Noticias / Opinión / Roberto Malaver

25.Sep.2017 / 06:59 am / Haga un comentario

TrumpAplaude

Después de una semana, de que el presidente de la oposición, Donald Trump, pronunciara su discurso en la ONU, todavía la gente de la Mud anda de fiesta

“Son cuatro países los que Trump quiere echarse al buche: Venezuela, Irán, Corea y Cuba” Así comentaba el derrotado candidato a la gobernación de Lara, Luis Florido, ante sus colegas Ramos Allup, Ismael García, Edgar Zambrano, Julio Borges, y el coleado Andrés Velásquez, candidato a la gobernación de Bolívar, quien por eso, por ser candidato a la gobernación, se reía con ironía de lo que decía Florido.

Estaban reunidos en la tasca Puerto de Palos, donde siempre hay un Colón, y ya Primero Justicia había aceptado asistir así estuviera allí Ismael García, quien -según ellos.-les había robado la candidatura a la gobernación de Aragua.

El teléfono celular de Ramos Allup repicó con el sonido del himno de AD: “Adelante a luchar milicianos…” y mientras repicaba, Allup no lo atendía, porque estaba esperando que sonara el himno completo, fue Florido quien le dijo: “Atiende esa vaina, que ese himno está rayao”. El hombre atendió y después dijo: “Todos a la quinta Caviar. A escuchar y ver el discurso de Trump, que nos tiene muy acalorados todavía. Parece que Freddy Guevara lo envió desde Mozambique subtitulado”.

Romualdo Salazar, el jefe de los mesoneros de la tasca, vio que los miembros caídos de la aposición se estaban parando, y se acercó: “Aquí está la cuenta”– dijo. “Anótasela a la gobernación de Aragua”– le dijo Ismael García. “Tranquilo, que yo pago en dólares, porque me sobraron unos del viaje a Washington” Le dio unos dólares a Romualdo, y le dijo que se quedara con la propina, y salieron rumbo a la quinta Caviar.

Allí, en la quinta Caviar, estaban todos los diputados de la Mud sentados en el gran salón Pedro Carmona Estanga frente a una pantalla gigante y con la imagen suspendida de Donald Trump en la pantalla. Tomaron asiento los diputados y comenzaron a leer en la pantalla el discurso de Trump.

Cuando Trump amenazó a Venezuela, todos los miembros caídos de la oposición se pusieron de pie, y aplaudieron, en ese momento, el operador de la pantalla detuvo el discurso de Trump, y esperó que se terminaran los aplausos para continuar. Al rato, veinte minutos después, cuando terminaron los aplausos, continúo el discurso. Amenazó Trump a Nicolás Maduro, y aquello se vino abajo en aplausos y gritos y gestos con los brazos levantados, y gritos de “cómete esa. Púyalo, carajo. Así se le habla al dictador”. El operador detuvo la imagen mientras terminaba el alboroto de la oposición, y media hora después, volvió a darle play.

Una vez terminado el discurso del presidente de la oposición, Donald Trump, los miembros caídos de la Mud terminaron agotados. “Estoy ronco de tanto gritar de la emoción”. Dijo García. “Y a mí las manos me arden de tanto aplaudir”– dijo Ramos Allup.

Se saludaban y abrazaban. Levantaban los brazos. Gritaban. “Gloria al bravo Trump”. Y en eso se acercaron Marcelo Lárez y Martín Granier, los dos mesoneros de la quinta Caviar, y comenzaron a servir tragos y pasapalos. “Esto tiene que saberlo, Trump”– dijo Florido. Y el mesonero que lo estaba atendiendo le pregunto: “¿Qué? Que le estoy sirviendo un whisky?” Florido lo vio con rabia y se apartó, y terminó de decirle a Borges: “Esto tiene que saberlo Trump. Yo filmé un video mientras lo veíamos y aplaudiamos, y mañana mismo voy a Washington y se lo hago llegar”.

Los dos mesoneros, Marcelo y Martín, una vez que los miembros de la oposición limpiaron las bandejas, se fueron a la cocina y Martín dijo: “Carajo, con una oposición así no se va para ninguna parte”. Y Marcelo le contestó: “Si, se va para Washington”.

@robertomalaver

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve