Eduardo Piñate / Opinión

27.Oct.2014 / 09:37 am / 1 Comentario

En artículos anteriores dijimos que la guerra económica es una parte de la guerra total que el imperialismo y la burguesía de todo el mundo han desatado contra Venezuela. Afirmamos también, que esta guerra tiene por objetivos: derrocar al gobierno de Nicolás Maduro, destruir la revolución Bolivariana, acabar con la dignidad del pueblo venezolano y detener el avance de las fuerzas revolucionarias, progresistas y antiimperialistas en el continente nuestro americano, que, por cierto, ayer domingo obtuvieron nuevas victorias con el triunfo del PT y la reelección de Dilma Rousseff como presidenta de Brasil y del Frente Amplio con Tabaré Vasquez en la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Uruguay.

El gobierno revolucionario encabezado por el camarada presidente Nicolás Maduro ha pasado a la ofensiva para derrotar la guerra económica, con la aplicación de la Ley Orgánica de Precios justos, la creación de la SUNDDE y una permanente presencia en la calle combatiendo el contrabando, el bachaqueo, las colas, el acaparamiento y la especulación.

Esta guerra no es fácil para los revolucionarios y las revolucionarias, pues se libra en el terreno en que la burguesía –que ha perdido el poder político- conserva buena parte de su poder: el terreno de la economía.

Efectivamente, la burguesía aun controla un segmento importante del sistema bancario nacional, pese a que la banca pública ha crecido mucho en los últimos años. Esto le da capacidad para maniobrar en el mercado financiero, especular con la moneda y evadir los controles que el Estado establece para evitar la especulación financiera que, como todos sabemos, es un factor determinante para el alza fraudulenta de los precios de los bienes y servicios (o inflación inducida como también la llaman) y en el pasado esa burguesía parasitaria logró “perforar” a CADIVI con el apoyo y complicidad de funcionarios corruptos.

También la burguesía a través de sus empresas tiene un control casi monopólico de la producción y distribución de alimentos y medicamentos en el país, dos tipos de bienes que son fundamentales para la vida de las personas. Estos bienes son acaparados y contrabandeados en gigantescas cantidades a fin de crear desabastecimiento (luego decir que hay escasez y culpar de ello al gobierno). Eso está más que demostrado con las permanentes incautaciones y decomisos realizados por las autoridades en galpones, almacenes, carreteras, autopistas y caminos verdes del país.

Decíamos que la ofensiva del gobierno se ha incrementado, pero se va a profundizar aún más a partir del 1 de noviembre. La reciente reforma a la Ley Orgánica de precios Justos hace más severas las penas a quienes cometan el delito de contrabando. En dicha reforma se establecen medidas adicionales a las que ya establecía dicha ley, entre otras:

•   Pena de 10 a 14 años de prisión para quienes realicen contrabando de alimentos e insumos de primera necesidad.

•   Confiscación de bienes, cuentas bancarias, vehículos, avionetas y todos los activos vinculados a la actividad de contrabando.

•   Se aplicará el Precio Máximo de Venta al Público a partir del 1 de noviembre.

Así mismo, el presidente de la República emitió un decreto prohibiendo la venta de alimentos y productos de primera necesidad a través del comercio informal en la calle.

Medidas que se unen a otras como el Centro Binacional (Venezuela-Colombia) de Comando y Control contra el Contrabando y la prohibición expresa de exportar productos de la cesta básica.

Todo esto será insuficiente sin la incorporación plena y comprometida de nuestro pueblo a esta lucha. Un paso importantísimo es la constitución de más de 500 Círculos de Lucha contra la guerra económica, dirigidos por igual número de Fiscales y más de 70.000 Inspectores de la SUNDDE a nivel nacional. Esto le da un carácter de masas a esta lucha e integra al gobierno revolucionario, el Poder Popular, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y el partido revolucionario. He aquí en los hechos la corresponsabilidad establecida en nuestro texto constitucional y la unión cívico-militar, garantías plenas de victoria.

27 de octubre de 2014

 

Comentarios

2.Nov.2014 10:08 am
jesus (Lara) dijo:

La unica manera de acabar con el bachaqueos es transferirle a las comunas la supervision de los precios justo, porque es imposible con los fiscales que han designado, abarcar tanto espacio, asi se involucra al colectivo con el estado.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve