Eduardo Piñate / Opinión

18.Ene.2015 / 09:53 pm / 1 Comentario

Desde mediados del año pasado, a la par del incremento de la guerra económica en sus modalidades de especulación, acaparamiento, “bachaqueo” y contrabando; acompañada de guerra psicológica y violencia terrorista y foquista, se ha intensificado una feroz campaña ideológica para tratar de convencernos del fracaso del “modelo”, es decir, la derecha pretende convencernos que el desabastecimiento y los altos precios producidos por las mencionadas modalidades de la guerra económica son consecuencia de haber decidido como pueblo construir nuestro Socialismo Bolivariano y Chavista y plantearnos la destrucción del capitalismo.

Los últimos episodios de esta campaña ideológica (en su connotación de falsa conciencia) los protagonizaron la Conferencia Episcopal de Venezuela –transmutada en organización política al servicio del fascismo y el imperialismo- con el documento emanado de su última reunión: un compendio de mentiras y manipulaciones escrito en clave anticomunista con lenguaje propio de la Guerra Fría, y el sempiterno perdedor y asesino fascista, Henrique Capriles Radonski, quien en dos párrafos (más de dos párrafos es demasiado para él) se dirige al chavismo llamándonos camaradas e invitándonos a que abandonemos el proyecto revolucionario y volvamos al paraíso capitalista perdido.

En noviembre escribimos un artículo para un diario de circulación nacional sobre este tema. Allí afirmamos:

“En realidad lo que fracasó en el mundo y en Venezuela es el capitalismo. En seis (6) siglos de hegemonía capitalista (no 15 años, sino 6 siglos) los resultados más tangibles, palpables y visibles son más de 1.300 millones de hambrientos en el mundo, es decir, casi el equivalente a la población actual de China están condenados al hambre y la desnutrición con todas sus secuelas. Pero no sólo eso, tenemos que la voracidad capitalista convirtió todo en mercancía, incluyendo la naturaleza y la ha depredado de tal modo que ha puesto en grave peligro la propia supervivencia de nuestra especie. De tal modo que dado el desarrollo actual del capitalismo la contradicción capital-trabajo se expresa en la contradicción vida-muerte”.

“En nuestro país se impuso el capitalismo desde la llegada de los conquistadores españoles (en su fase mercantilista) y se consolidó en todo el período de la IV República (1830-1998). Cuando el Comandante Chávez asumió el gobierno la pobreza rondaba el 80% de la población y la pobreza extrema el 25%, esa mayoría pobre estaba excluida del acceso a la educación de calidad y a la cultura, cada vez era menor el acceso a la salud y en general a los servicios públicos de calidad, entre otras calamidades sociales. Mientras tanto, una burguesía rapaz y parasitaria se enriquecía a través de la apropiación de la renta petrolera, que vía créditos y corrupción le transfería el Estado burgués a su servicio”.

“Esta es la realidad que hemos estado transformando radicalmente en estos 15 años de Revolución Bolivariana. En este momento la pobreza está en el 19% y la pobreza extrema en 5,5% y existe una política y un plan para erradicarla con las Bases de Misiones que está instalando el gobierno revolucionario en las zonas donde se concentra la miseria. Todos los indicadores sociales (salud, educación, vivienda, empleo y otros) han mejorado en el marco de nuestra revolución”. (Ultimas Noticias. 26 de noviembre de 2014)

Obviamente, esta gigantesca obra social de nuestra Revolución, iniciada por el Gigante Hugo Chávez y continuada por el presidente obrero Nicolás Maduro, sólo ha sido posible acabando con las prebendas y privilegios que permitía a la burguesía y a los grandes conglomerados imperialistas apropiarse de la renta petrolera y las riquezas del país, para que ahora toda esa riqueza vaya a nuestro pueblo. Sólo golpeando esos intereses ha sido posible que más de 550 mil millones de dólares se hayan destinado a la inversión social (salud, educación, deporte, recreación y vivienda, entre otras) en estos 15 años de Revolución Bolivariana, Socialista y Chavista.

La derecha apátrida y subordinada a los intereses imperialistas pretende que en tanto pueblo trabajador venezolano vayamos contra nuestros propios intereses históricos de redención social e independencia, por los cuales venimos derramando sangre patriota desde hace más de 500 años. Creen la burguesía y sus aparatos políticos que los problemas que estamos confrontando en estos momentos, debido a la guerra económica y factores estructurales propios del modelo económico rentista petrolero, nos van a conducir a abjurar del socialismo, traicionar el legado de Chávez y caer presas de los cantos de sirena del capitalismo neoliberal y el american way of life.

La mayoría del pueblo venezolano no será atrapada en las redes del discurso ideológico burgués capitalista. Este es un pueblo que ha dado muestras fehacientes de gallardía y dignidad, somos un pueblo que ha derrotado imperios, somos los hijos de Bolívar y Chávez, por nuestras venas corre sangre de héroes y heroínas. Pero no es sólo voluntad y coraje, tenemos también los recursos naturales, económicos y financieros, tenemos los aliados estratégicos en todo el mundo, tenemos la solidaridad de los pueblos del planeta y tenemos el Programa Socialista, Bolivariano y Chavista y el Plan de la Patria para superar el modelo económico rentista que heredamos del capitalismo y está en crisis y construir el modelo económico productivo socialista, que nos permitirá desarrollar las fuerzas productivas y edificar las bases materiales de nuestro Socialismo.

Como dijimos en noviembre de 2014 en el artículo que citamos anteriormente: “Aun tenemos problemas y limitaciones, sobre todo en el terreno de la economía, donde la burguesía, que fue desplazada del poder político, aun es fuerte y desde donde sostiene una guerra contra la Revolución. La solución para estos problemas y limitaciones no es la restauración del poder burgués capitalista, la única solución es más revolución y más socialismo para que la vida siga venciendo a la muerte”. (Ultimas Noticias. 26 de noviembre de 2014)

Es nuestro deber, es nuestra responsabilidad, combatir y derrotar la campaña ideológica de la derecha. Desmontar la falsedad del discurso y la oferta burguesa. Como dijo Chávez el 8 de diciembre de 2012 “tenemos Patria”; eso significa que somos soberanos y soberanas, que somos un pueblo libre, que nuestras riquezas naturales nos pertenecen a nosotros y no a las transnacionales imperialistas, que tomamos nuestras propias decisiones sin pedir permiso a ningún centro de poder imperial; que todos los días ganamos en justicia e inclusión de las grandes mayorías que conforman el pueblo venezolano. Eso es posible porque estamos haciendo una revolución verdadera; Bolivariana, Socialista y Chavista.

Caracas, 17 de enero de 2015

 

Comentarios

22.Ene.2015 01:00 pm
Ronmer vargas (Lara) dijo:

muy cierta esta informacion.. la guerra del capitalismo se hace cada dia mayor.. ellos han perfeccionado sus armas y ahora piensan que escondiendo todo lograran arrodillar al pueblo revolucionario… no es facil ciertamente, como lo decia el presidente ayer en su mensaje anual mas sin embargo se puede combartir.. no debemos permitir que se repita la historia de Salvador Allende… esto es una estrategia irracional del capitalismo salvaje donde plantean crear el clima que lleve a la muerte de niños y ancianos… como decia nuestro comante… “hoy tenemos patria que nadie se equivoque”

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos. Si quiere expresar alguna queja, denuncia, solicitud de ayuda u otro tema de índole general por favor envíe un correo a contacto@psuv.org.ve