Noticias / Opinión / Roberto Malaver

25.Jul.2016 / 09:20 am / Haga un comentario

Foto: Archivo

Foto: Archivo

Aquella tarde de julio de 2016, Henry Ramos Allup, montado sobre la tarima de la Feria del Insulto, estaba tan feliz porque había logrado, a punto de insultos, que el país se olvidara de los seis meses de vida política que le había dado al Presidente Maduro: “No hay nada como un buen insulto para crear una cortina de humo” pensó el hombre mientras se buscaba el motor arrechísimo en la tarima.

Después de ver los datos de una empresa investigadora del marketing político que les había recomendado un asistente de Obama, la oposición supo que no es necesario dárselas de Sócrates para mantenerse vivo en las masas. Con uno o más insultos, es suficiente para que lo recuerden siempre. “El insulto vende y vende muy bien”. Esas fueron las conclusiones de la empresa.

Por eso, ya la oposición había montado una tarima para dar comienzo al programa por internet La Feria del Insulto, y Ramos Allup era el moderador: “Buenas tardes compañeros, estamos aquí para iniciar La Feeeeeeria del Insuuuuuuuuulto. Para pasar a la historia no hay nada mejor que un insulto, les pongo un ejemplo, ¿cómo recuerdan ustedes a Piñerúa Ordaz? Lo recuerdan porque llamó barragana a una gran amiga mía, que mejor no la nombro para no entrar en  detalles. En fin, que gracias a un insulto te pueden recordar. Rómulo Betancourt también era muy bueno en eso, llamó cabezas e ñema una vez a los estudiantes, y a los delincuentes les decía que formaban parte del hamponato, y eso es muy bueno”

Hay aplausos de la gente que está en vivo en la sede de La Mud, y Ramos Allup aprovecha para dirigirse hasta un nuevo espacio donde está un micrófono y un letrero que dice: El insulto Premiado. Y dice Ramos Allup: “Y ya arrancamos con nuestro segmento del Insulto Premiado, en donde ustedes saben que yo soy el juez, porque se ha comprobado que en este país nadie insulta mejor que yo. Desde las Fuerzas Armadas, pasando por las rectoras del CNE, el TSJ, y se acuerdan de aquel imbécil embajador de Estados Unidos que presentó un informe donde dijo que yo era insoportable y que la unidad no se daba porque yo era repelente, ese era un soberano imbécil. Bueno, acércate Ismael García, y dinos unos insultos para ver si esta semana te llevas el Insulto de oro”.

Ismael García camina sonriendo y viendo  a cámara y dice: “Jalabola”. Dice Ramos Allup: “Eso es muy normal, Ismael, eso es lo que abunda y todo el mundo lo dice, debes ser original. Suéltate otro para ver” Y dice Ismael García: “Mitocondria injertada”. Ramos Allup sonríe y comenta: “Ese suena muy bien, pero claro, hay que ser biólogo para saber qué significa mitocondria, pero eso también ayuda, porque la gente busca la palabra y se culturiza. Muy bien. Ismael García gana esta semana el Insulto de Oro”.

La gente aplaude a rabiar mientras Ismael García baja de la tarima con una cara de triunfador increíble. Ramos Allup sonríe y vuelve da decir: “Aquí estamos en la Feeeeeeria del Insuuuuuuuuulto, donde lo premiamos por hablar mal, por injuriar, por ofender, en fin, por insultar”

Entran unas muchachas en shores y se escucha de fondo una música muy movida, y las muchachas a coro cantan: “Oféndeme, injúriame, insúltame que así me gustas más” El coro se repite mientras el público también canta el jingle del programa y baja la música y entra Ramos Allup y dice: “Y no se pierda todos los días en la Feeeeeeria del Insuuuuuuuuulto, con este servidor, a quien le encanta insultar, y con sus compañeros de siempre, recuerde, nada mejor para  pasar a la historia que un buen insulto. Hasta el próximo insulto, mis cochinos decembrinos, mis lechuguinos, mis petimetres, mis malandras.

Sale Ramos Allup de cuadro y queda de fondo el jingle del programa: “Oféndeme, injúriame, insúltame, que así me gustas más”.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve