Noticias

17.Jul.2015 / 11:01 am / Haga un comentario

“Hoy es muy difícil saber dónde está la izquierda y dónde está la derecha, pero sí, me considero siempre inclinado al socialismo, pero nunca he estado afiliado a ningún partido político”, expresó en 2013, cuando cumplía 81 años de edad, el dibujante argentino Joaquín Salvador Lavado, conocido mundialmente como Quino.

 El humorista gráfico, pensador y creador de historietas, asegura que ya no puede dibujar por cuestiones de la vista, aunque hay temas políticos que disfruta y lo llaman a hacerlo como la migración, el calentamiento climático y el espionaje global.

 Creador de la mundialmente famosa niña rebelde “Mafalda”, considera que hoy día son pocos los jóvenes dibujantes que publican en papel y que crean mundos, sin plasmar la realidad que los rodea.

 “Veo que los jóvenes que publican en medios periodísticos impresos sobre papel, veo hay menos que en otras épocas; sé que los jóvenes tienen sus sitios y sus blogs, publican y difunden por internet lo cual me parece maravilloso, ¡dificultad la que uno ha tenido para difundir sus dibujos!”, recordó sobre su experiencia.

Aunque le agrada saber que las nuevas generaciones tengan el Internet para difundir su trabajo, reclamó que pareciera que a éstos no les interese hablar tanto de los problemas sociales y políticos del mundo.

 A más de 50 años del último trazo de Mafalda, Quino opina que “los problemas del mundo lamentablemente no han variado mucho”, lo que ha hecho a su personaje de melena esponjada tan vigente como el primer día que la trazó en la década de 1960 del siglo pasado.

Breve biografía:

 Joaquín Salvador Lavado Tejón, conocido internacionalmente como Quino, nació en Mendoza (Argentina) en 1932. Hijo de inmigrantes españoles, la pérdida de sus padres durante su infancia hizo de él un niño solitario y taciturno, aislamiento que favoreció su dedicación al dibujo desde pequeño, guiado por su tío Joaquín Tejón, dibujante profesional.

 Estudió en la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Cuyo y, a los dieciocho años, se marchó a Buenos Aires a probar suerte con sus dibujos. Este primer viaje resultó infructuoso, por lo que, al concluir el servicio militar, volvió a intentarlo, aunque esta segunda vez lo hizo como dibujante publicitario y como tal trabajó varios años hasta que en 1962 el semanario Primera Plana aceptó publicar “Mafalda” como tira fija.

 En 1972, a diez años del nacimiento del personaje, decidió no volver a dibujarlo, pues hasta entonces había vivido presionado por el ritmo que le imponían las tiras diarias.

 Humor crítico y progresista

 Desde que dejó de dibujar a Mafalda, Quino se entregó a un humor más ácido y crítico, destinado en mayor medida a un público adulto y que ha ido recopilando en su colección de libros de humor.

En marzo de 2014, cuando recibía un homenaje en Francia por los 50 años de la niña rebelde, Quino demostró su visión de izquierda al evitar ser emboscado por sectores de la derecha, que quisieron involucrarlo en una campaña contra el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela.

De acuerdo a la reseña del acontecimiento de agencias y publicada por Aporrea.org, cuando Quino entró y se sentó en el escenario todo fue confusión, aturdimiento y gritos, como si hubiera aparecido una estrella de rock. En medio de la confusión, alguien le dio a Quino una cartulina doblada que él colocó sobre las piernas y abrió para ver de qué decía. “SOS para Venezuela”, leyó.

 Como si hubiera sido una situación muy esperada, los fotógrafos comenzaron a disparar sus flashes. Hubo gritos de apoyo y de repudio. Quino dobló el cartel y comenzó la entrevista.

 Al finalizar, cuando el público tomó la palabra, una mujer comenzó a increparlo: “Yo soy una de los tantos venezolanos que viven fuera de su país”, le dijo. “¿Qué opina usted, que es un gran artista, de la situación de Venezuela, de la masacre que el gobierno está llevando a cabo con los estudiantes?”. Era la época de la violencia planificada por la derecha con las guarimbas en algunas ciudades venezolanas y las mentiras difundidas por una campaña sincronizada de la derecha mdiática.

 Quino contestó: “Sólo puedo decir que quisiera que en Venezuela hubiera paz. Pero no voy a opinar nada más, porque Venezuela tiene una situación complicada de la que prefiero no hablar”.

“Lo único que puedo decir es que siempre apoyé y sigo apoyando la Revolución Cubana”, agregó. La mujer se retiró sin lograr su evidente objetivo y el operativo anti-Chávez y anti-Maduro fracasó.

 VTV

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve