Noticias

Fotos: Archivos

Si hay algo que ha aprendido el pueblo venezolano en estos últimos 26 años después del llamado Caracazo, es a no dejarse engañar por matrices de opinión y a saber reconocer en la complejidad del acontecer político, cuáles son los verdaderos enemigos de los pobres.

En la presente investigación, presentamos esquemáticamente la diferencia entre las causas que originaron el estallido social llamado Caracazo del 27 de febrero de 1989, y la actual Guerra Económica que el país vive, en donde la derecha está tratando de tomar provecho de la situación para llevar al país a un segundo Caracazo, con el tema del desabastecimiento, las colas y la escasez rotativa de productos.

27 de febrero de 1989

¿Qué fue?

El llamado Caracazo o Sacudón fue un estallido social que los sectores populares de Venezuela llevaron a cabo del 27 de febrero de 1989 al 8 de marzo del mismo año, en protesta por las medidas económicas tomadas por el entonces presidente Carlos Andrés Pérez.

La salvaje actuación de los organismos de seguridad dejaron tantos muertos que, hasta el sol de hoy, todavía no se saben las cifras exactas de la cantidad de muertos que dejaron en las calles de Caracas.

El nombre proviene de Caracas, la ciudad donde acontecieron la mayor parte de los hechos, aunque su inicio fue en la ciudad de Guarenas.

Causas

La noche del 16 de febrero de 1989, el presidente Carlos Andrés Pérez presentó a los venezolanos, en cadena nacional, su proyecto llamado “Paquete económico” propuesto por el Fondo Monetario Internacional (FMI) como respuesta a la crisis económica que enfrentaba el país desde el “Viernes negro” (1983).

Este “paquetazo” de Carlos Andrés Pérez, representó una devaluación de 400%. La frustración contenida de los sectores populares, producto de las políticas represivas sirvieron de caldo de cultivo para aquel estallido.

Por este motivo, con la aplicación del paquetazo económico, las protestas no se hicieron esperar. Los focos de reacción comenzaron en el terminal de Guarenas-Guatire, cuando los pasajeros se enfrentaron con la especulación de los transportistas urbanos quienes aumentaron los precios en 300% y no en 30%, como lo ordenó el gobierno, luego la onda se propagó a Caracas y sucedió lo que el gobierno temía: saqueos y disturbios en contra de las medidas económicas.

Además, los puntos de mayor protesta fueron en Caracas, Guarenas y Los Teques, donde se registraron saqueos de comercios y vehículos incendiados. En Mérida, San Cristóbal, Maracaibo, Puerto La Cruz, Ciudad Guayana, Ciudad Bolívar, Cumaná, Barquisimeto, Valencia y Barinas, se repitieron los hechos de violencia con saqueos a supermercados y transportes de alimentos.

Cuando las fuerzas de seguridad de la Policía Metropolitana (PM), Fuerzas Armadas del Ejército y de la Guardia Nacional (GN) salieron, por órdenes del presidente a reprimir las protestas, el resultado fue un baño de sangre en todo el país, en especial en Caracas. La masacre ocurrió el día 28 de febrero cuando salieron a las calles a reprimir.

Aunque las cifras oficiales reportan 276 muertos y muchos heridos, algunos reportes extraoficiales hablan de más de 2 mil personas fallecidas y 5 mil desaparecidas.

Sin embargo, estas cifras aumentaron con el descubrimiento de fosas comunes en el Cementerio General del Sur en Caracas, en un sector que llamaron “La Peste”.

Consecuencias

El estallido social puso de manifiesto que en Venezuela y en América Latina, en general, se rechazaba tempranamente el modelo neoliberal.

Asimismo, constituyó un rompimiento contra todo el orden establecido con el llamado pacto de Punto Fijo y la constitución de 1961.

Por su parte, el Presidente Chávez lo vio de la siguiente manera: “El campanazo que dio inicio a esta revolución de la última década del siglo XX venezolano: el 27 de Febrero de 1989. La rebelión popular de Guarenas, ahí comenzó. Luego, las rebeliones militares del 4 de febrero de 1992 y el 27 de noviembre de ese mismo año abrieron, y el apoyo de la masa, de ustedes, fue lo único que abrió este camino, si no, no estaríamos aquí” (Chávez, 1999:483).

Guerra Económica 2015

La derecha ha promovido el desabastecimiento inducido, las colas, y la escasez rotativa de productos, para crear descontento en la población y producir un estallido social parecido al ocurrido el 27 de febrero de 1989.

La incautación de toneladas de productos básicos en galpones de empresas privadas, evidencian que la Guerra Económica; el desabastecimiento de productos es inducido por el sector privado que la lleva a cabo en contra del pueblo venezolano y el Gobierno.

Las condiciones bajo las cuales se produce la actual Guerra Económica que sufre el pueblo de Venezuela, se distancian en gran medida de las que generaron el estallido social de aquel 27 de febrero de 1989.

El conjunto de conquistas sociales logradas con el Presidente Chávez, en materias de salud, educación, trabajo, deporte, arte y cultura, son la razón de peso para que los sectores populares no salgan a generar un estallido social parecido al del 27 de febrero del 89.

Hugo Chávez fue un gran comunicador y enseñó al pueblo a no dejarse engañar por las matrices de opinión que manejaban los medios de la burguesía, como la que actualmente circulan de una crisis económica producida por un mal manejo de los recursos por parte del Gobierno.

En este sentido, el pueblo también ha sabido reconocer que el enemigo contrarrevolucionario ha estado infiltrado en nuestras filas, desde donde desfalcaron en gran medida al Estado, lo que ha dificultado frenar la Guerra Económica.

Finalmente, es la conciencia revolucionaria del pueblo, un sistema político incluyente y 15 años de experiencias resistiendo los ataques del imperialismo Norteamericano y sus lacayos en Venezuela, lo que ha permitido que los sectores populares no salgan nuevamente a las calles a protestas por la situación.

La Iguana TV

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve