Noticias / Opinión / Roberto Malaver

19.Feb.2016 / 09:45 am / Haga un comentario

Foto: Archivo

Foto: Archivo

Si me han de matar mañana, que me maten de una vez!! Acabamos de aprobar la Ley de Amnistía en su primera discusión, y aquella vaina no tiene perdón de nadie. ¡Qué manera tan fácil de meternos en peo! Allí pedimos la libertad hasta del asesino de Juancho Gómez, que nunca se supo quién fue. Una vaina tan mal escrita, tanto gramaticalmente como jurídicamente, que parece la continuación del Decreto Carmona. No hay que olvidar que cuando le llevaron ese Decreto Carmona a Jorge Olavarría, el hombre lo leyó y dijo: “Esto es una mierda”. Lo mismo diría ahora si hubiese leído ese mamotreto que está hecho con tijeretazos. Pedimos en esa vaina hasta la libertad de narcotraficantes, tanto así, que un jodedor dijo por allí que los abogados del Chapo, en México, llamaron preguntando si esa ley se podía aplicar allá. Coño, es que no tenemos la más mínima vergüenza.

Con el discurso de Nacho pasamos una pena del carajo, porque claro, qué tiene que ver ese muchacho con los acontecimientos históricos por los que decretaron ese Día de la Juventud, un carajo, pero eso no importa, para nosotros lo más importante es hacer arrechar al chavismo, y se arrecharon, pero nos estamos olvidando de que hay un pueblo allí que votó por nosotros, y nosotros no le estamos parando la más mínima bola, esa gente esperaba que uno se pusiera a legislar para acabar con las colas, el desabastecimiento, la inseguridad, es decir, apoyar al Gobierno en encontrar una medida que nos permitiera vivir mejor, pero ni de vaina ni pendejos que fuéramos, así el Gobierno no se va a ir nunca, y Maduro va a pasar allí mucho más de los seis meses que ya le contó Ramos –Espoleta– Allup. Es decir, ese discurso chimbo, o sea, chimborazo, de Nacho, se pasa, pero lo que no se pasa es este adefesio de la Ley de Amnistía, es una vaina que da pena, penita, pena.

Además, es que creemos que la gente es bien pendeja, hablamos a todo gañote que la ley es para la reconciliación nacional, qué bolas, y cuando los familiares de las 43 víctimas de las guarimbas y La Salida, o como lo llamen los chavistas, cuando quisieron entrar a la Asamblea, Ramos –Espoleta– Allup los sacó como si fueran una copia del retrato de Bolívar. Carajo, es que, como decía mi abuela en Margarita, tenemos cabeza pa piojos, nada más.

El papá de Margot estuvo viendo la discusión de la Ley de Amnistía por televisión, y cuando vio hablar a Diosdado Cabello, de repente se puso de pie y aplaudió, pero volvió a su silla, y dijo: “Carajo, cómo lo estarán haciendo de mal mi gente, que yo estoy aplaudiendo a este hombre”. Y se paró y se fue al cuarto y retumbó en la sala aquel coñazo que le metió a la puerta, y en la televisión Ramos –Espoleta– Allup que estaba hablando, de repente se le fue la voz.

—El día que la mataron, Rosita estaba de suerte. -Me canta Margot.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve