Memorias / Noticias

Foto archivo

Prensa PSUV.- Con el coraje y arrojo propio de nuestra raíz histórica, como Nación Libertadora de Suramérica, el pueblo venezolano salió a las calles como una marea humana y las consignas “¡Queremos a Chávez!”, “¡Chávez no renunció, lo tienen secuestrado!”, para restaurar el orden constitucional pisoteado por el fascismo, y regresar a su líder al palacio de Miraflores.

 El silencio de los medios de comunicación privados, sumado al cierre de VTV, se estrelló con la realidad de un pueblo que había decidido democrática y pacíficamente, desde aquel 6 de diciembre de 1998, ser libre y construir un modelo político donde la igualdad y la libertad no fueran meras palabras. Tal fue la conciencia del pueblo venezolano, que nadie, ni las balas asesinas, ni los allanamientos, ni la guerra mediática, pudo parar su decisión de ir al seno del poder político y militar de Venezuela y rescatar a su Presidente.

  El Poder Popular en las adyacencias de Miraflores, en Fuerte Tiuna, Maracay, Valencia, en toda la Patria de Bolívar, se unió de manera definitiva con el pueblo bolivariano en armas, su fuerza armada, sus soldados leales, para consagrar el 13 de abril de 2002 entre las fechas más heroicas de nuestra historia contemporánea.

 Nuestro pueblo y su Fuerza Armada, lograron que el amanecer del 14 de abril encontrará al Comandante Chávez ya rescatado en Miraflores, acompañado por oficiales patriotas y leales, así como la restauración tanto del cuadro del Padre Libertador en el Salón Ayacucho, como de la vigencia de la Constitución Bolivariana de 1999.

 La lealtad del Comandante Chávez a su pueblo, su moral inquebrantable y su decisión de no formar las filas históricas de traidores a su Patria y su bandera, que apuñalearon al pueblo sufriente masacrado en febrero de 1989, reivindicado el 4 de febrero y el 27 de noviembre de 1992, fueron selladas con el pueblo en las calles acompañando y exigiendo el regreso de su líder y del Proyecto Bolivariano.

 Hoy, la derrota política de las pretensiones invasoras imperiales, ratificada en el aislamiento del Gobierno de los Estados Unidos en la VII Cumbre de las Américas de Panamá, consagrando la paz y elevando aún más nuestro decidido espíritu de ser libres a costa de cualquier precio, así como la evidencia de una oposición política interna totalmente entregada en proyecto, cuerpo y alma a los designios colonialistas, son las mejores ofrendas para todo un pueblo que, en unión cívico militar, hace 13 años consolidó el Proyecto de Simón Bolívar, el mismo que hoy defiende con todo su alma libertaria el legado del Comandante Hugo Chávez.

Quienes ayer ejecutaron el golpe de Estado, que fabricaron el sabotaje a PDVSA en diciembre de aquel 2002, así como las consecuentes guarimbas, y todo mecanismo de desestabilización como forma de hacer política para demoler la Revolución Bolivariana, hoy subestiman al pueblo, su institucionalidad y el liderazgo del Presidente Nicolás Maduro, quien acompañado de millones de firmas de hombres y mujeres no sólo en Venezuela sino en toda la región Latinoamericana, ha logrado frenar esta nueva conjura.

  A 13 años del golpe de Estado, el pueblo venezolano y la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, junto a su líder, el Presidente de la República Nicolás Maduro, no olvidan, y por el contrario, enarbolan las banderas de paz, independencia y soberanía, jurando defender para siempre la Revolución Bolivariana y el legado del Comandante Supremo Hugo Chávez, derrotando al imperio y trabajando para destruir la guerra económica, dando estabilidad y mayor suma de felicidad a nuestro pueblo, defendiendo siempre sus garantías sociales, en todo momento.

 Es nuestro compromiso y el de todo un pueblo, orgullosos como estamos de nuestra Gloriosa Historia de libertadores…

“A Dios lo que es de Dios, al César lo que es del César y al Pueblo lo que es del Pueblo”

Comandante Supremo Hugo Chávez Frías

Madrugada del domingo 14 de abril de 2002

 Todo 11 tiene su 13! Viva el Pueblo, Viva la Fuerza Armada Bolivariana! Chavéz Vive! La Patria Sigue!!!

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve