Francisco Rangel Gómez / Opinión

26.Jun.2016 / 07:44 pm / 1 Comentario

Francisco Rangel Gómez

Foto: Archivo

Por: Francisco Rangel Gómez

 

Ante los ojos del mundo entero nuevamente quedan al descubierto el descaro y la inmoralidad de la oposición venezolana, capaz de emprender una de las estafas más grandes de la historia hacia el Pueblo Venezolano, al pretender forzar un Referéndum Revocatorio saltándose todos los reglamentos electorales y parámetros constitucionales con un proceso plagado de trampas, vicios y mentiras.

Desde el principio, la alta dirigencia de la autodenominada “Mesa de la Unidad Democrática” sabía la inviabilidad del proceso que ellos mismos no solicitaron en el mes de enero de este año, cuando se cumplió la mitad del actual período presidencial iniciado por el Comandante Hugo Chávez en 2013 y al que da continuidad Nicolás Maduro desde abril de ese mismo año.

Desesperados por su afán de poder, iniciaron los trámites para la activación del referéndum con el primer eslabón de recaudación de firmas, en el cual rompieron récord de falsificación en América Latina con más de 600 mil rúbricas fraudulentas, 3 mil menores de edad firmantes, mil 300 privados de libertad y más de 11 mil fallecidos que aparecieron en las planillas entregadas al Consejo Nacional Electoral.

Todo un engaño que se esclarece cada vez más, gracias al impecable trabajo del CNE que responsablemente y apegado a la Constitución, ha ejercido la auditoría total del proceso, hecho por el que se ha ganado toda una serie de acusaciones, improperios y descalificaciones por parte de ese grupo de partidos y pseudo líderes que quedan en evidencia frente a los ojos de los verdaderos demócratas del mundo.

Lo que comenzó con una alharaca que aseguraba más de 2 millones y medio de firmas recaudadas fue desmantelándose progresivamente, pues entre ellos mismos ni siquiera lograron acuerdo para dar una cifra concreta. Otro de sus tantos bandos aseguraba que eran 1 millón 900 mil, y el trágicamente gobernador de Miranda precisó que 800 mil no fueron presentadas por falta de tiempo. ¿Acaso no importó la voluntad de esos supuestos firmantes, o simplemente sería más que evidente la mentira y prefirieron descartarlas?

La verdad siempre triunfa y al glorioso Pueblo Venezolano no lo engaña nadie. Mientras la oposición sigue enfrascada en promover el intervencionismo y la violencia, nosotros permanecemos en la calle para enfrentar los problemas, garantizar la Paz y dar respuestas oportunas a cada sector de la población.

Además, esta semana demostramos nuestra fuerza y máximo carácter soberano en la Organización de Estados Americanos (OEA), con la extraordinaria intervención de nuestra Canciller Delcy Rodríguez y toda la delegación venezolana que dejó en su sitio al tristemente célebre Secretario General del organismo, personaje que hace rato, por ética y dignidad debió renunciar a su cargo.

Esta Patria es sagrada y no vamos a permitir más atropellos hacia nuestro territorio.

Viviremos y venceremos

 

Comentarios

1.Jul.2016 07:55 am
Mariela (Monagas) dijo:

Efectivamente no entregaron todas las firmas que recogieron y fue con toda la intención, en ellas están incluidos opositores que si firmaron, pero eso lo hicieron para decirles fue el “CNE QUE LES ROBÓ LA FIRMA”, lo digo porque se de personas que firmaron y no pudieron validar su firma porque no aparecieron, y salieron como idiotas a repetir como loros “el gobierno me robo la firma”.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve