Noticias

24.Feb.2016 / 07:59 am / Haga un comentario

Foto: Archivo / teleSUR

Foto: Archivo / teleSUR

Uno de los problemas que han venido afrontando los venezolanos en los últimos meses ha sido la escasez y desabastecimiento de productos de primera necesidad, lo que además genera colas y caos al momento de hacer las compras.

Se trata de una práctica que ha sido inducida por la propia derecha venezolana en el marco de la guerra económica contra el Gobierno y la Revolución Bolivariana.

La oposición y los grupos empresariales han generado matrices de opinión que apuntan a falta de producción o divisas, la excusa perfecta para que el Gobierno siga liquidando dólares que al final nunca son invertidos en el país.

¿Qué pasa realmente?

El Gobierno venezolano ha demostrado que la falta de productos en los anaqueles de los mercados y tiendas pasa por un sabotaje en la distribución de productos en el que están involucrados tanto empresarios y actores de la derecha, como funcionarios corruptos que se han prestado para estas acciones.

A principios del mes de febrero, el presidente Nicolás Maduro, informó sobre la detención de los dueños de una importante cadena de distribución de productos por su participación en la guerra económica que se ha desatado en contra del pueblo venezolano y del Gobierno Bolivariano para tratar de desestabilizar la nación.

“Tengo varios conspiradores dueños de una cadena de tiendas en el Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia Militar), y le he pedido a la Fiscalía que acelere todos los cargos para que vayan bien presos por estar saboteando con esa cadena de tiendas al pueblo venezolano”, dijo Maduro.

El mandatario afirmó que dicha cadena de tiendas es punta de lanza en la conspiración.

Esta tesis también ha sido reforzada por el actual ministro de Producción Agrícola y Tierra, Wilmar Castro Soteldo, quien aseguró el pasado 31 de enero que la escasez de productos en el mercado venezolano corresponde no al proceso de producción de las empresas sino a las “distorsiones” que se generan en las redes de distribución.

“No se justifica que nosotros teniendo suficiente producción de harina, arroz y café no exista ese producto en el mercado. Esto no es culpa de la agroindustria, simplemente cuando sale del circuito y va a la redistribución ahí hay una especie de cajas extrañas que lo oculta, que lo acapara, que lo dispersa, que lo saca de contrabando”, señaló Castro Soteldo.

“El contrabando no es ninguna mentira, es un reto que tenemos nosotros para desenmarañar este problema”, agregó.

El propio expresidente de Fedecámaras, Jorge Roig, admitió que las colas frente a los supermercados y establecimientos alimenticios del país se iban a terminar cuando el Gobierno “deje de atacar” a la empresa privada. Lo que revela que son los propios empresarios los que han desatado este sabotaje con la distribución de los productos.

¿Cómo sucede?

La distorsión en la distribución de los productos es manipulada por las empresas para generar malestar y desmotivación en el pueblo. El analista social, Erick Rodríguez, explicó por ejemplo cómo sucede este sabotaje específicamente en la distribución del pollo.

Las principales empresas que producen y reparten la proteína en todo el territorio nacional utilizan una estrategia para llevar menos cantidades del producto a las regiones donde viven el 90 por ciento de los consumidores de pollo y huevo.

Los encargados de las redes de distribución llevan más productos a zonas donde habita la población que consume productos alternos como el pescado, carne de cerdo y de res.

Esta situación provoca colas, descontento en la población y escasez del rubro en la mayoría de los mercados.

La excusa de los productores es que no hay alimentos para engordar los pollos ni tampoco divisas para poder importar, cuando la realidad es que distorsionan la red de distribución.

¿A dónde va a parar esa producción?

En reiteradas oportunidades el Gobierno venezolano ha denunciado que la mayoría de los productos de primera necesidad y alimentos son acaparados por empresarios o son objeto de contrabando para ser llevados a la frontera.

Las autoridades venezolanas han hecho operativos en todo el país y han detectado que muchas industrias acaparan productos para contribuir con la generación de escasez y desabastecimiento.

El caso más emblemático fue el conocido en enero de 2015 cuando el Gobierno descubrió que en los galpones de una gran empresa de distribución de productos de higiene personal, alimentos y enlatados tenía acaparados en el estado Zulia, al occidente del país, artículos que no se encontraban en los mercados.

Más de mil toneladas de alimentos y productos fueron encontrados en dicho galpón, tales como: detergente, máquinas de afeitar, leche, jabón de baño, suavizante, pañales, harina, entre otros.

En agosto del año pasado, unas 56 toneladas de alimentos desviadas para el contrabando fueron incautadas por efectivos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), durante un operativo de seguridad denominado Operación Liberación del Pueblo (OLP) desplegado en cinco municipios del estado Táchira, al sureste de Venezuela.

En el marco de la guerra económica también ha surgido la figura de los revendedores o también llamados “bachaqueros”, quienes obtienen productos a precios regulados y los revenden a la población al doble, triple y hasta 10 veces mayor del costo real.

Sin embargo, el Gobierno ha logrado mermar esta práctica con la colocación de sistemas biométricos en los supermercados con el objetivo de evitar esta práctica.

Comando Nacional de Distribución de Alimentos

Con el objetivo de enfrentar la problemática con la distribución de alimentos, el Gobierno venezolano anunció la creación del Comando Nacional de Distribución de Alimentos, para evitar el desvío de alimentos hacia la frontera y otras regiones.

Este plan tiene establecida la conformación de 24 centros de acopio regionales a cargo de las gobernaciones y 210 centros de acopio medianos a cargo de las alcaldías, que serán los encargados de la desconcentración y distribución de alimentos que provienen de las redes públicas para ser entregados directamente al pueblo.

En este marco, el superintendente nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos, Willian Contreras, manifestó que en las mesas de trabajo con voceros de los Consejos Presidenciales del país definen estrategias para combatir cadenas especulativaS de precios, combatir la guerra económica e impulsar los 14 motores activados por el Ejecutivo nacional para impulsar la economía productiva del país.

teleSUR

 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve