Memorias / Noticias

4.Sep.2015 / 10:03 am / Haga un comentario

Foto: Archivo

El 4 de septiembre de 1816, antes de emprender la Segunda Expedición de Los Cayos, Simón Bolívar llegó a Haití tras estar a punto de naufragar, luego de verse envuelto en una violenta tempestad durante tres días.

El incansable Bolívar no se dio por vencido y cuando al fin logró entrar al puerto de la isla Antillana, se dirigió al Presidente de Haití Alejandro Petion, para apelar a su benevolencia y que lo ayudara a organizar un nuevo intento de recuperación de Venezuela, que estaba en manos de los republicanos.

Los acontecimientos para la recuperación del territorio venezolano en 1816, no se tornaron gratas para el Libertador, cuando éste se trasladó a Jamaica para buscar ayuda para el intento de incursión de Tierra Firme, fue un fracaso debido a la neutralidad del Gobierno británico, que no quería comprometerse a darle un apoyo abierto.

Por ello, Bolívar consideró necesario trasladarse a otro país más seguro donde pudiera organizarse una expedición. La situación de él en la isla llegó a ser muy tensa, con escasos recursos económicos, llegó a sufrir un intento de asesinato del que salió ileso gracias a que no pudo pagar la pensión donde vivía y se vio obligado a mudarse el mismo día del atentado.

Después de enterarse que la Plaza de Cartagena, sitiada por Morillo, había caído en poder de los realistas y que un buen número de defensores de la plaza habían escapado y se encontraban en Haití, el Libertador salió de Jamaica para Haití de una manera que él mismo describió como precipitada, con la idea hacer contacto con los exiliados patriotas y preparar una expedición a las costas de Venezuela. Antes le había escrito al general Petion, para conseguir su apoyo y anunciarle su próxima llegada. Terminaba su carta con estas palabras: “Espero, señor Presidente, que la afinidad de nuestros sentimientos en defensa de los derechos de nuestra patria común me granjeara por parte de V.E. los efectos de su inagotable benevolencia hacia todos aquellos que nunca recurrieron a ella en vano…..”

Tras su llegada a Haití, el Libertador se reunió con Petión y más tarde con Brión, quienes conmovidos le correspondieron a los parabienes de aquel gran hombre. Se comprometieron a ayudarlo moral y materialmente. Es así como para el mes de diciembre Bolívar dispuso de todo lo necesario para emprender su última expedición, que partió del puerto de Jacmel, provisto no sólo de elementos de guerra y de boca, sino también de dinero.

A fines de 1816, gracias al firme espíritu del Libertador la situación de los patriotas era de franca recuperación, lo que permitió que aquellos exiliados volvieran a Venezuela, obteniendo triunfos militares que pusieron en sus manos el territorio oriental que hizo posible la conquista de la provincia de Guayana.

Con el mazo dando

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve