Noticias / Regiones

2.Ago.2016 / 12:00 pm / Haga un comentario

Foto: Referencial

Foto: Referencial

Pese a las matrices de opinión que han intentado opacar la función de los Consejos Locales de Abastecimiento y Producción (Clap,) en el estado Falcón, al occidente del país, estas estructuras han alcanzado importantes niveles organizativos que los han puesto a la vanguardia de la lucha en contra de la especulación, la reventa de productos de primera necesidad, el abastecimiento y la producción.

En el caso del Clap Alí Primera, cuyo radar de acción es la zona este de la parroquia San Gabriel de Coro, capital de la entidad, y que conforman las comunidades parcelamiento Alí Primera, Urbanización La Paz, Villa Zuance, Virgen Morenita, Barrio José Gregorio Hernández, Espacio Comunitario Hugo Chávez y el Espacio Comunitario la Gran Revolución, se ha levantado un importante testimonio respaldado por la agilidad, la organización y la unidad en la gestión de políticas para atender, entre otras cosas, el abastecimiento de alimentos.

Yulimar Colina, vocera de este Clap- con casi dos meses de operatividad- explicó a AVN que el plan más inmediato que ha resultado de sus niveles de organización es la alianza con un importante supermercado privado de la zona para abastecer de productos regulados a la comunidad, en complemento con la atención que la red pública de distribución de alimentos efectúa en la zona.

“Con esto estamos respondiendo a nuestra comunidad en cuanto al abastecimiento de productos. Esto es gracias a la unidad que ha imperado entre todas las comunidades que integramos este Clap y a la visión de buscar soluciones a nuestros principales problemas en conjunto, en acuerdo”, señaló.

Frente al bachaqueo

Yulimar es muy clara al destacar que los Clap deben dejar de ser visto como instancias meramente de abastecimiento “Nuestra función va más allá de llevar una bolsa de comida cada 21 días, tenemos que producir, pero también tenemos que hacer frente a todo lo que esté impidiendo la producción y el abastecimiento como lo es el bachaqueo”, aseguró.

Para esto, iniciaron conjuntamente con cuatro Clap organizados en la zona, un plan que enfrente con puntualidad la reventa de cupos, la especulación, el bachaqueo, los focos de violencia y de desorden en las inmediaciones del supermercado privado de la zona, cuando le son despachados productos de primera necesidad. Con esta acción, que alcanza a más de 3.500 familias.

“Vamos a levantar un plan piloto, de hecho somos los primeros en hacer esto en toda la parroquia. Nos estamos organizando para garantizar que se abastezca a quienes habitan en el punto y circulo de este supermercado y con esto dejar fuera a los revendedores de cupo, a aquellas personas que no son de la zona y se prestan para especular con lo que compran” organizar situaciones irregulares en las colas “y generar desorden”, explicó.

¿Cómo se organizan?

Dejar a un lado intereses personales, conocer a los miembros de las comunidades y mantener una permanente comunicación son algunas de las herramientas que Colina precisa han servido a que esta comunidad sea reconocida en la ciudad como una de las más organizadas.

En sus cuatro semanas de funcionamiento como Clap han conseguido adelantar cuatro importantes jornadas de atención a la comunidad en rubros como lácteos, huevos, pescado, alimentos, útiles y uniformes escolares.

Además de esto, la también vocera del consejo comunal Luz del Mundo refirió que la experiencia organizativa de esta comunidad en particular ha conllevado importantes logros como la construcción de 100 casas a través de la Gran Misión Vivienda Venezuela, proyectos de vialidad, jornadas de expendio de línea blanca, entre otros.

“Cada comunidad está organizada, cada familia que se atiende se organiza, aquí no solo trabaja el Clap ni las UBCh, ni Unamujer, también las familias, los habitantes de la comunidad (…) Creo que nos hemos malacostumbrado a que todo nos lo tienen que dar y es hora de avanzar en esa cultura”, agregó.

Atención sin exclusión

Otro aspecto que destaca en la operatividad de este Clap es la atención sin exclusión a las comunidades, pues gran parte de las familias que integran el mismo corresponden a familias de diferentes estratos.

“Aquí no vemos condición política, de raza, credo o religión. Aquí atendemos a toda la familia y nos hemos organizado para que así sea”, explicó.

“Hemos trabajado en unidad con gente que vive en situación de vulnerabilidad hasta personas pudientes económicamente”, aseveró Yulimar, quien agregó que en su Clap están conscientes de la principal responsabilidad que tienen:” hacer frente a esta guerra económica y resolver los principales problemas de nuestras comunidades”.

AVN

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve