Noticias

21.Dic.2014 / 09:19 am / 1 Comentario

Foto: Archivo

El valor histórico que adquiere el rescate del buque Pilín León -heroicamente rebautizado como Negra Matea- de las garras del sabotaje petrolero, se engrandece este domingo cuando se cumplen 12 años de la proeza encabezada por el capitán de altura Carlos López Peña, quien revivió para la Agencia Venezolana de Noticias (AVN) una experiencia que muchos, aún hoy, están empeñados en borrar.

Tras permanecer 16 días fondeado en el Lago de Maracaibo, el entonces Pilín León fue movilizado por una tripulación de 14 personas, dirigidas por el capitán López Peña, un hecho que le dio la estocada final al sabotaje de la derecha y dio inicio a una nueva era de soberanía petrolera liderada por el comandante Hugo Chávez.

Fue el 5 de diciembre de 2002 cuando el capitán de altura Daniel Alfaro Faundes, al mando de la tripulación asignada al buque, cargado con 44.000 litros de gasolina y gasoil, fondeó la nave en la bahía del Lago de Maracaibo, impidiendo que el combustible llegara a los puertos venezolanos, acción que buscaba un estallido social, objetivo del entonces presidente de Fedecámaras, Carlos Fernández, y el presidente de la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV), Carlos Ortega, responsables de convocar el paro petrolero que dejó pérdidas multimillonarias al país.

La toma del Pilín León fue transformada por los medios como la bandera de la desobediencia del sector petrolero nacional. López recordó que en 2002, la embarcación “fue como un icono de ese sabotaje y fue como una Plaza Altamira, pero en el mar”, en alusión al epicentro de la derecha en Caracas, donde las cúpulas empresariales de la época anunciaban las acciones que atentaron contra la soberanía nacional.

“Tuvimos que embarcarnos con medida de fuerza, acompañados por militares de la Guardia Costera de Maracaibo -un general y ocho soldados-. En el Pilín León se veía a leguas que paz no había. Una vez que entramos al barco, nosotros (la tripulación) fuimos declarados personas inhabilitadas para navegar por el propio capitán del buque y una comisión de notarios y ayudantes”, expresó López, recordando la mañana del 21 de diciembre de 2002.

Una vez en la embarcación “ya sabíamos que estábamos peleando contra el monstruo que habían creado los medios de comunicación”, encargados de generar zozobra, induciendo a los venezolanos a pensar que el buque se acercaría al puente sobre el Lago de Maracaibo para afectar la estructura, señaló López.

Cercano a las 4:30 de la tarde, el Pilín León daba una vuelta preventiva antes de cruzar el puente, como lo había hecho en numerosas oportunidades, sólo que esta vez la imagen dio al vuelta al mundo, como símbolo de victoria del pueblo trabajador y soberano.

Lo que no decían las imágenes es que la vuelta en el Lago de Maracaibo fue necesario debido a un desperfecto que se detectó al momento de acelerar, “ciertas válvulas estaban trampeadas”, detalló el capitán, rememorando con emoción que en el momento en que la nave atravesó la imponente estructura “el presidente Chávez, en tierra, dijo ‘goooool'”.

Murió el paro petrolero

Durante toda la hazaña de rescate, el entonces presidente Hugo Chávez se encontraba en tierra al pendiente del proceso. “A él le agradecemos haber puesto la Guardia Costera y la Armada Bolivariana al servicio del pueblo desde ese momento y para siempre”, comentó López.

Aunque han transcurrido 12 años de ese momento, detalló que una vez atracado el buque, el comandante Chávez junto a miembros de su gabinete arribaron para felicitarlos. “El comandante tenía muchos problemas por resolver dada la situación del país, pero ese momento fue de algarabía, estábamos todos contentos por lo logrado. Él, en su discurso, prácticamente estaba perdonando las acciones de quienes le habían hecho toda esa maldad al país”.

López indicó que fue en ese momento cuando el presidente Chávez le dio la verdadera significancia histórica a lo que acababa de ocurrir en las aguas marabinas.

“Él ya sabía que este había sido el fin del sabotaje petrolero. Ahí murió lo que fue el paro y comenzó una nueva era petrolera y los venezolanos comenzaron a ver esa concentración de mentiras mediáticas que existía. Esto fue inolvidable para nosotros y a partir de ahí ha cambiado notablemente la marina mercante y la marina petrolera”, reflexionó López.

Explicó que el combustible que transportaba el buque estaba destinado a abastecer la planta eléctrica de la capital zuliana, que en tres días se quedaría sin recursos para continuar con la generación de energía, uno de los propósitos de quienes mantenían el Pilín León fondeado.

“Esperaban que se apagaran las luces de Maracaibo para que el pueblo saliera a asaltar todos los abastos, pero resulta que como siempre les salió el tiro por la culata, la gente salió, pero a organizarse para sobre llevar la situación hasta que venciera la verdad y la conciencia”.

López aprovechó el momento de remembranza para reflexionar sobre los hechos: “Pasan los años, estamos a 12 años de ese nefasto chantaje, ya uno puede organizar las ideas y aún hoy me siento agradecido con Dios y al comandante Chávez por darme esa misión”.

“El comandante Chávez nos nombró héroes y yo en ese momento no había asimilado tal honor, pero después de su siembra me siento, de forma humilde, un héroe”, dijo.

López, manifestó que, definitivamente, el 21 de diciembre de 2002, “el Negra Matea borró esa película de terror que vivimos los venezolanos”.

PDV Marina fortalecida

El Negra Matea también trazó las sendas de una PDV Marina fortalecida. “Se aumentó el número de buques de la flota petrolera nacional”, apuntó el capitán López, quien continúa prestando sus servicios a la patria.

En 2002 el país contaba con 12 buques, en los años posteriores se han sumado 12 embarcaciones más y otras se encuentran en construcción gracias a convenios con países como China, Irán y Brasil.

“En la actualidad hay 42 buques que conforman la primera flota de PDV Marina, para surtir los productos petroleros que exporta Venezuela”, resaltó López.

AVN

 

Comentarios

23.Dic.2014 08:51 pm
Stella Zambrano (Bolivar) dijo:

La grandeza de rememorar hechos históricos de nuestra revolución, es el darse cuenta que este parto ha sido difícil, pero no por ello el pueblo venezolano ha dejado de querer parir una nueva Patria. El corazón no deja de exaltarse y palpitar aceleradamente al recordar cada victoria lograda en batalla. ¡Qué bendición haber nacido en esta Patria!

¡Que viva la Grandeza de los Hijos de Bolívar, de los Hijos de Chávez, de la Patria cuna de Luz y Libertad!!!

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve