Memorias / Noticias

23.May.2015 / 10:23 am / Haga un comentario

Foto: Archivo

Uno de los hechos más contundentes en la historia venezolana y de la provincia de Mérida en particular, lo constituye sin lugar a dudas, la entrada triunfal de Bolívar a la Villa de San Buenaventura de Ejido y a la ciudad de los Caballeros de Mérida el 23 de mayo 1813, en pleno fragor de la Campaña Admirable, como ha sido calificada la heroica lucha emprendida por los patriotas. El brigadier Simón Bolívar llega a Mérida,en donde es aclamado como Libertador, tras liderar los caminos y victorias para desalojar a los representantes de la corona española de nuestro territorio, y así lograr la definitiva independencia política a los pueblos sometidos bajo su yugo y abrir el camino para la fundación de la Segunda República.

Eran las 9 de la mañana cuando las cornetas y tambores de la Banda Militar sonaron en su recorrido hacia la Plaza Mayor de la Villa de Ejido. Entraron por la calle que hoy se conoce como Calle Justo Briceño. En esta Plaza lo reciben la heroína ejidense Isabel Briceño de Fornéz y distinguidas personalidades como: el Dr. Cristóbal Hurtado Mendoza, prócer civil (Primer Presidente de Venezuela, también de amplia figuración en la Provincia de Mérida), el Padre Ovalles (célebre Cura de El Morro), Don Eugenio Briceño (padre del futuro General Justo Briceño Otálora) y el Capitán Vicente Campo Elías, español que abrazó la causa de los patriotas, incorporándose al Ejército de Bolívar, hasta ofrendar su vida en el campo histórico de San Mateo, en 1814.

El valeroso Ejército entraba a la Ciudad de Mérida, la muchedumbre lo aplaude y proclama a Bolívar llamándole LIBERTADOR, título que por primera vez escuchara y que posteriormente fuese ratificado en el Templo de San Francisco de Caracas; la bandera tricolor de Miranda y la del Congreso de la Unión Granadina, en manos de la Caballería, afirmaban la lucha contra la opresión extranjera y la usurpación de la Primera República.

Bolívar hace acto de presencia en el recinto de la Casa Consistorial (situada en el mismo lugar que hoy sirve de sede al Ilustre Concejo Municipal de Libertador); es recibido en Asamblea Pública por los patricios, togados y sacerdotes y todo el pueblo agolpado frente a la Casa Consistorial lo aclama: “Permitidme señores, les dice Simón Bolívar, expresaros los sentimientos de júbilo que experimenta mi corazón al verme rodeado de tan esclarecidos y virtuosos ciudadanos, los que formáis la representación popular de esta patriótica ciudad, que por sus propios esfuerzos ha tenido la dicha de arrojar de su seno a los tiranos que los oprimían”.

El Concejo de esta ciudad merideña, presidido por don Luis María Rivas, le saluda en sesión especial con estas palabras: ¡Gloria al Ejército Libertador y gloria a Venezuela!.

Con ese título se reconocía su triunfo en la Campaña Admirable, culminada el 6 de agosto cuando Bolívar llega a Caracas.

RNV

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve