugar en el país sobre todo después del 6 de diciembre de 2015, fecha en que se celebraron las elecciones parlamentarias.

De acuerdo a la publicación, líderes de la derecha (luego de los resultados de aquellos comicios) “expresaron su esperanza de poder trabajar con el gobierno del presidente Nicolás Maduro para encontrar soluciones a los problemas económicos que agobian al país”, temeraria afirmación que contrasta con la manifiesta posición golpista que desde un primer momento evidenciaron en ese sector conocidos voceros entre quienes figuró y figura aún Henry Ramos Allup, hoy presidente de la Asamblea Nacional.

Anuncia, tendenciosamente, el desvanecimiento de un supuesto “espíritu conciliador” que evidentemente no ha sido sentido por el pueblo venezolano, para concluir en lo que sin duda es el centro de su objetivo “informativo”: “El Sr. Maduro debe ser sacado”, premisa que, para salvar su “apego a la objetividad” atribuye a “un acuerdo casi universal dentro de la oposición”.

Inmediatamente “revela” que están dadas las condiciones hacia “el camino para una confrontación”, avalando “el deseo de la oposición para deshacerse del Sr. Maduro”, cosa que a su juicio “es comprensible”, como “saludable” sería según el mismo editorial “restablecer los límites del mandato presidencial” a 4 años.

Como otros actores internacionales que se han orquestado contra la Revolución Bolivariana, lanza un manto de dudas sobre el Consejo Nacional Electoral, organismo que organizaría un hipotético referéndum revocatorio y que ha sido mundialmente reconocido por la pulcritud mostrada durante cada uno de los procesos en los que han participado por igual las fuerzas revolucionarias y las de la derecha.

El texto íntegro del cuestionado editorial es el siguiente:

La presión de sacar a Maduro

Después de que una coalición de partidos de oposición obtuvo el control de la Asamblea Nacional de Venezuela en diciembre, algunos de sus líderes expresaron su esperanza de poder trabajar con el gobierno del presidente Nicolás Maduro para encontrar soluciones a los problemas económicos que agobian al país. A casi dos meses desde que el nuevo Parlamento fue juramentado, ese espíritu conciliador se ha desvanecido. Ya hoy existe un acuerdo casi universal dentro de la oposición de que el Sr. Maduro debe ser sacado.

Esto ya ha preparado el camino para una confrontación que podría sumir al país en una crisis aún más profunda. La economía venezolana se contrajo 5,7 por ciento el año pasado y la inflación llegó a un asombroso 181 por ciento. La escasez de alimentos y artículos de primera necesidad ha empeorado, al igual que la delincuencia rampante.

El deseo de la oposición para deshacerse del Sr. Maduro es comprensible. Ha bloqueado arbitrariamente a sus oponentes políticos, creado teorías de conspiración ridículas para explicar los fracasos de su gobierno, y ha hecho un duro panorama económico aún más sombrío buscándole pelea a sus vecinos y fracasando en frenar la hiperinflación.

Pero no hay una manera legal fácil de acortar el mandato del Sr. Maduro que finaliza en 2019. Todas las alternativas que los líderes de la oposición están contemplando están cargadas de riesgos y obstáculos.

El presidente del Parlamento, Henry Ramos Allup, favorece una enmienda a la Constitución para reducir el mandato presidencial de seis a cuatro años. No hay duda que sería saludable restablecer los límites del mandato presidencial, abolidos por el predecesor de Maduro, Hugo Chávez. Sin embargo, sería difícil justificar dicho cambio ya que el Sr. Maduro fue elegido para un mandato de seis años.

Henrique Capriles, ex candidato presidencial, propone la celebración de un referéndum que daría a los votantes la opción de convocar a elecciones presidenciales anticipadas. Para lograr esto, la oposición tendría que recoger cuatro millones de firmas en un corto período de tiempo. El proceso tendría que ser organizado por el Consejo Nacional Electoral, que está dirigido por funcionarios del partido del Sr. Maduro. En un aparente intento de hacer fracasar los esfuerzos de Capriles, el gobierno anunció el lunes que estaba bajo investigación por sospecha de mala gestión financiera en el estado de Miranda, donde se desempeña como gobernador.

Mientras tanto, María Corina Machado, otra líder de la oposición, ha argumentado que la presión popular podría persuadir al Sr. Maduro a renunciar. Sin embargo, parece poco probable que el Sr. Maduro ceda a las protestas callejeras.

Algunos líderes de la oposición han dicho que anunciarán una estrategia detallada el jueves, y que incluso podrían tratar de perseguir dos o los tres enfoques simultáneamente. Existe una pequeña posibilidad de que esta confrontación pueda evitarse si las organizaciones multilaterales, como la Unión de Naciones Suramericanas, trabajaran para lograr un acuerdo entre el gobierno y la oposición.

El Sr. Maduro debe darse cuenta de que sus opciones van a empeorar si no comienza a trabajar con el Parlamento. Los venezolanos están cada vez más desesperados, y a él es a quien principalmente culpan, con buena razón.

Versión en inglés: http://www.nytimes.com/2016/03/03/opinion/the-push-to-oust-maduro.html?_r=1

Hoy Venezuela

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve