Noticias

24.Nov.2016 / 09:45 am / Haga un comentario

Foto: Misión Verdad

Foto: Misión Verdad

En el diálogo del Gobierno revolucionario y los factores de derecha agrupados en la MUD se ha logrado un acto de justicia histórica, un acto de justicia electoral que reivindica nuestra democracia, plural, necesaria y profundamente apegada a las aspiraciones de nuestro pueblo: las elecciones parlamentarias deben repetirse en el estado Amazonas.

Este escabroso camino al diálogo, al que nos ha conducido en tiempos de tormenta el compañero Nicolás Maduro, es un acto de buena política, de política necesaria, para detener las consecutivas violaciones que la MUD ha hecho de nuestra Constitución y la institucionalidad venezolana. Para contener el golpismo y hostigamiento que han iniciado al tomar la Asamblea Nacional.

En el marco de ese diálogo la MUD ha admitido que hubo fraude electoral en Amazonas, han admitido que la Asamblea Nacional está en desacato por haber juramentado ilegalmente a esos mal llamados diputados. Han admitido que la decisión del TSJ nunca fue arbitraria sino más bien apegada al derecho. En consecuencia, se tomó la decisión política de repetir el proceso electoral en este estado para devolverle a los cargos de diputados la legitimidad y legalidad que deben tener. La MUD ha firmado un acuerdo donde se deja por escrito muy claramente que en Amazonas se violentaron las aspiraciones electorales del pueblo.

El estado Amazonas vio cómo la juramentación espuria de diputados que no eran diputados implicó la declaratoria en desacato de la Asamblea Nacional por el TSJ. Fue ese un acto de justicia por la omisión de la MUD de la anulación del proceso de elección parlamentaria, que estuvo viciado de nulidad en este estado ante la proliferación de muchos delitos electorales. Esto evidencia una tendencia en la actitud de la MUD, pues luego de violentar elecciones intentaron violentar la institucionalidad toda, actuando como criminales y con total sensación de que pueden hacer lo que les da la gana.

Durante estos meses que han pasado, quienes se han olvidado históricamente de Amazonas se rasgaron las vestiduras en su nombre, se llenaron la boca para hablar en nombre de nuestro pueblo, intentando con ello silenciar lo que Amazonas ha visto con ojos propios: a los mal llamados “demócratas” no les ha importado ni les importará jamás Amazonas. No aman a su gente. No les interesa cómo vive el pueblo, no les interesa ayudar al pueblo que sufre y hasta han sido capaces de cometer fraude y crímenes electorales para conservar sus cuotas rancias de poder. Nunca dieron la cara en la campaña electoral y mucho menos en todos estos meses, donde el pueblo sólo los vio como parte de una Asamblea Nacional que ha tenido como objetivo único tumbar al gobierno.

La patética gestión del gobernador invisible Liborio Guarulla es clara expresión de eso. Se ha creado una casta político-partidista que trabaja sólo por sus propios intereses, dejando de lado a la gente, y para mantenerse en el poder hasta han violentado nuestro sistema electoral y efectuaron la grosera compra de votos, volteando a favor de estos grupúsculos el destino del pueblo de Amazonas que quiere soluciones que sólo son posibles por los caminos del socialismo y la justicia social.

Las tareas del pueblo todo de Amazonas, que ama esta tierra, que palpita con ella, es rescatar nuestro estado para colocarlo a favor de nuestro proyecto nacional de justicia, de gestión para la gente, de participación y poder popular. Amazonas es una tierra de gente buena, que merece cosas mejores. Ya es tiempo de unirnos en favor de esas grandes aspiraciones que nos han sido truncadas.

El pueblo humilde de Amazonas, más allá de sus diferencias partidistas, debe entender que como pueblo tienen hoy en sus manos la posibilidad de cambiar el destino de este estado. Debemos entender todos que la principal aspiración de todos y todas debe ser la gente. Tendremos una segunda oportunidad para poner a Amazonas en el mapa, en el lugar que se merece, con representantes electos con transparencia y que sean resultado de profundas aspiraciones populares. Pronto daremos nuevas batallas en lo electoral. Será esa una batalla en la que vamos a relanzar nuestro proyecto unitario, de justicia, de identidad, de pluralismo. Vamos a construir juntos nuestro proyecto profundamente popular, indígena, campesino, trabajador, joven. Por nuestros niños que van a la escuela, nuestros abuelos.

Sin duda alguna los chavistas somos la fuerza de Amazonas, vamos comprometidos con la aspiración de Chávez, con la transformación social, con el mejoramiento de las condiciones de vida de nuestra gente, en todos los lugares. El proyecto de la patria es la única alternativa para darle a Amazonas el lugar que merece. Ya basta de tanto olvido. Debemos ganar las diputaciones en Amazonas para ayudar al Gobierno nacional a profundizar, mejorar y desarrollar una mejor gestión, como única alternativa del pueblo frente el olvido, la ineficiencia, la corrupción y el abandono de esta gente que gobierna en este estado.

Quienes daremos otra batalla electoral en Amazonas vamos con un compromiso muy grande a cuestas: tenemos prohibido fallarle al pueblo, al comandante Chávez y al presidente Maduro. Desde esta tierra de selva, ríos y tepuyes se iniciará el camino de victorias que permitirá la consolidación de la Revolución Bolivariana.

Por: Miguel Leonardo Rodríguez

Misión Verdad

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve