Antonia Muñoz / Opinión

13.May.2015 / 02:39 pm / Haga un comentario

El II Objetivo Histórico del Plan de la Patria 2013-2019 nos manda a: CONTINUAR CONSTRUYENDO EL SOCIALISMO BOLIVARIANO DEL SIGLO XXI EN VENEZUELA, COMO ALTERNATIVA AL MODELO SALVAJE DEL CAPITALISMO, Y CON ELLO ASEGURAR “LA MAYOR SUMA DE FELICIDAD POSIBLE, LA MAYOR SUMA DE SEGURIDAD SOCIAL Y LA MAYOR SUMA DE ESTABILIDAD POLÍTICA” PARA NUESTRO PUEBLO. Para lograr este Gran objetivo, el Plan de la Patria 2013 – 2019 nos ordena trabajar sobre 5 Objetivos Nacionales, con sus respectivos Objetivos Estratégicos y Generales. Desde esta trinchera de lucha que tiene como misión informar y formar (ofreciendo pildoritas de conocimiento, generando debate, y por ende, aumentando el nivel de conciencia); tenemos planteado revisar cada uno de los 5 objetivos nacionales, para destacar los logros y hacer sugerencias donde creamos que hay debilidades. Sin embargo, no comenzaremos por el objetivo 2.1 que está referido al Modelo Económico Productivo Socialista Bolivariano, el cual debemos implementar en contraposición al Modelo Rentista Petrolero Capitalista, porque creemos que el Objetivo Nacional 2.4 es transversal a todos los demás.

El Objetivo Nacional 2.4 transversaliza los otros objetivos porque se trata de lo ético, de lo moral y de lo espiritual. Este objetivo aborda el ser, la esencia del ser humano, el acervo moral del pueblo venezolano. Muchas de las ineficiencias visibles en diferentes áreas de la administración pública, guardan relación con la idea o concepto que tienen las y los funcionarios de lo público, lo que las y los ciudadanos piensan de cuál es su relación con el Estado. A muchas y muchos de nosotros nos gusta conseguir empleo en el gobierno por razones que serían muy largas de enumerar. Sin embargo, sobran quienes quieren el empleo para resolver su 15 y último, pero resulta que no les gusta el trabajo, que supone dicho empleo por el cual le pagan. Por eso, a veces algunas y algunos de nosotros tratamos al público despóticamente, somos indolentes ante sus planteamientos, no sentimos el menor remordimiento al decirle a alguien que venga otro día después de haberlo hecho esperar horas.

En el mismo orden de ideas, también conocemos de los reposeros profesionales, de la gente que acepta un cargo sin estar preparado para desempeñarlo y de más de un extorsionador que cobra por “debajo de cuerda” por mover un papelito de aquí para allá o por aprobar un crédito, lo cual es parte de su trabajo. A manera de ejemplo escogimos sólo el área laboral, pero en el área político – electoral abundan las aberraciones. No somos pesimistas, somos realistas. Debemos vigilar más de cerca y atender más a fondo y colectivamente el nivel ético, moral y espiritual de nuestra sociedad, comenzando con el ejemplo que deben dar quienes dirijan cualquier área de la administración pública, sea el cargo designado o de elección popular. En este sentido, a lo mejor no está de más recordar que “las escaleras se barren desde arriba”; esto se lo oí a un español que se quejaba de la corrupción en España, lo comparto con Uds. porque le encuentro sentido. Actuar y corregir a tiempo es muy importante. No podemos permitir que el amor se enfríe y mucho menos que se mude, entre otras cosas, debido a que la gente no entiende ni tolera las incoherencias entre lo que dicen y hacen algunas y algunos; que no es otra cosa que convertir en coleto, a la ética y moral socialista.

A modo anecdótico y quizás para aliviar nuestras conciencias por aquello de “mal de muchos consuelo de tontos”, le cuento que aparentemente ciertas percepciones sobre el sector público, no son exclusividad de las y los venezolanos. Hace muchos años ya, la jefa de un laboratorio de la Universidad Agrícola y Mecánica de Texas, donde se realizaban análisis de proteína y digestibilidad, ante una pregunta tendenciosa de mi parte, me contestó sonriente: “Antonia, good enough for goverment work” (suficientemente bueno para ser trabajo del gobierno). Un viernes la vi tomando su cartera y preparándose para irse antes de la hora, y en broma, pero en serio, le pregunté ¿Y para dónde se supone que vas tú Nancy Palmer? Y mi amiga y compañera de trabajo gringa, me salió con esa expresión que me recordó algunas actuaciones criollas que parecieran indicar que lo público es tierra de nadie, que indican que no nos sentimos parte del Estado, y por eso a veces no nos importa hacer las cosas “manga por hombro”. Como quien dice: “Lo que nada nos cuesta hagámoslo fiesta”. Aclaro que mi amiga gringa era una buena trabajadora, pero hago alusión a su respuesta, porque nunca antes la había oído, y la conclusión que saqué fue que pareciera que también para algunos ciudadanos de USA, no es lo mismo trabajarle al Estado que trabajarle a la empresa privada.

Finalmente, ¿Creen Uds. que la aparición de los coleros y revendedores, quienes además de especuladores y usureros, se comportan en forma agresiva y casi delincuencial, no tiene que ver con lo ético, moral y espiritual de nuestra sociedad? Si a eso le agregamos que algunos funcionarios públicos encargados de poner orden, terminan pescando en río revuelto y asumiendo un comportamiento que deja mucho que desear; podemos concluir que urge satisfacer las necesidades materiales de nuestra sociedad sin soslayar lo ético, moral y espiritual. ¡CHÁVEZ VIVE. LA LUCHA POR LA PATRIA SIGUE!

Guanare, miércoles 13 de mayo de 2015.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve