Noticias

13.Mar.2015 / 07:10 pm / Haga un comentario

¡Chávez fue un ángel que vino, nos despertó y siguió su camino!. ¡Esa era su misión!. ¡Fue como un enviado de la providencia para la transformación política de estos pueblos!

Como siembra entendemos el proceso de esparcir, diseminar, propagar, predicar, cultivar y extenderse al máximo hasta alcanzar el objetivo de la germinación, que en el caso del Comandante Supremo de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez, es visto y sentido como transformación profunda de las bases sobre la que se edificó el proceso político, social, económico, cultural y espiritual de la República, desde su llegada al poder.

También se entiende como derramar, dispersar, repartir, difundir, divulgar y arrojar el pensamiento del más grande pensador anti imperialista de la América toda, Simón Bolívar, a quien supo interpretar, comprender y dar a conocer en su amplitud al plantear la unidad continental, como la divisa más preciada de su acción precursora de la libertad y autodeterminación de los pueblos.

A dos años de la siembra del Comandante Eterno, Hugo Chávez, su herencia se ha plantado, cultivado y germinado en el corazón y pensamiento del pueblo, a tal punto que ya hoy es imposible ignorar el renacimiento del ideario integracionista, inclusivo, unitario, democrático, pacífico y humanista como necesidad cotidiana de las mujeres y los hombres que poblamos este territorio llamado Venezuela.

Conciencia y Proyecto

Para la diputada y destacada historiadora Carmen Bohórquez, el legado del Comandante Supremo, Hugo Chávez es sólo comparable con que nos dejaron los grandes hombres que pelearon e hicieron realidad la Independencia, como Francisco de Miranda y sobre todo El Libertador, Simón Bolívar.

El comandante Chávez tuvo una virtud ¡poder mirar en siglos y mirar en continentes!, pontificó Bohórquez, como parte de su semilla nos dejó una comprensión total del problema histórico que aún está vigente en Venezuela y en toda la América, como es la relación de dependencia, de subordinación y su relación de un estatus que aún se puede calificar de colonialismo ante otros imperios.

Nos hizo comprender que la única manera que nosotros teníamos de poder completar ese proceso de independencia iniciada hace 200 años y poder profundizar en el ejercicio de la soberanía, era primero, adquiriendo conciencia de que ese proceso había sido interrumpido y que seguíamos sometidos a intereses ajenos.

En su opinión su mejor aporte a la historia fue el habernos permitido tomar conciencia de estos hechos y de plasmarlos como proyecto real de superación de esas deficiencias, las cuales plasmó en el Libro Azul, en la Alternativa Bolivariana y en los sucesivos proyectos de nación que a lo largo de sus 15 años de Gobierno fue concibiendo y desarrollando, hasta llegar al Plan de la Patria.

Estos dos elementos, la conciencia y un plan de rompimiento de esas estructuras de dependencia, es como Venezuela podría ser la que soñó Miranda, y la que soñó Bolívar. Para la parlamentaria, en estos momentos de asedio estadounidense contra el Proceso Bolivariano, “se hace necesario profundizar ese camino de la liberación plena del pueblo, y sobre todo en el camino de las conquistas que el pueblo está teniendo y que tiene que seguir teniendo, para que sea el pueblo el que realmente gobierne en este país”.

Conexión espiritual

El Comandante Chávez fue sembrado en el corazón del pueblo de Venezuela porque tuvo la capacidad, la conexión espiritual, la magia, la sabiduría, la responsabilidad y el compromiso de quedarse en nuestros corazones producto de las propuestas y las iniciativas que construyó para la felicidad del pueblo de Venezuela.

Para la diputada Gladys Requena, Chávez sembró en nosotros la sensibilidad social, “esa manera de ver el mundo, de relacionarse con los y las demás, esa manera de vivir en sociedad, de una manera de ver nuestro entorno, de comprometernos con la causa de los pobres, la causa de los más débiles”.

Cuando se le pide una frase que pueda resumir el espíritu humanista de Hugo Chávez dice: nos enseñó a vernos como pueblo, al lado de otros pueblos e inmersos en nuestro propio pueblo.

Nos sembró la espiritualidad del ser humano, esa razón casi mística de ver la vida, esa capacidad de entrega a favor del pueblo, de los más débiles, esa capacidad de vivir el dolor ajeno, esa capacidad de abrir su corazón para servir a los pueblos, las nuevas filosofías del servicio público y la nueva ética del servidor y la servidora pública.

Para ella, luchadora por los derechos de la mujer y la igualdad de género, uno de los mayores aportes del Comandante de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez fue el socialismo feminista, “esa manera de verse hombres y mujeres en la Revolución Bolivariana, ese sentir que sin la participación de la mujer no hay socialismo y que el socialismo es inherente a la igualdad de derechos, condiciones y oportunidades”.

Nos despertó y siguió

Como el buen sembrador de la parábola del Evangelio el Comandante Hugo Chávez dejó la semilla de la Revolución, para cambiar paradigmas y lograr un cambio profundo en la mentalidad y el espíritu de los venezolanos y las venezolanas, su mayor aporte es su pensamiento anti imperialista e integracionista que viene de la doctrina de Simón Bolívar.

Así describe el diputado Cristóbal Jiménez a quien fuera su amigo y compañero de ruta Hugo Chávez, “él tuvo una visión profética del Libertador, la desarrolla, la toma, la lleva a la práctica y logra otro propósito del Libertador que fue la de oponer un grupo de países al imperio”.

Comenta que por esa visión integracionista crea la Alba, la Celac, Unasur e incorpora a Venezuela al Mercosur, logra crear Petrocaribe. “Pienso que Chávez despertó al pueblo venezolano, que como un Lázaro necesitaba la voz de un maestro que los despertara. ¡Chávez fue un ángel que vino, nos despertó y siguió su camino!. ¡Esa era su misión, fue como un enviado de la providencia para la transformación política de estos pueblos!.

Maneja la tesis de que Chávez encontró en la canción llanera inspiración, estímulo y temas para su proyecto político, a Chávez hay que analizarlo en tres vertientes, dice Jiménez, primero como amante y promotor de la música llanera, cuando era un cadete de la Academia Militar, en los años 70, él era animador y era gran amante de la música llanera.

La segunda vertiente es Chávez como investigador, sistematizador de los temas del llano, como el latifundio, las miserias del campesinado, la explotación y hasta el anti imperialismo. “Eso estaba en la canción llanera, pero hacía falta un hombre con la formación humanista y la sensibilidad para tomar esa temática, para darle forma y direccionalidad, y lo ingresa a su proyecto político”.

Y por último, pasa de ser admirador a investigador de la música llanera, para convertirse en protagonista de las letras, “ahora es cantado por los juglares de la sabana, pasa de ser informante, a investigador, de allí a referente y a luego ser cantado, “Chávez ahora es un referente, como la libertad, es Hugo Chávez El Libertador del siglo XXI”.

 

Prensa AN

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve