Noticias

7.Oct.2016 / 09:56 am / Haga un comentario

Foto: Misión Verdad

Foto: Misión Verdad

La MUD ha hecho de sus recientes convocatorias para movilizarse en contra del chavismo un atrás para adelante, un bochornoso tránsito de pesares y malestares que permanentemente golpean el ánimo de sus seguidores.

La política es una relación costo-beneficio y mucho importan las expectativas creadas, infladas o fabricadas con respecto a los resultados. La MUD ha asumido grandes costos en lo discursivo que luego no se traducen en beneficio alguno, por el mismo hecho de pensar la coyuntura emocionalmente y no en los resultados prácticos de los objetivos planificados.

En Venezuela la política se decide en la calle y con la gente. Y asumir grandes costos en ese candelero puede abultar enormemente la factura a pagar.

Imaginemos por un momento que no hablamos de la MUD o del conflicto político venezolano, sino de algo tan rutinario y elemental como cuadrarse a una jeva(o). Ahí también se hace política. Se expresa la misma relación costo-beneficio.

Si usted le promete casa, carro, perro, gato, viajes a Miami o París, y no lo concreta, porque no midió bien el bono que le dieron en el trabajo o se gastó los churupos bebiendo con los(as) amigos(as), o simplemente estaba hablando por hablar, lo más seguro es que sucedan dos cosas: o la jeva(o) lo deja o cada vez que siga prometiendo lo mirarán con cara de arrechera.

Si no lo dejan, usted es su mejor “peor es nada” que pudo conseguir.

La relación entre la dirigencia antichavista y sus seguidores se da en el mismo marco: es lo que hay. Y la casa con carro, perro y gato nada que llegan. Mientras más cambien las señas, más desconfianza y falta de ánimo generarán. Si el costo supera los beneficios no se cumplen los objetivos.

Convocatorias, desconvocatorias, planes incoherentes y cambios de seña

Luego de la movilización del primero de septiembre, la dirigencia antichavista (con Chúo Torrealba en el micrófono) presentó una hoja de ruta para mantener los ánimos de movilización en la calle y exigirle al CNE que diera la fecha de recolección del 20% que había publicado días antes.

Según la planificación el 7 de septiembre se tomarían todos los CNE estadales durante 12 horas y el 14 septiembre se protestaría a nivel nacional por 24 horas, en una escalada de protestas que terminaría por presionar al CNE a tomar decisiones ilegales a su favor, como la realización del revocatorio en 2016.

Chúo recalcó el mismo primero de septiembre: “Cuando se apruebe el 20%, al día siguiente, no la toma de Caracas, la toma de Venezuela, 24 horas seguidas convocando ya, exigiendo ya el referendo revocatorio”.

Y siguió prometiendo Torrealba: “El 14 nos movilizamos para activar ese 20%. Pero si no es así, ese 14 nos movilizamos en protesta activa nacional en toda Venezuela”.

El 7 la convocatoria no cumplió los objetivos esperados, tal cual fue reseñado en su momento por Misión Verdad. Pero el 14 de septiembre, que se había prometido como el momento clímax de la escalada de protestas, fue desconvocada y nuevamente convocada para el 16 de septiembre de un momento a otro.

Ese día movieron menos gente que el 7 y tampoco duró 24 horas como habían prometido, consecuencia de confundir a sus seguidores con respecto a lo planificado el primero de septiembre.

Chúo en su atrás para adelante dijo: “Que sepan las rectoras del CNE que cuando revelen esa información (las condiciones de recolección del 20%), el pueblo estará en la calle para dar la respuesta que amerite”.

El CNE ya decidió sobre las condiciones del 20% y definió una posible fecha para declarar la procedencia a finales del mes de noviembre, lo que coloca el revocatorio para el primer trismestre de 2017 en caso de que la MUD logre cumplir con los requisitos estipulados por la ley.

Este tejemaneje de desconvocar, volver a convocar y desplazar fechas de movilizaciones condenó su mes de septiembre a consolidar pocos saldos políticos y organizativos.

Para la base escuálida fue ver a sus dirigentes actuar desorganizada e incoherentemente en un momento decisivo. Siguen prometiendo casa, perro, gato y cenar con los suegros.

Lo volvieron a hacer

Pero octubre parece no ser la excepción. Luego de su acto más unitario en Parque Miranda el 26 de septiembre, donde la mayoría de las voces disidentes dentro de la MUD (María Corina Machado y más de 10 organizaciones políticas de mediano tamaño que estaban en contra de ir a la recolección de firmas), hicieron presencia junto al denominado G-4 (VP, PJ, AD y UNT), convocaron a la Toma de Venezuela el 12 de Octubre.

Según resalta el portal La Patilla, esta sí es “la verdera” toma, es decir, más vergataria y apoteósica que la del primero de septiembre. Después de un mes signado por la desorganización, una convocatoria de este tipo sin lugar a dudas buscaba levantar los alicaídos ánimos de la base antichavista. El portal en cuestión tituló: “Unidad convoca a mega protesta el 12 de octubre para exigir revocatorio en 2016”.

Pero es mentira que la casa esté a punto de comprarse y que venga con perro y gato incluidos.

La MUD (otra vez Chúo al micrófono) volvió a desconvocar la más atrinca de sus manifestaciones de septiembre para acá y convocó a un aburrido y desgastante”ensayo general” para prepararse a recolectar el 20% de las firmas en 1.356 puntos en todo el territorio nacional. Pasaron de una “mega protesta” a convocar a sus seguidores a que jueguen a firmar. ¿No íbamos a tumbar el gobierno, pues? ¿No iba a ser más grande que la del primero de septiembre?

La MUD, como dijo Lilian Tintori, no habla claro.

Como si el revocatorio fuera una obra de teatro o como si su gente después de tanto desastre septembrino, anduviera pendiente de ir a simular que firma cuando puede hacerlo de verdad del 26 al 28 de octubre, con todas las garantías de transparencia y fiabilidad que otorga el CNE.

No es casualidad. Los mismos que han demostrado ser una oposición desorganizada e incoherente con sus planes y seguidores, son los que afirman con cara de yo no fui que el CNE y el gobierno conspiran para que no se haga el revocatorio este año, cuando ese hecho es producto de su marca registrada.

Aprovechen este ejercicio de memoria reciente como moraleja: pensar dos veces antes de hablar, no tomar decisiones por la emocionalidad de estar pegado a un micrófono, buscar cumplir lo que se promete y no ahuyentar a sus seguidores fabricándole expectativas que no se cumplirán.

El mundo ni la política se acaban en 2016. Mala de ustedes plantearlo así. Pudieron calmarse, relajarse, poner su gestión parlamentaria al servicio del país y esperar su turno al bate en los años por venir, conservando los mejores cartuchos. Pero qué va: orinaron encima de la pólvora.

Misión Verdad

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve