Antonia Muñoz / Opinión

27.May.2015 / 12:21 pm / Haga un comentario

Desde el jueves 14 de mayo comenzamos el abordaje del Objetivo Histórico II, como ley de la Patria nos ordena “CONTINUAR CONSTRUYENDO EL SOCIALISMO BOLIVARIANO DEL SIGLO XXI EN VENEZUELA…” para el cual se plantean 5 Objetivos Nacionales con sus respectivos objetivos estratégicos y generales. Escogimos iniciar esta serie de reflexiones con el objetivo nacional número 4 (2.4), porque estamos ABSOLUTAMENTE SEGUROS que el principal problema del país es de carácter ético, moral y espiritual, y dicho sea de paso, no es de reciente data, pero eso no puede ser excusa para no reconocerlo y atacarlo de frente. Es verdad que pareciera que los seres humanos tenemos una tendencia a transgredir las normas establecidas y aceptadas colectivamente; y que nadie puede responder por la conducta de otro. Como quien dice, es fácil equivocarse con la designación o elección de las personas para cualquier cargo “porque vemos caras, pero no corazones”. Sin embargo, lo que también es verdad que, generalmente, muchos que fallan abiertamente, siempre consiguen quien los proteja e incluso a veces quien los promueva a mejores posiciones.

Quienes practican ese AMIGUISMO perverso, con el EGOÍSMO propio del INDIVIDUALISMO, fomentan y atornillan la IMPUNIDAD, que es una de las causas que mantiene intacta a la CORRUPCIÓN y a los DELITOS en todas sus formas. No estamos pidiendo santidad, porque somos seres humanos imperfectos, pero nadie que predique la doctrina bolivariana puede desestimar las lecciones que nos dejó El Libertador como legado a todos los venezolanos y venezolanas: LA IMPUNIDAD DE LOS DELITOS HACE QUE ESTOS SE COMETAN CON MAS FRECUENCIA, Y AL FIN LLEGA EL CASO QUE EL CASTIGO NO BASTA PARA REPRIMIRLOS (Congreso de Angostura, 15 de febrero de 1819). Estamos absolutamente seguros que cuando en una sociedad, hacerlo bien o hacerlo mal da lo mismo, sólo la convicción personal constituye el estímulo que tiene cada ciudadana o ciudadano para buscar la excelencia y actuar con honestidad en cualquier misión que nos sea asignada. Sin embargo, nos preguntamos si será eso suficiente y si nuestra sociedad venezolana en lo individual y en lo colectivo tiene tan alto nivel de conciencia que le permita cumplir con aquello de “Haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago”.

No faltará quien considere que este no es el momento para abordar este tema tan espinoso porque estamos en período electoral. Lamentablemente, casi todos los años hay alguna elección. Además, me permito recordar que nuestro máximo líder, Hugo Chávez Frías, en muchas oportunidades nos llegó a solicitar que aprovecháramos campañas electorales para moralizar la política, que en nuestra opinión, es una de las áreas de nuestra sociedad que necesita mayor dosis de “coherencia entre lo que se dice y lo que se hace”. Duele mucho cuando día a día algunos personeros son un ejemplo patético del divorcio entre la prédica y la práctica, que no es otra cosa que la ANTÍTESIS DE LA ETICA SOCIALISTA.

Con todas estas convicciones en mente y alma, nos atrevemos a pedirle a toda la militancia del PSUV, que en el marco de esta campaña electoral, revisemos, discutamos, internalicemos y trabajemos en función del cumplimiento de los tres Objetivos Estratégicos que contempla el Objetivo Nacional 2.4, para seguir avanzando en la construcción del Socialismo Bolivariano del Siglo XXI en Venezuela. En este sentido, no olvidar por qué tantas y tantos venezolanos, independientes, adecos, copeyanos, masistas, comunistas, y hasta guerrilleros, siguieron a Hugo Chávez: estábamos hastiados y asqueados del clientelismo, de la corrupción a todos los niveles, de la inseguridad, de la entrega de nuestros recursos al imperio, de la persecución, encarcelamiento, desaparición y asesinatos de muchos que se oponían a tal estado de cosas. Tampoco está de más recordar que la gente tiene ojos para ver y oídos para oír.

A manera de recordatorio resumimos las materias pendientes del Objetivo Nacional 2.4, destacando los contenidos en cada uno de los tres (3) objetivos estratégicos: 2.4.1.Preservar el acervo moral del pueblo venezolano y reforzarlo mediante estrategias de formación de valores. Contenido clave: ENSEÑAR con el ejemplo valores liberadores del socialismo bolivariano (amor al prójimo, solidaridad, honestidad, responsabilidad, vocación de trabajo, voluntad de superación, lucha por la emancipación, respeto y tolerancia). COMBATIR con severidad los anti valores del capitalismo (explotación, burocratismo, consumismo, individualismo y corrupción). 2.4.2. Fortalecer la Contraloría Social como estrategia para supervisar la gestión de los organismos de la administración pública en el manejo de los fondos públicos (desde el nivel nacional hasta el nivel comunal). 2.4.3. Fortalecer el sistema de administración de justicia, combatir la impunidad, reformar el sistema penitenciario y promover la justicia de paz comunal. En este objetivo está la clave para reimpulsar la Revolución Bolivariana. ¡¡Cúmplase!! ¡CHÁVEZ VIVE. LA LUCHA POR LA PATRIA SIGUE!

Guanare, miércoles 27 de mayo de 2015.

 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve